PRÁCTICA DE ABORTOS NO SE DETIENE EN CALI

PRÁCTICA DE ABORTOS NO SE DETIENE EN CALI

Diariamente son practicados en Cali un promedio de 10 legrados como consecuencia de abortos realizados de manera clandestina.

27 de marzo de 1998, 05:00 am

La cifra es alarmante para los ginecobstetras que participaron en Cali del XXI Congreso Colombiano de Obstetricia y Ginecología, que reunió hasta ayer a más de 1.200 expertos. Ante esa situación, los profesionales de la salud reclaman mayor efectividad en las acciones gubernamentales y la ampliación de la cobertura de campañas educativas.

Rodrigo Cifuentes, miembro de la Sociedad Vallecaucana de Obstetricia y Ginecología y jefe del Departamento de Ginecobstetricia del Hospital Universitario, dijo que se trata de una situación que mantiene preocupados a los médicos ya que pese a la labor que se realiza en educación reproductiva el número de abortos que se practican, especialmente en adolescentes, no disminuye.

Prueba de ello, según el médico, son los casos que recibe el HUV, única entidad del sistema de salud de Cali autorizada para practicar legrados. Este centro asistencial atiende aproximadamente 4.000 casos al año.

Es increíble encontrar a mujeres con perforaciones en el útero y hasta en los intestinos por los elementos que son utilizados en esta práctica , dijo Cifuentes.

Explicó que usualmente se acude a maniobras abortivas que consisten en introducirse elementos en la vagina como tallos de plantas y sondas de caucho, que en la mayoría de los casos no solo provocan la interrupción del embarazo sino que ocasionan infecciones ginecológicas o lesiones que provocan la esterilidad.

En la mayoría de casos quedan secuelas como infecciones pélvicas crónicas y dolor pélvico crónico.

Un 20 por ciento de las pacientes que llegan al HUV deben permanecer hospitalizadas por la complejidad de las lesiones. Lamentablemente encontramos que se presenta un promedio anual de 12 muertes por esta causa , dijo Cifuentes.

La mayoría de las pacientes son adolescentes y mujeres menores de 30 años. Tras un seguimiento de las pacientes se encontró que un 90 por ciento provienen de sectores populares de las comunas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 13, 14, 15, 19 y 20.

Lo que llama la atención, dijo Cifuentes, es que pese a que un 60 por ciento de la población en edad reproductiva conoce los métodos de planificación a la hora de mantener relaciones sexuales no las practica.

De esta manera, explicó, lo que se propone desde el HUV es extender el Programa de Salud Reproductiva, que se realiza desde al año pasado, a las zonas más desprotegidas.

La idea es llevar a las comunas el programa que incluye asesoría y consejería con personal especializado sobre planificación familiar, anticoncepción posparto y posaborto.