LA TERCERA MONEDA ARGENTINA NO CONVENCE

LA TERCERA MONEDA ARGENTINA NO CONVENCE

Mientras que el nuevo presidente de Argentina, Adolfo Rodríguez Saá, se consolida en el poder, los inversionistas han expresado su escepticismo ante su propuesta de introducir una moneda paralela para ayudar a Argentina a salir de su corsé monetario que une el valor del peso al del dólar. (VER GRAFICO: PAGANDO UN ALTO PRECIO)

26 de diciembre de 2001, 05:00 am

Mientras que el nuevo presidente de Argentina, Adolfo Rodríguez Saá, se consolida en el poder, los inversionistas han expresado su escepticismo ante su propuesta de introducir una moneda paralela para ayudar a Argentina a salir de su corsé monetario que une el valor del peso al del dólar.

(VER GRAFICO: PAGANDO UN ALTO PRECIO).

La idea que explicó Rodríguez Saá y sus asesores consiste en sumar liquidez a la economía sin romper la convertibilidad desatando una traumática devaluación del peso. El sistema de convertibilidad prohibe la impresión de moneda, al menos que existan reservas en dólares para apoyarla. Esto limita la capacidad del gobierno hacer cualquier inyección monetaria que le permitiría a Argentina salir de su recesión que se encuentra en su cuarto año.

Este plan incluiría la emisión de lo que sería técnicamente un bono negociable, en vez de una moneda. Pero este concepto parece estar inspirado en lo que ya hicieron varias provincias argentinas, que pagan a sus empleados públicos y proveedores con bonos que se usan como moneda de curso legal. Más de US$1.000 millones de estos bonos ya están en circulación siendo el principal ejemplo el llamado patacón, emitido por la provincia de Buenos Aires. Carlos Ruckauf, gobernador de esa provincia, dijo que el monto del nuevo instrumento de Rodríguez Saá superaría al de los bonos provinciales en circulación que emitieron las provincias carentes de efectivo. La ausencia de una autoridad federal obligó a cada provincia a emitir su propia moneda , dijo Ruckauf.

Pero los críticos dicen que esta plétora de emisión de bonos en Argentina corre el riesgo de descontrolarse. En la provincia de Córdoba, ya hay cuatro tipos de monedas o bonos en circulación. Algunos inversionistas extranjeros dicen sentirse consternados por la nueva propuesta de moneda y las otras ideas económicas de Rodríguez Saá. Ignacio E. Sosa, de One World Investments LP, dice que este plan debilita el valor del peso y eventualmente haría más dolorosa una devaluación. La combinación de imprimir distintas monedas mientras se mantiene la convertibilidad es simplemente una receta para el desastre , dice. Todo lo que hicieron fue posponer el día de la verdad .

Estas son malas noticias para los tenedores de bonos ya que significa que el estado tendrá menos dinero para pagar a sus acreedores.

Los inversionistas expresaron sus preocupaciones el lunes, al día siguiente de la asunción de Rodríguez Saá, al llevar algunos bonos argentinos a la baja a cerca de US$0,25.

José de Mendiguren, presidente de la principal organización empresarial del país conocida como la Unión Industrial Argentina, dijo que el anuncio de Rodríguez Saá marcó el fin de la rígida ley de convertibilidad de 1991.

Agregó que mientras la UIA reconoció que la "tercera moneda" podría ayudar a estimular la demanda, no era reemplazo para un sistema monetario permanente y más flexible. Esta es una medida provisoria para poner en marcha a la economía , dijo.

Hernán Fardi, economista de la consultora Maxinver, dice que los economistas argentinos han dado vueltas alrededor de la idea de una tercera moneda para salir de la convertibilidad. Pero su gran preocupación ronda sobre si el volátil clima político le permitirá al gobierno lograr cualquier medida económica sea exitosa.

- Pamela Druckerman contribuyó con este artículo.