Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA ÚLTIMA EMISIÓN DE QAP

Quedamos QAP . Hace seis años esa frase comenzó a popularizarse entre los colombianos gracias al noticiero que se inventaron las populares Marías : María Isabel Rueda y María Elvira Samper.

Un día esta periodistas, aburridas de ser asalariadas , les dio por tener su propia empresa de noticias. Al proyecto se unieron Enrique Santos Calderón, el empresario Julio Andrés Camacho y, por último, el Nobel Gabriel García Márquez, que se entusiasmó con la idea de hacer un noticiero independiente y hecho por periodistas sin demasiadas mañas.

Así nació QAP y así surgió en Colombia un nuevo esquema para la presentación de las noticias, con la sala redacción como estudio. La idea era mostrar que el noticiero lo hacía un equipo y no dos o tres estrellas , recuerda María Elvira Samper.

El esquema funcionó bien y los estudios de sintonía pronto pusieron en primer lugar al que los medios empezaron a denominar el Noticiero de las Marías . Tan fuerte golpeó que varios informativos de la competencia decidieron copiar el modelo.

Todo marchaba bien y con la perspectiva de una licitación de seis años, prorrogable por otros seis, los socios invirtieron en construir una verdadera estación de noticias con tecnología avanzada. Eso se debe básicamente a la visión empresarial de Julio Andrés Camacho , dice María Elvira Samper.

Pero no contaron con que sus planes se estrellarían contra la voluntad de la clase política y de un gobierno signado desde el principio por el escándalo.

QAP, a pesar de los lazos familiares y de amistad que tenían algunos de sus socios, mantuvo su independencia periodística y no cerró los ojos ante los escándalos de corrupción. Nunca tuvimos problemas cuando hablamos de guerrilla o de paramilitares, pero sí cuando empezamos a denunciar la corrupción oficial , dice María Elvira Samper.

Las amenazas contra el futuro de QAP empezaron desde el Capitolio, cuando algunos congresistas se vieron envueltos en el proceso 8.000. SE convirtieron, según María Elvira, en grandes enemigos de la clase política por denunciar su maridaje con los narcos.

Un momento clave fue la indagatoria de Medina y otro las declaraciones de Botero contra el Presidente Samper. Esa realidad produjo debates y crisis dentro del noticiero. Pero era claro que no podíamos bajar la guardia, aunque eso tuviera sus costos , dice María Elvira.

Lo que, a su parecer, no hicieron otros medios. Aquí sostiene funcionó un especie de omertá, un silencio en el que se refugiaron los cobardes y se ampararon los cómplices. En cambio, nosotros arriesgamos la empresa por una empresa mayor que es hacer país .

Eso nos hizo un blanco y dieron en el blanco , agrega. El arma utilizada fue la nueva ley de televisión, impulsada por amigos del presidente como los parlamentarios Alonso Lucio, Martha Catalina Daniels y Jaime Dussán. Estoy absolutamente convencido de que esa ley solamente se hizo para silenciar a QAP. Y éramos una fuerza pequeña contra la terrible fuerza del Estado , dice Gabriel García Márquez.

Tampoco recibimos solidaridad. Si la hubo fue de afuera y de algunos periodistas de aquí. Más bien hubo mala leche y silencio para no perder privilegios , dice María Elvira Samper.

Hecha la ley, no hubo renovación de contratos y, en cambio, sí una nueva licitación en la finalmente los socios de QAP decidieron no participar porque sabían que no correrían con buena suerte. Para ellos era claro que la independencia de la Comisión Nacional de Televisión era una gran farsa.

Hoy, a un día de la última emisión, María Elvira tiene sentimientos encontrados. Siente satisfacción por mantener unos principios y tristeza, por las amistades perdidas y los distanciamientos entre ellos el de la otra María- y por ver truncado, por causa de una decisión arbitraria, un proyecto que consideraba valioso. Pero el periodismo sigue y los gobiernos pasan , afirma.

A periodistas como Gloria Congote, que ha vivido los seis años de QAP y la crisis política, le quedan de recuerdo la dignidad del noticiero y una gran desilusión con el periodismo. Y a Inés María Zabaraín, la presentadora, el recuerdo de un medio que supo decir las cosas de frente y con altura profesional. A mí me dan el pésame en la calle. Creo que a la gente le va a hacer falta el noticiero , dice.

Ella y sus compañeros ya tiene todos nuevos rumbos, a partir del primero de enero Mientras tanto, la empresa empezará una nueva etapa con la alternativa de producir para la televisión privada y regional y de hacer una alianza estratégica con el Grupo Cisneros para hacer programas con destino a la televisión internacional en español.

Mañana el noticiero se despedirá con alegría y recordando sus mejores momentos, para rematar con unas palabras de Gabo y un Quedamos QAP .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de diciembre de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: