Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA RUMBA ES EN CARTAGO

Tal como sucedió en 1776 cuando Cartago preparó con exquisitez la bienvenida al Virrey Espeleta, hoy espera con bombo y platillos la visita del nuevo presidente del país, César Gaviria. Por aquella época Don Sebastián de Marisancena y Mendinueta, Alférez Real de Cartago, mandó construir una lujosa vivienda en arquitectura típica colonial, con muros de piedra e inmensos salones y jardines para recibir al personaje. Pero el Virrey nunca llegó.

Ahora Cartago prepara alborada y rumba con la esperanza de que el Presidente, nacido en el lugar donde fuera fundada originalmente la Villa de Robledo, realice allí una de sus primeras visitas oficiales como primer mandatario.

Pero esta vez la rumba se llevará a cabo de todas maneras. La primera ciudad del norte del Valle celebra hoy sus 450 años de historia.

La celebración, que se extenderá a lo largo de todo el fin de semana, se inició esta madrugada con una alborada musical y continuará hasta altas horas de la noche con una superverbena.

El programa incluye, además del almuerzo con el nuevo Presidente, homenajes al fundador, Eucaristía, clásica ciclística y concierto de la banda departamental, entre otros actos. Además, se firmará un acta de compromiso de integración con Pereira.

Varias academias de historia harán efemérides de ese 9 de agosto de 1540, cuando el mariscal Jorge Robledo llegó a territorio Quimbaya y fundó la ciudad de Cartago, en el lugar que actualmente ocupa Pereira.

Pero allí, donde el valle se arruga , como dijo el mariscal, la población estuvo sometida durante varios años a los frecuentes ataques de los indios Pijaos, quienes, dice la historia, siempre salieron vencidos. Buscando la calma decidieron trasladar la ciudad al sitio denominado Las Sabanas , atraídos por la belleza de los parajes que lo rodeaban.

Así, el 21 de abril de 1691, en una procesión encabezada por la Virgen de la Pobreza, patrona de los cartageños, seguida por sacerdotes, el pueblo haciendo acto de reflexión y los indios danzando con tamboriles, recorrieron casi treinta kilómetros hasta las orillas del río que luego se llamó La Vieja.

Ya eran tiempos de la Colonia y Cartago se convirtió en centro de la región. La Calle Real era la vía principal y a sus costados se levantaron grandes casonas. La mejor muestra es La Casa del Virrey, considerada una reliquia de América.

Fue esa la que Don Sebastián de Marisancena y Mendinueta, Alférez Real de Cartago, mandó a construir para recibir al Virrey Espeleta. Hoy sirve de sede al Conservatorio de Música Pedro Morales Pino, la Biblioteca Municipal y dos museos.

Igual de antiguas son las construcciones en donde funcionan la Universidad del Norte del Valle y Unicáncer, ambas conservan su arquitectura original y permanecen en buen estado.

En esa época se erigieron templos como los de Santa Ana y San Jerónimo, que datan de 1691 y son los más antiguos de la ciudad.

En sus respectivos barrios aún quedan algunas chozas de paja que son testimonio de los antepasados Quimbayas. Fueron construidas con guadua y estiércol vacuno y pintadas con cal.

También se pueden visitar las iglesias de San Francisco (1786), San Jorge (1808) ubicada sobre una de las Plazas de Bolívar más grandes del país y Guadalupe (1810), considerada monumento nacional.

La que más sobresale es la Catedral Nuestra Señora del Carmen, cuyo especial interés es que su torre está separada veinte metros del resto de la iglesia. El estilo neoclásico le da similitud con la Basílica de San Pedro de Roma.

No solo la historia de sus 450 años le dan atractivo a Cartago. A la ciudad se le conoce como El sol más alegre de Colombia , por su clima seco, con una temperatura promedio de 28 grados.

Por eso es el centro turístico de la zona cafetera. En sus alrededores hay balnearios que ofrecen excelentes servicios de piscina a bajos costos.

Próximamente se inaugura el tobogán más alto y más largo de Latinoamérica, de 16 metros de altura y 210 de recorrido. Ubicado en el balneario Las Pirámides , sector de Zaragoza, en la salida a Cali.

Otro de sus atractivos son el casi centenar de talleres de bordado que funcionan en la ciudad. Esta labor es tradicional entre las amas de casa, quienes en sus horas libres se dedican a elaborar toda clase de prendas que se exportan a diferentes países.

Para quienes practican deportes acuáticos o les gusta acampar, está el Club Náutico La Fresnada, ubicado a solo cinco minutos en la vía que conduce al municipio de Ansermanuevo. Este es un antiguo puerto de vapores que navegaban el río Cauca hasta mediados de siglo.

Uno de sus rincones más pintorescos es el parque La Isleta, lugar que tradicionalmente recorren las familias en su paseo dominguero. Con amplias zonas verdes y una tranquilidad que le dan el río La Vieja y las ceibas y samanes cubiertos de lama y melena. En ningún hogar falta la foto de los abuelos o los padres cuando se enamoraron a la orilla del río.

Hoteles se encuentran para todos los gustos y presupuestos. Hay desde residencias económicas hasta hoteles de cuatro estrellas.

En restaurantes también hay variedad, se encuentra comida típica, china e internacional.

A Cartago se puede llegar muy fácil: por la Carretera Panamericana, o por avión, vía Pereira, ciudad a la que está comunicada por una autopista de dos carriles, a solo 26 kilómetros.

Las fiestas del retorno durarán todo el fin de semana.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
9 de agosto de 1990
Autor
HECTOR JORGE DUQUE J.

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad