Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PATIO BONITO, UNA HISTORIA PASADA POR AGUA

Con cada temporada de lluvias, Bogotá se convierte en una Venecia, en la que en lugar de gondoleros hay niños que intentan cruzar los charcos en bicicleta, mientras se tapan la nariz por el desagradable olor de las aguas que tapan cuadras enteras.

Los habitantes de Patio Bonito y Carvajal, dos barrios del suroccidente de la capital tienen que convivir con esta situación a raíz del mal estado y de la falta de mantenimiento de los sistemas de alcantarillado, a lo que se suma el hecho de que la gente arroje las basuras a las calles.

Uno de estos barrios es Patio Bonito. Allí, cada que llueve, dos cuadras quedan prácticamente tapadas tanto para los carros, como para los vecinos que muchas veces no pueden salir de sus casas.

Una de estas personas es María del Carmen Castro, madre comunitaria. Ella maneja un hogar del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), al que asisten diariamente 15 niños. En varias ocasiones ha tenido que dar albergue en el segundo piso a los hijos de sus vecinos Esto se inunda y el agua me llega a la rodilla, yo subo los niños al segundo piso, pero con todo y eso se mantienen con gripa y fiebre.

Varias veces las aguas negras llenan todo y se inundan otras casas, a los hijos de los vecinos me ha tocado darles posada porque hay casas de un piso donde las camas flotan . Cuenta que cuando los padres vienen a recoger a los niños en las tardes le toca bajar a entregarlos con el agua a la rodilla.

Pero el problema del alcantarillado no es el único que tienen los vecinos de estas dos cuadras del barrio. Esto se ve agravado por un basurero ubicado en la esquina de una de las calles. Wilson Zamora vive en la casa vecina y el problema para él es doble: la basura y el barro tapan la alcantarilla, y además debemos aguantarnos todos los olores que despide el basurero. Yo tengo dos niños de 5 y 8 años, y esto ya es preocupante, llevo cuatro años en estas , concluye Zamora.

Según los habitantes del sector, esta zona siempre se inunda cuando llueve, pero ellos dicen que desde hace dos años, cuando construyeron la avenida Ciudad de Cali, la situación es peor. Luz Dary González, vecina del sector, vende arepas y chorizos todos los días, pero tuvo que dejar de hacerlo porque el agua tapa el andén completamente.

Según varios vecinos del barrio, el viernes por la mañana, un carro de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) pasó derecho por entre el charco, y no hizo nada . Ellos están cansados de llamar a la alcaldía y a la EAAB para que les solucionen el problema que se agrava con cada aguacero.

Lo mismo ocurre en el barrio Carvajal. Allí con el aguacero del jueves no solo se inundaron las calles, también por los sifones y sanitarios se desbordaban las aguas negras sin que los vecinos pudieran hacer nada para evitarlo.

Cuando empieza a llover yo cierro la cafetería y me alisto a sacar agua porque uno ya sabe que se va a inundar , dice María Umaña, habitante de Carvajal.

Para Orlando Martínez el problema tiene otro matiz. El tiene un negocio de electricidad automotriz y en cada aguacero que inunda las calles puede llegar a perder 70.000 pesos. Son dos o tres horas en las que uno no hace nada porque ni hay clientes, ni se puede trabajar con el piso inundado , concluye Martínez mientras corre a su casa porque ya caen las primeras gotas de otro aguacero.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
1 de diciembre de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: