Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL EQUIPO DE GAVIRIA.

Alberto Casas Abogado del Colegio Mayor del Rosario y bachiller del Liceo Cervantes de Bogotá, nuevo ministro de Comunicaciones, es un bogotano de pura cepa, conservador alvarista e hincha furibundo de Millonarios. Alberto Casas Santamaría nació en 1944 y a los veinte años fue concejal de Bogotá. Dos años más tarde, diputado a la Asamblea por Cundinamarca y, en 1978, representante a la Cámara. Al Senado llegó en 1982. En varias oportunidades ha representado a Colombia ante la Asamblea de las Naciones Unidas, como embajador, y fue presidente del Directorio Nacional Conservador.

En 1969, fundó la agencia de publicidad Atenas BBDO con Eduardo Vargas Gracia y desde hace 15 años es su presidente.

En 1984, hizo parte de la Comisión de Notables para la Selección de Fútbol, en compañía con Daniel Samper, Carlos Cure y Juan Sebastián Betancur.

El periodismo ha ocupado parte de su tiempo. Fue autor de la columna de humor Un momento en el siglo que se publicó en el diario El Siglo; hizo parte del equipo periodístico del programa 6 a.m. 9 a.m. de la Cadena Radial Colombiana (Caracol) y, actualmente, tiene una sección en el programa de televisión Panorama de Producciones Jes.

También escribe para el programa Biografías: historias de Amor en la historia de Colombia que se transmite los miércoles a las 11:30 de la mañana por televisión.

Está casado con Ellen Riegner (hija de alemán) y tiene dos hijas: Inés Elvira, de 19 años, y Catalina de 18. Jaime Giraldo Es un conservador a secas. Ha consagrado la mayor parte de su vida al estudio de la jurisprudencia. Es un académico. Y ahora desempeñará el cargo de Ministro de Justicia.

Jaime Giraldo Angel recibió en 1953 el título de Doctor en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Externado de Colombia de Bogotá. Dos años después se licenció como sicólogo en la Universidad Nacional.

Luego viajó a México donde realizó estudios de especialización en Economía y en 1957 obtuvo el master de Educación Superior en Estados Unidos.

En dos ocasiones (1969 y 1976) ocupó la secretaría del Ministerio de Justicia. En 1974, fue subgerente del Fondo Nacional del Ahorro y dos años después Secretario General del Departamento Administrativo del Servicio Civil.

Es investigador permanente del Instituto de Investigaciones Ser, catedrático de la Universidad Nacional, Externado y Los Andes.

Llegó a la Corte Suprema de Justicia en agosto de 1989 a llenar la plaza que dejó el magistrado de la Sala Penal, Hernando Baquero Borda, asesinado por los sicarios del narcotráfico.

Nació en Caldas en 1939. Julio C. Sánchez Liberal ciento por ciento. Aunque los inicios de su vida política se ubican al lado de la izquierda. Julio César Sánchez participó en las jornadas universitarias del 8 y 9 de junio de 1954 contra la dictadura de la época.

Y, precisamente, como representante de las juventudes universitarias fue elegido concejal de Bogotá en 1958. Un año más tarde estaba en la Secretaría de Gobierno de Cundinamarca y luego pasó a ser secretario de prensa y privado de la Presidencia de Alberto Lleras Camargo.

De 1966 al 69, ocupó la Secretaría de Hacienda durante la alcaldía de Virgilio Barco. Y en esa misma época estuvo encargado de la Alcaldía y luego gerenció la Empresa de Teléfonos y la de Buses Distritales.

En 1976 estrenó curul en la Asamblea de Cundinamarca y dos años después ingresó al Congreso de la República. Primero como representante a la Cámara y luego como senador.

También fue Gobernador de Cundinamarca entre 1982 y 1984 y alcalde del Distrito hace dos años.

Considerado como un político de provincia y jefe del movimiento Convergencia Liberal, Sánchez nació en La Mesa (Cundinamarca), el 13 de julio de 1931. Se graduó de Derecho en la Universidad Libre y en Argentina se especializó en Economía.

Está casado con Gloria Ortega de Sánchez y tiene tres hijos: Camilo, María Angela y Juana.

En el sector privado también tuvo desempeño. Fue asesor financiero de la Empresa Colombo-Suiza. También fue columnista de El Espectador. Ahora es el nuevo Ministro de Gobierno de César Gaviria. Luis F. Jaramillo Más técnico que político, entre costeño y paisa, Luis Fernando Jaramillo es el nuevo Ministro de Relaciones Exteriores.

Nació en Barranquilla en 1935, está casado con Galdys Corredor y es padre de tres hijos: Luis Fernando, Mario y Mónica María.

Desde muy joven se radicó en Medellín y allí estudió Ingeniería Civil en al Escuela de Minas de esta ciudad. Además, tiene estudios en Economía en el London School of Economics, de Londres, varios años antes de que Navarro Wolff pasara por esas mismas bancas universitarias.

Entre 1961 y 62 fue asesor económico de la Asociación Nacional de Industriales (Andi). Del 63 al 67 fue subgerente operativo del Incora y luego ocupó la gerencia general de esta institución. En el 76 fue gerente de la Empresa de Teléfonos de Bogotá.

A partir de ese mismo año, se vinculó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, donde permaneció por 10 años realizando trabajos en diferentes dependencias.

Regresó al país para desempeñarse como Ministro de Obras Públicas en los dos primeros años de la administración de Virgilio Barco. Encargado, también, de los ministerios de Desarrollo y de Minas.

Hizo parte de juntas directivas de varias empresas, tanto en el sector público como en el privado: Caja Agraria, Punch S.A., Banco de Colombia y Compañía Colombiana Automotriz.

Al retirarse del Ministerio de Obras, su nombre fue considerado por los políticos costeños para lanzarlo como candidato a la Presidencia de la República. Alfonso Valdivieso El nuevo Ministro de Educación, es galanista. Era primo hermano del desaparecido Luis Carlos Galán Sarmiento.

Nació en Bucaramanga en octubre de 1949. Es economista y abogado de la Universidad Javeriana de Bogotá. Y pasó también por el periodismo: fue redactor internacional de EL TIEMPO.

Está casado con Marta Cecilia León y es padre de un niño de tres años.

Realizó un máster en Desarrollo Ecónomico en la Universidad de Boston y otro en Desarrollo Regional en la Universidad de Toronto (Canadá).

Entre otros cargos, ocupó la Secretaría General de la Gobernación de Santander. Fue Director Ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Santander. Técnico de la oficina de Planeación de la Gobernación de Santander e investigador de Fundesarrollo de Bogotá. También fue asesor de Intercol y del Banco Francés e Italiano.

En 1982 fue elegido como Representante a la Cámara. Cuatro años más tarde pasó al Senado, fue designado como segundo vicepresidente de esta corporación. Actualmente es senador.

Estuvo en la vicerrectoría de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y fue profesor de Hacienda Pública del mismo centro. Juan F. Gaviria Aunque sus últimos treinta años Juan Felipe Gaviria Gutiérrez los ha pasado superando retos a través del análisis de proyectos, dirigiendo investigaciones y asesorando empresas en el campo económico, con situaciones cada vez más complicadas ahora se le presenta una de las metas más atractivas: manejar el sector de obras públicas del país.

El desabrochado como le dicen sus amigos por llevar casi siempre la corbata como si estuviera en recreo es un hombre de 50 años y del nuevo liberalismo, egresado de la Universidad Nacional de Medellín como ingeniero civil, cuyo gusto por los números y las cifras lo condujo a especializarse en estadística y matemáticas. Ahora dejará la gerencia de la más grande siderúrgica del país: Acerías Paz del Río.

Dentro de los primeros cargos que desempeñó en su departamento figuran la dirección del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de Antioquia. Más tarde elaboró con Edgar Gutiérrez Castro las Bases para el Plan de Desarrollo de Antioquia.

Sinembargo, el país empezó a saber de este paisa cuando en 1983 fue nombrado alcalde de Medellín. Allí realizó obras como el rediseño del barrio Moravia, donde habitan la mayoría de basuriegos de la ciudad, la creación de la cooperativa Recuperar y diversas obras en la Comuna Nororiental.

Su capacidad administrativa es reconocida igualmente en el sector privado como gerente de varias empresas entre ellas Financiera Conconcreto, Inversiones Aliadas y Compañía Inversiones La Merced.

Sus conocimientos e influencia económica las ha plasmado también en empresas como Fabricato, Enka de Colombia, Proleche, Carbones de Colombia (Carbocol), Banco Industrial Colombiano, Asociación Nacioanl de Industriales (Andi) y Acerías Paz del Río al formar parte de sus juntas directivas.

Fue entonces cuando se volvió un hombre clave para el Sindicato de Antioquia agremiación que reúne a varias de las empresas antioqueñas y lograr el impulso de las mismas a nivel nacional. Antonio Navarro Antonio Navarro Wolff llega al Ministerio de Salud con los mayores problemas que cualquier otro miembro del gabinete haya tenido. Cuando su nombre fue mencionado como posible aspirante a la cartera de Salud, la Academia de Medicina en una comunicación oficial hizo saber su rechazo y dijo que ese cargo debería estar en poder de un médico.

Y luego, cuando se mencionó para Educación, la Asociación Colombiana de Universidades, lo vetó por considerar que el precio de la paz no puede consistir en entregar la orientación suprema de la educación a quien hasta hace poco empuñaba fusiles para la guerra.

Navarro ingresó a la Universidad del Valle donde se graduó como ingeniero sanitario. Allí mismo hizo dos postgrados: uno en ingeniería industrial y otro en sistemas. Luego viajó a Londres a especializarse en el London School of Economics en Investigación de Operaciones y en la Universidad de Loughboro en Ingeniería de Ambiente.

Después recibió una beca de la Fundación Rockefeller y del Colegio Británico para continuar otros estudios de especialización. Al regresar a Colombia fue decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Valle.

En el campo profesional fue coordinador del Centro de Investigación Multidisciplinaria para el Desarrollo Rural. Asesoró al gobierno canadiense en trabajos realizados en Hawaii y Guyana. Hizo visitas de evaluación de proyectos en Inglaterra, Holanda, Francia, Italia, Kenya, Tanzania, India y Malasia.

Desarrolló consultoría en Ingeniería Ambiental, como tratamiento de aguas, construcción de acueductos, y programas de descontaminación del río Cauca, entre otros.

En 1978 ingresó a la Dirección Nacional del M-19. Fue comandante del frente sur en el Caquetá en 1980 y en el Cauca en 1983. En 1982 fue condenado por rebelión con mando en el Consejo de Guerra realizado en la Cárcel La Picota de Bogotá.

Participó en el Diálogo Nacional entre el M-19 y el gobierno del presidente Betancur.

En 1985 fue víctima de un atentado que le hizo perder su pierna izquierda. Luego, viajó fuera del país donde permaneció hasta mediados de 1989 para vincularse al proceso de paz.

Luego del asesinato de Carlos Pizarro Leongómez, Navarro asumió el liderazgo y la candidatura del movimiento logrando la más alta votación que la izquierda haya conseguido en la historia del país: cerca de 800 mil votos.

Nació en Pasto el 9 de julio de 1948. Está casado con Amparo Erazo y tiene un hijo: Camilo. María Sintes La única mujer del gabinete de Gaviria, María del Rosario Sintes de Restrepo, 39 años, es economista de la Universidad de los Andes y es una experta en finanzas tanto del sector público como del privado.

Es cuota del Valle del Cauca (nació en Palmira) y seguidora de Alvaro Gómez Hurtado. Bachiller del Colegio del Sagrado Corazón del Valle del Lilí de Cali. Casada con un banquero, tiene una hija.

Fue asistente del Jefe de Planeación Nacional, coordinadora del Plan Nacional de Alimentación y Nutrición en los departamentos de Bolívar y Atlántico; secretaria general de Fedesarrollo y en 1984 fue nombrada Gerente de la Corporación Financiera del Transporte.

Viceministra de Obras Públicas en los dos años del Gobierno de Betancur y vicepresidente ejecutivo de Acerías Paz de Río. Desde febrero pasado vicepresidente de crédito del Banco de Bogotá.

Al frente de la cartera de Agricultura, tendrá como uno de sus principales retos reducir los costos de producción de la agricultura comercial, reordenar las finanzas del Instituto de Mercadeo Agropecuario (Idema) y mejorar los canales de comercialización.

Como anécdota, la nueva Ministra y su familia es vecina del presidente Gaviria y en un principio se sintió incómoda con las medidas de seguridad del ahora Primer Mandatario. Francisco Posada A los 60 años de edad, Francisco Posada de la Peña estaba seguro de que jamás volvería ser llamado para ocupar un alto cargo público. Hoy es el nuevo Ministro de Trabajo y Seguridad Social.

Posada de la Peña es un hombre trajinado en el ámbito público nacional e internacional. Su experiencia se remonta a épocas en que estuvo al frente de las secretarías de gobierno de su ciudad natal (Barranquilla), del departamento del Atlántico y del Ministerio de Educación.

También fue Gobernador y por designación del presidente Guillermo León Valencia fue el último ministro de Justicia de su gabinete, en 1965. Allí tuvo que afrontar la primera huelga de los trabajadores de la rama jurisdiccional.

Representó ante el Congreso en varias oportunidades a su departamento y por mandato de Belisario Betancur viajó a Estados Unidos en calidad de embajador ante ese país y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Fue aspirante de ocupar la alcaldía popular de Barranquilla pero no alcanzó la votación suficiente para contrarrestar las coaliciones multipardistas que finalmente se hicieron al poder.

Cuando no estaba en la vida pública Posada se dedicaba a su actividad favorita: el periodismo. Durante 11 años ocupó la dirección del Diario del Caribe.

En el sector privado estuvo vinculado al Grupo Santodomingo, siendo directivo de Bavaria, Avianca, Banco Santander, Compañía Colombiana de Seguros, La Nacional de Seguros, Aluminios de Colombia (Unial), Compañía Colombiana de Industrias e Inversiones, y Generoso Mancini & Cía.

Casado con Judy Carbó, pintora de profesión es padre de tres hijos y abuelo en cuatro oportunidades.

Conciente de la nueva responsabilidad que ahora debe afrontar, Posada de la Peña deberá iniciar las reformas laborales expuestas por el Presidente Gaviria en materia de seguridad social y prestacional. Luis F. Vergara El barranquillero Luis Fernado Vergara Munárriz, 45 años, nuevo Ministro de Minas y Energía, llega por primera vez a un cargo público.

Su nombramiento lo agarró en la isla de San Andrés, en pleno descanso, pues desde hace ochos días dejó la gerencia de Cementos del Valle para tomarse una vacaciones en el Caribe.

Ingeniero mecánico, terminó su bachillerato a los 16 años en el Colegio Biffi de Salle y es egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín.

Liberal galanista, Vergara lleva 23 años vinculado al sector privado. Empezó su trabajo profesional en Cementos Caribe, luego fue enviado a Cartagena donde tuvo a cargo la instalación de la fábrica Colclinker y de ahí pasó a ocupar la gerencia de Cementos del Valle.

Aunque no ha desempeñado un cargo público recibe el ministerio de buena manera porque es la forma de seguir sirviendo a la comunidad. A pesar de sus cargos, siempre está cerca de quienes lo rodean. Desde las aseadoras hasta sus más inmediatos colaboradores reciben su trato amable y cordial.

Siempre se le ve de buen genio pero cuando algo no sale como quiere, es entonces cuando aflora el temperamento de su padre, Luis Vergara Palacios, que por muchos años gerenció la Lotería del Atlántico.

Sus ratos libres los dedica a su esposa Gladys De la Espriella Arango y sus tres hijos Luis Alberto, 22 años; Javier Darío, 18; y María Virginia, 14 años, quienes constituyen su mayor felicidad.

A pesar de ser barranquillero poco le jala a la rumba del carnaval, y su trabajo lo ha llevado a ausentarse durante los últimos años de participar en el jolgorio.

Gusta de la música clásica para sus ratos de ocio, pero no tiene inconveniente en disfrutar con sus amigos de la música bailable. Es aficionado a la pesca y juega tenis, actividades que comparte con sus hijos.

Lo que más comparte con su familia son los asados domingueros preparados por él mismo, aunque si se convierte en el agasajado prefiere un plato de mariscos. Ernesto Samper Ernesto Samper es un economista y abogado de la Universidad Javeriana. Tiene 40 años de edad.

Su carrera pública la inició en la presidencia de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF). Fue catedrático universitario durante 14 años.

Samper, célebre por sus frases y apuntes humorísticos acerca de la vida nacional, fue también fundador y director del Instituto de Estudios Liberales y embajador ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

En el campo político, ha sido Senador de la República, secretario general y miembro de la Dirección Nacional del Partido Liberal, Concejal de Bogotá y Diputado de Cundinamarca.

Durante su paso por el Congreso de la República promovió la ley de reforma urbana, donde propuso el desmonte del Upac. Es conocida su frase mientras la inflación sube por el ascensor, los salarios suben por la escalera .

Sus primeras intervenciones como Ministro han sido pausadas y les ha dicho a las corporaciones de ahorro y vivienda que el sistema de valor constante no será desmontado.

Como Ministro, fue uno de los primeros designados por el presidente César Gaviria. Considera que es necesario continuar con el proceso de apertura económica, pero haciendo énfasis en las exportaciones y la modernización del sector productivo.

Samper, hermano del periodista Daniel Samper Pizano, es casado con Jackie Strauss y tiene tres hijos: Andrés, Felipe y Miguel. Es hogareño, pese a que durante su niñez fue travieso incorregible. Rudolf Hommes Con 47 años, padre alemán y madre de Guatavita, Rudolf Hommes Rodríguez, es un académico nacido en la provincia de Ubaté, Cundinamarca, patria chica que no ha abandonado y que frecuenta los fines de semana arriando vacas y controlando el pasto.

Buena parte de su vida profesional ha sido en la Universidad y en la asesoría de entidades públicas y del sector privado. Director de Crédito Público del Ministerio de Hacienda en el Gobierno de López Michelsen fue asesor de la Junta Monetaria en el Gobierno de Belisario Betancur.

Con un gran sentido práctico, lo consideran como un técnico irreverente que no reconoce jerarquías porque piensa que todo el mundo es igual y cree que los pobres no tienen por qué pagar los errores de los ricos.

Descomplicado en extremo. Sin problema se moviliza en taxi o en buseta, porque lo importante es llegar y no es extraño encontrarlo bailando salsa en un sitio nuevo. Habla con la gente, hace fácilmente equipo de trabajo y se compenetra con la vida de sus subalternos.

Mantiene su estado atlético trotando por lo menos una hora al día pero no es un gran deportista y no es amigo del fútbol. Jamás ha visto un partido completo: estuvo alguna vez en el estadio y se salió apenas finalizó el primer tiempo. Y aunque vive cerca de la plaza de toros nunca ha ido a una corrida.

Sus estudios en Estados Unidos de Administración de Empresas marcaron parte de sus costumbres. Vestido informal y sin preferencias culinarias.

Contrario a lo que se cree es un hombre amable y de ruidosas carcajadas, con una idea conceptual muy clara sobre para donde debe ir la economía colombiana, que cuando habla y escribe no tiene rodeos. Oscar Botero Catalogado como el oficial más preparado de las Fuerzas Armadas, Oscar Botero Restrepo es el único de los ministros del actual Gobierno que continúa en el cargo.

Su ratificación en el Ministerio de Defensa no es producto del azar. Sus subalternos lo califican como un tropero moderado que exige máximo respeto hacia los enemigos del Estado. Por eso goza de gran prestigio en el país político, que reconoce en este oficial de 37 años de carrera militar a un demócrata. Además, nunca se ha visto envuelto en escándalos por conductas sospechosas o fuera de la ley.

Hace dos meses, Botero sorteó con éxito la crisis originada por el sorpresivo relevo de los generales Nelson Mejía Henao y Jesús Armando Arias Cabrales, quienes hasta entonces eran considerados seguros sucesores de la línea de mando castrense.

Durante los cuatro años de la administración que hoy termina, Botero fue comandante del Ejército, de las Fuerzas Militares y Ministro de Defensa, los tres más altos cargos en la jerarquía militar; por eso se convirtió en ficha clave de la política de mano tendida y pulso firme, puesta en marcha por Virgilio Barco Vargas.

En todas sus intervenciones públicas (con periodistas, en mensajes a sus subalternos, en informes a sus superiores o al Congreso), Botero mantuvo una línea de conducta uniforme: siempre dispuesto a mantener las instituciones democráticas a cualquier precio y continuamente pidiéndole a los grupos alzados en armas que aprovecharan la oportunidad del diálogo ofrecido por el Gobierno.

Trascendió que Botero estaría al frente del Ministerio de Defensa hasta diciembre próximo cuando se producen los cambios anuales en la estructura de las FF.AA.

Para entonces, se da como seguro ministro al actual comandante de las FF.MM., general Luis Eduardo Roca Maichel. Por primera vez, la izquierda en el gabinete El presidente César Gaviria Trujillo conformó ayer con siete liberales, cuatro conservadores, uno del M-19 y un militar su equipo ministerial que lo acompañará a partir de hoy en el Gobierno.

Gaviria se convirtió en el primer Presidente de la República de los últimos años en romper el esquema bipartidista en el poder, al dar cabida en el gabinete a un hombre que no representa a ninguno de los dos partidos tradicionales.

El Presidente también cumplió su promesa de ir más allá del artículo 120 de la Constitución que lo obliga a ofrecer participación adecuada y equitativa al segundo partido en votos.

Al integrar su gabinete de esta manera, Gaviria da cumplimiento al ofrecimiento hecho durante su campaña de conformar un Gobierno de espíritu nacional.

En su equipo de Gobierno están representadas las diversas tendencias de los partidos Liberal, Conservador y de la izquierda que lograron la mayor votación en las últimas elecciones.

La mayor novedad fue la designación de Antonio Navarro Wolff, máximo dirigente del M-19, como ministro de Salud, quien hasta hace apenas un año se encontraba en la clandestinidad y tenía en su contra procesos judiciales.

Sin llegar a la milimetría, Gaviria le dio representación en el Consejo de Ministros a los tres principales grupos liberales que se enfrentaron en las pasadas elecciones: samperismo, duranismo y el galano-gavirismo. Sin embargo, reservó para la nueva tendencia (gavirista-galanista) cinco de los 13 escaños. El duranismo y el samperismo recibieron uno cada uno.

En el conservatismo sus dos tendencias recibieron un tratamiento más o menos equitativo, al designar a dos allegados a Alvaro Gómez y a dos del sector pastranista, aún cuando éste último no reconoció como militante de su grupo al nuevo ministro de Justicia, Jaime Giraldo Angel.

Por regiones, la mejor tratada fue la Costa Atlántica. De allí salieron los titulares de Minas, Luis Fernando Vergara; Trabajo, Francisco Posada de la Peña, y Relaciones Exteriores, Luis Fernando Jaramillo Correa. Los tres son barranquilleros.

De la región paisa fueron extraídos los ministros de Justicia, Jaime Giraldo Angel (Caldas); Obras (Antioquia) Juan Felipe Gaviria y Defensa (Quindío), Oscar Botero Restrepo.

A los bogotanos les correspondió las carteras Desarrollo, Comunicaciones y Hacienda: Ernesto Samper, Alberto Casas y Rudolf Hommes.

La ministra de Agricultura, María del Rosario Sintes, nació en Cali; Julio César Sánchez, de Gobierno, en La Mesa (Cundinamarca); y Antonio Navarro Wolff en Pasto (Nariño).

Solo dos parlamentarios en ejercicio llegaron al gabinete: Julio César Sánchez y Alfonso Valdivieso Sarmiento.

Y solo dos ex ministros también: Luis Fernando Jaramillo Correa y Francisco Posada de la Peña.

Es un gabinete en su mayoría técnico.

Cinco de los 13 ministros son ingenieros, seis abogados, un economista y un militar.

Solo una mujer llegó al gabinete.

El promedio de edad de los ministros es de 48 años y siete meses.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de agosto de 1990
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: