Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CUÍDESE DE LAS PICADURAS EN ESTAS VACACIONES

Para evitar que sus vacaciones se dañen por la fiebre que le puede ocasionar la picadura de un insecto, de los que abundan en los sitios de descanso, ante todo en tierra caliente, tome las precauciones del caso.

Las mayores molestias en clima frío las ocasionan las pulgas, así como en los lugares cálidos los mosquitos y los zancudos.

Generalmente la reacción que presenta el organismo ante la picadura de un insecto tiene que ver con la deficiencia de defensas de la persona afectada.

La médica dermatóloga, Martha Inés Ramírez, señala que cuando una persona está expuesta de manera permanente a este tipo de agresión, se vuelve inmune y opone resistencia al ataque .

La pulga es uno de los insectos que de forma despiadada agrede a los niños y a los huéspedes. Esto mismo ocurre con los veraneantes que se desplazan de un lugar de clima frío a uno de clima cálido, quienes son los primeros en recibir el asecho de los mosquitos.

Sin embargo, hay organismos más susceptibles a este tipo de ataques y producen una reacción mucho más fuerte. Tal situación se origina porque genéticamente la piel es alérgica a las picaduras.

En estos casos se forman ronchas enormes, las cuales se inflaman y producen comezón. Asimismo, la piel se enrojece y puede aumentar la temperatura corporal.

Abejas y avispas Las abejas y las avispas ocasionan un efecto severo, el cual se caracteriza por un dolor intenso, inflamación, enrojecimiento de la piel y calor en la zona afectada.

Las picaduras de estos insectos son altamente peligrosas en diversas circunstancias, por ejemplo cuando son múltiples, si agreden a personas débiles como bebés o ancianos, o si se presentan en los labios, en la lengua o en la garganta, ya que pueden producir asfixia en el afectado.

Hay casos, igualmente, en que la persona agredida entra en shock alérgico por ser víctima hipersensible al veneno.

En esta circunstancia el paciente presenta síntomas de enrojecimiento, dificultad para respirar y disminución de la presión arterial.

Cómo actuar En caso de presentarse la picadura de cualquier insecto, lo más indicado es suministrar a la persona afectada un antihistamínico para aliviar la comezón y aplicar una sustancia tópica -de uso externo- que ayude a desvanecer la inflamación, contrarreste la rasquiña y calme el ardor y la irritación local de la piel.

Casi siempre las marcas y ronchas desaparecen cuatro días después. Empero, si esto no ocurre lo mejor es acudir al médico.

Si una persona se pasa las manos sucias por la zona afectada o se rasca puede erosionar la piel, con lo cual propiciará una colonización de bacterias y, por ende, la sobreinfección de la zona afectada.

En tal caso, se hará necesario complementar el tratamiento con antibióticos suministrados por vía oral.

Los repelentes son muy útiles porque actúan sobre el sistema nervioso del insecto. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con el efecto que puede tener sobre ciertas personas.

Estos productos no se deben aplicar en niños menores de dos años porque ellos tienen una capacidad de absorción mayor en la piel y pueden reaccionar bruscamente.

Es mejor que el repelente se unte como una crema sobre la piel con el fin de evitar que la persona lo aspire y se intoxique. También hay que vigilar que quien lo utilice no sea alérgico a esta sustancia , aclara la dermatóloga Martha Inés Ramírez.

Otra aliada en la lucha contra las molestias de los insectos es la vitamina B , especialmente la Tiamina, ya que se elimina a través del sudor y produce un olor que a su vez sirve de repelente.

Para tener el resultado esperado se debe iniciar la ingesta de la vitamina 15 días antes del viaje y durante el tiempo que dure la persona en exposición a los insectos.

La dosis debe ser señalada por el médico, pues ésta varia de una persona a otra y de un niño a un adulto.

Tenga estos cuidados * Aunque la picadura de una abeja o de una avispa es una lesión de poca importancia, es conveniente retirar el aguijón que queda incrustado en la piel con una pinza esterilizada y aplicar una pomada que disminuya la reacción.

* Si se trata de picaduras más peligrosas, como la de la araña conocida como la viuda negra o la de un escorpión o alacrán, las cuales son en extremo dolorosas, se trata ya de un caso de urgencia en el que el primer paso a seguir es el de contrarrestar el veneno.

* Esto se puede lograr suministrándole a la persona afectada sueros especiales o trasladándola inmediatamente a un centro asistencial.

* El repelente es bueno, pero hay que tener cuidado porque no todas las personas se lo pueden aplicar.

* La vitamina B es una buena aliada contra las picaduras de los insectos, ante todo la Tiamina.

* La vitamina B deberá empezar a tomarse unos 15 días antes de emprender el viaje y durante todo el tiempo que dure el peligro de ser picado por algún insecto.

Hay casos, igualmente, en que la persona agredida entra en shock alérgico por ser víctima hipersensible al veneno.

Si en esta época de vacaciones sale con su familia a descansar a un lugar en el que abundan los insectos, tome precauciones.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
16 de diciembre de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad