Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SE REZAGAN LOS SALARIOS PROFESIONALES

Los salarios de los profesionales boyacenses no se compadecen con la capacitación y la experiencia adquiridas por ellos y se han rezagado con relación a los que se pagan en otras regiones del país.

Los salarios de los profesionales boyacenses no se compadecen con la capacitación y la experiencia adquiridas por ellos y se han rezagado con relación a los que se pagan en otras regiones del país.

Así se puede establecer después de analizar varios estudios realizados sobre el particular y de indagar entre profesionales en diversas áreas y asociaciones y gremios profesionales existentes en el departamento.

Uno de los aspectos más notorios que arroja la investigación es que el gran empleador de Boyacá continúa siendo el Estado y que en el sector oficial es donde los salarios más o menos compensan la capacitación y experiencia adquiridas por los profesionales.

También se puede concluir que el mercado laboral apenas recibe a un pequeño numero de los egresados de las diferentes universidades y que en casi todas las áreas la oferta de profesionales va en ascenso, mientras la demanda se mantiene o en algunos casos se reduce.

La anterior apreciación se confirma en el estudio sobre el mercado laboral en Tunja, realizado y publicado este año por la Cámara de Comercio de la ciudad.

En uno de sus apartes el estudio señala que de las 430 empresas encuestadas 292, el 67.9 por ciento, no cuentan o no requieren personal que tenga un nivel de educación universitaria, el 32 por ciento, 138 empresas, generan 548 empleos para personas que cuenten con este nivel de educación, en un promedio de cuatro personas por empresa.

De esta información se obtuvo que 52 empresas (12.1 por ciento) están empleando solamente una persona con educación superior, 40 empresas ocupan dos personas y 13 empresas ocupan tres profesionales.

El mismo estudio encontró que existe una empresa dedicada a la industria manufacturera que está empleando 70 profesionales, otra dedicada a la prestación de servicios de salud que está empleando 22 profesionales y una entidad financiera que emplea 27 profesionales.

En el caso de Tunja, tan solo el 2.1 por ciento de las empresas estudiadas (nueve) emplean funcionarios con posgrado.

Un estudio sobre demanda laboral en la zona urbana de Tunja, realizado por el estudiante Darío Niño Sierra, de la Escuela de Economía de la UPTC, señala que en la ciudad se está generando talento humano a nivel de profesionales y/o especialistas que no corresponde con los cargos generados por las organizaciones ya que estos están creados para talento humano de nivel técnico.

También dice el estudio que el mayor número de cargos están generados para un nivel de educación técnica, seguidos de los cargos generados para los bachilleres. Esto representa que la mayor demanda laboral se concentra en niveles de educación no formal y media.

Y concluye: la educación que se está impartiendo en la ciudad no está teniendo en cuenta la realidad, el entorno, por tanto es necesario repensar la educación en todos su niveles, para generar talento humano en todas las áreas y en todos los niveles, pero que este talento sea aprovechado en el sector productivo en la total capacidad individual y colectiva .

Diferencias salariales.

La Asociación Colombiana de Relaciones Industriales, Acrip, en su encuesta anual de salarios y beneficios reporta cifras con las que se puede hacer un análisis sobre los salarios que se pagan en Boyacá.

En un cuadro sobre diferencias salariales en salarios mínimos legales entre niveles organizacionales, desde la óptica del salario mínimo vigente para el año 2001, se observa que auxiliares y operarios en Boyacá tienen salarios promedio de 1.46 salarios mínimos; los profesionales, de 3.45 salarios mínimos; en jefaturas, 6.35 salarios mínimos; y en cargos de presidentes y gerentes de empresas y compañías, 13.76 salarios mínimos.

El estudio de Acrip incluyó a 54 empresas de todo el departamento, de las cuales 31.5 corresponden a empresas pequeñas; 40. 7 por ciento a empresas medianas; y 27.8 a empresas a empresas grandes.

El estudio de Darío Niño, de la escuela de Economía de la UPTC, dice que la remuneración para los argos ofrecidos en Tunja se encuentra entre uno y cuatro salarios mínimos mensuales legales vigentes que se caracterizan por tener un nivel de educación media y no formal. Y existe un pequeño segmento de los cargos que poseen un nivel de remuneración alto; estos niveles de salarios son ofrecidos a los cargos directivos que son un pequeño porcentaje de la población y se caracteriza por tener altos niveles de educación, lo que permite apreciar una brecha de remuneraciones entre trabajadores calificados y no calificados, especialmente entre aquellos con educación universitaria y el resto.

Médicos, ingenieros y contadores cada día ganan menos.

Salarios poco atractivos.

Los salarios de médicos, arquitectos, ingenieros y abogados ya no son lo atractivos que eran hasta hace unos cinco años.

Uno de los casos más críticos es el que registra la profesión de abogado. En promedio, un abogado que tenga su propia oficina para litigar se está ganando actualmente 800 mil pesos o menos.

Claro que hay que hace claridad que en Tunja, en donde hay más de 200 abogados ejerciendo, hay un grupo de profesionales privilegiados que pueden lograr sueldos promedios mensuales superiores a los 10 o 15 millones de pesos. Sin embargo, ellos no son más de 10.

La mayor parte de los abogados enfrentan grandes dificultades, pero prefieren seguir en Tunja que ir a capitales de provincia en donde podría haber mayor demanda de sus servicios profesionales. Un abogado consultado por Boyacá 7 días explicó que lo que pasa es que se trata de negocios de menor cuantía y que los campesinos no tienen plata para pagar honorarios.

Otro aspecto que atenta contra el ejercicio de la profesión de abogado tiene que ver con el funcionamiento de los consultorios jurídicos de los cuales en Tunja hay tres. En estos consultorios, que adelantan una tarea de carácter social, se maneja el 30 por ciento de lo que podría ser oferta de trabajo para abogados.

Y finalmente, también existen abogados que en el rebusque diario ofrecen sus servicios por tarifas menores que las establecidas por los gremios profesionales.

Los contadores tampoco pasan por un buen momento. El contador Rafael Cétares dice que uno de los problemas que tiene el ejercicio de la profesión es que muchas empresas y entidades se vales de los servicios de teguas por considerar que resulta más barato contratar con ellos. Cuando se presentas los problemas entonces sí tiene que llamarnos a nosotros , agrega.

Un contador con cierto prestigio se está ganando en promedio 2.500.000 pesos, pero alguien que apenas está incursionando en el mercado gana 900 mil pesos mensuales en promedio.

En esta profesión también hay saturación de profesionales frente a una demanda que se mantiene en el mismo nivel.

Hugo Arias Castellanos, presidente de la Sociedad Boyacense de Ingenieros y Arquitectos de Boyacá, considera que para sus colegas el asunto también es difícil.

Nuestras tarifas son definidas por los ministerios de trabajo de Transportes, pero hay dificultades por la escasa demanda de trabajo, por la interpretación de la Ley 80 del 93 que permite a entidades oficiales realizar convenios interadministrativos con personas y firmas que no son idóneas para realizar obras y por la globalización de la economía, que genera una avalancha de firmas extranjeras ofreciendo trabajos para realizar grandes proyectos en Colombia.

Un ingeniero con tres años de experiencia puede ganar en Boyacá 1.500.000 pesos, pero uno recién egresado apenas alcanza un promedio de 90 mil pesos.

También está el caso de médicos y enfermeras, cuyos salarios son más difíciles de promediar porque el mercado de la salud está regulado por la ley 100 y el negocio es para las EPS y otras empresas de salud.

Dichas empresa procuran grandes márgenes de utilidades, mientras médicos y enfermeras cada vez gana menos. Trabajando ocho horas diarias es posible que un médico apenas alcance un salario promedio de 600 ó 800 mil pesos en promedio. Si tiene una especialización puede alcanzar el 1.500.000 pesos. Mientras tanto una enfermera puede ganar en promedio 600 mil pesos.

Los mejores sueldos.

Orlando Flechas Corredor: $5.985.000.

Miguel Ramón Briceño, Jefe de control interno de la EBSA: $3.793.000.

Osmar Correal Cabral. 6.500.000.

Olmedo Vargas, rector de la UPTC. 3.977.000.

Pablo Guío, alcalde de Tunja: 4.200.0000.

Nelson Rincón, Alcalde de Chiquinquirá: 2.560.000.

Rodolfo Díaz, alcalde de Paipa:_$2.800.000.

Aurelio Villate, Contralor del departamento: $5.165.706.

Pedro Saavedra, diputado: $5.200.000 durante.

Gustavo Cano, alcalde de Duitama: $2.500.000.

Jorge Eduardo Londoño, vicerrector de Uniboyacá: $4.000.000.

Milciades Rodríguez, decano de Derecho Uniboyacá: $3.3000.000.

Otros oficios y profesiones:.

Magistrados de tribunal $7.000.000.

Secretario de juzgado $1.200.000.

Escribiente de juzgado $800.000.

Auxiliar de magistrado $1.400.000.

Profesores universitarios UPTC. $2.500.000.

Profesor universitario Uniboyacá: $2.000.000.

Secretario del departamento $3.200.000.

Policía patrullero: $600.000.

Subintendente $750.000.

Intendente $900.000.

Taxista: 300 mil pesos mensuales.

Taxista con carro propio: $800.000.

Celador $460.000.

Embolador. $450.000.

Periodista: $600.000

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
16 de noviembre de 2001
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: