Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS TUPAMAROS: RITMO DEL CARIBE HECHO EN BOGOTÁ

Fernando Jaramillo, director de Los Tupamaros, se está acostumbrando a ganar Congos en los Festivales de Orquestas de los Carnavales de Barranquilla. La cuenta ya va por cinco congos desde cuando en 1986 ocuparon el tercer puesto en modalidad de orquesta.

Si bien Los Tupamaros tuvieron que sudar mucho para ganarse al público barranquillero, hoy en día cuenta con el apoyo completo de esa ciudad.

La primera vez que me presenté dice Jaramillo me tocó buscar a última hora a otro músico porque, entonces, quienes querían participar en la modalidad de orquestas debía tener como mínimo 13 músicos .

Actualmente no necesitan ninguna presentación. Ni en Barranquilla, ni en Cali, ni en ninguna ciudad del país. Su nombre está también cotizado en mercados estadounidenses y en parte de Europa (han participado en los festivales de Womad).

Pero estos resultados no son gratuitos. El trabajo y profesionalismo de esta orquesta bogotana los ha llevado a un sitio que siempre estuvo vedado a las agrupaciones capitalinas.

Su música se ha encargado de abrir puertas con doble cerrojo. La lista de canciones que se han convertido en éxitos es larga: Negrito tapetusa, Solo estoy, Palo de agua, De todas formas, Romance en la playa, Cha cun cha, Madrigal, Embrujo de coral, Tu ausencia, Bacano, Enamorao, Música, música, Hágale papito, entre otras.

Con esas canciones, bailables todas, Los Tupamaros se han echado al bolsillo premios como el Génesis de Oro, Cacique de oro, Disco de Oro, Premio Esmeralda y premio Sonotone como Orquesta Revelación en Estados Unidos; también ocuparon el primer puesto en la Feria de Cali en 1982. El de la batuta Detrás de estos éxitos, de la misma música de Los Tupamaros está el payanés Fernando Jaramillo, director de la orquesta.

No es el típico artista. Por el contrario. Su calma y poca expresividad dentro y fuera del escenario harían pensar que es cualquier cosa menos un músico de ritmos tropicales.

Detrás del piano el instrumento que toca Jaramillo conserva su pasividad. Ni siquiera la locura del público que corea sus canciones parece perturbarle.

Su comportamiento, que contrasta con la alegría del resto de sus músicos, es más parecido a la de un médico en la sala de operaciones. No es extraño, pues Jaramillo estudió algunos semestres de medicina en Cali, antes de dedicarse completamente a la música.

El ritmo lo llevaba por dentro. Por eso estudió licenciatura musical, luego tomó clases de piano con Teresita Gómez y de armonía con Luis Carlos Espinosa.

A finales de los años setenta formó un grupo como simple recreación. No tenía mayores ilusiones musicales pero el éxito en presentaciones privadas lo llevó a considerar la música como una profesión.

Desde entonces no ha dejado de estudiar música. Vive en función de ella. Está al tanto de todos los ritmos y las influencias musicales. Así ha logrado darle una identidad a su orquesta que, con la combinación de profesionalismo y constancia y dedicación, se ha ganado con méritos un espacio en la música colombiana.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de marzo de 1993
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: