Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

QUIÉNES TIENEN DERECHO A HEREDAR

Llega a esta columna del suplemento especializado FINCA RAIZ, una consulta formulada por el señor Samuel Cuéllar quien expone lo siguiente: El mes pasado falleció en Medellín un primo, por el lado de mi padre, y, yo soy el familiar más cercano que le quedaba . Tan pronto conocí la noticia, viajé a esa ciudad y le ayudé en los trámites y en los gastos funerarios a la señora que convivía con mi primo desde hace unos seis o siete años aproximadamente. Les debo aclarar que ellos no estaban casados y tampoco tuvieron hijos

A la información anterior, agrega el corresponsal: Según tengo entendido, al no estar casados, a la compañera de mi primo no le corresponde nada dentro de la sucesión de aquel y, en cambio, al ser el suscrito el único familiar que deja, soy yo quien debe heredar lo que mi primo haya dejado .

Con base en los apartes aquí transcritos, el señor Cuéllar solicita que en esta sección se le confirme o rectifique su creencia: RESPUESTA: Si el único objetivo de la columna de hoy fuera el de contestar a la inquietud del consultante, bastaría decir que según nuestra legislación, la lista de parientes con derecho a heredar llega hasta los sobrinos de la persona que muere; por lo tanto, el primo no puede aspirar a incluirse entre los herederos, por cuanto la ley no le da tal prerrogativa.

Ahora, en lo relativo a la compañera del recientemente fallecido primo del corresponsal, conviene aclarar que, si aquel nunca estuvo casado con persona diferente o, por lo menos al momento de morir no tenía sociedad conyugal vigente, resulta perfectamente viable que, cumpliéndose con los requisitos establecidos en la Ley 54 de 1990 que reconoció la existencia de las denominadas Uniones Maritales de Hecho, se pueda demostrar por aquella, la existencia de una sociedad patrimonial entre no casados, similar, en muchos aspectos, a la sociedad conyugal.

Debe recordarse que para reconocer la existencia de la Unión Marital de Hecho, deben concurrir los siguientes requisitos: 1- Ser entre un hombre una mujer.

2- Ser singular, o sea, únicamente con determinado hombre o con determinada mujer.

3- Debe presentarse bien entre personas solteras, o entre casados pero que tengan la sociedad conyugal disuelta y liquidada.

4- Que la convivencia haya sido permanente y su duración mínima haya llegado a los dos años.

Si la compañera del primo del señor Cuéllar, cumple con dichos requisitos una vez reconocida la existencia de la Unión Marital de Hecho, esta tendrá todo el derecho de reclamar lo que le corresponda dentro de la Sociedad Patrimonial entre no casados, Hasta allí se estaría respondiendo a la consulta en comento. Sin embargo, como quiera que, a raíz del artículo publicado en la edición anterior, han llegado gran número de cartas preguntando sobre distintas situaciones relativas a la sucesión intestada, o sea, aquella en la que no se dejó testamento, se considera importante brindar una orientación general a quienes inquieren acerca del tema, y, por ello, de manera breve se resume a continuación, cuáles son los órdenes sucesorales: 1- Sin duda, en la escala de prelación, el primer lugar lo ocupan los descendientes, vale decir, los hijos del difunto ya sean legítimos, adoptivos o extramatrimoniales reconocidos legalmente.

Los hijos excluyen a todos los demás herederos y, reciben entre ellos la misma proporción.

Frente a los hijos, el cónyuge sobreviviente no tiene derechos hereditarios propiamente dichos, pudiendo escoger, únicamente, entre los gananciales y la porción coyugal, según se explicó en una nota anterior.

2- El segundo lugar es ocupado por los padres, quienes en caso de no existir descendientes del difunto concurren con el cónyuge. Obviamente de no existir los padres, pero sí los abuelos, estos ocuparán su lugar compartiendo la herencia con el viudo o la viuda, según sea el caso. Si quien fallece es un hijo adoptivo, serán los padres adoptantes y no los biológicos, los llamados a heredar.

3- El tercer puesto, en el cuento de no dejar el causante ni hijos ni padres, lo ocuparán los hermanos, quienes concurrirán con el cónyuge.

4- Ahora, si el difunto no deja descendientes, ni padres, ni hermanos el cuarto lugar lo ocuparán los hijos de sus hermanos, o sea, los sobrinos, con quienes, igualmente concurrirá el viudo o la viuda.

5- Finalmente y, a falta de hijos, padres, hermanos y sobrinos, el llamado a heredar es el Instituto de Bienestar Familiar.

Para mayor ilustración de los consultantes y de todos los lectores, en la próxima edición se hará referencia a la proporción en que heredan los distintos sucesores y se colocarán ejemplos prácticos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
8 de noviembre de 1997
Autor
Julio Fernando Rivera

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: