Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

INPEC DEFIENDE EL REGLAMENTO

La penitenciaria de Acacías es una cárcel de seguridad y no un centro vacacional ni un hotel de lujo , dijeron voceros del Inpec ante la protesta de los internos de dicho lugar.

La penitenciaria de Acacías es una cárcel de seguridad y no un centro vacacional ni un hotel de lujo , dijeron voceros del Inpec ante la protesta de los internos de dicho lugar.

Dicha manifestación se dio a conocer a la opinión pública a través de un comunicado de los internos de la Penitenciaría Nacional de Acacías, donde anuncian que se declaran en desobediencia civil pacífica y huelga de hambre desde el pasado 7 de noviembre y hasta nueva orden.

Según los reclusos, la acción fue motivada por los malos tratos a los que han sido sometidos por la directiva del penal, encabezada por el mayor en retiro Arnulfo Aguirre (ver recuadro).

Sin embargo, otra cosa muy distinta piensa el mayor Aguirre, pues aunque no fue posible dialogar con él pues se encuentra asistiendo a una capacitación del Inpec en Bogotá, voceros de la oficina de prensa de la entidad manifestaron que el funcionario le restó importancia a la protesta.

Allí no hay ninguna protesta, solamente unos cuantos reclusos que no quisieron desayunar , informó el mayor en retiro por intermedio de la oficina de prensa.

La posición del mayor cuenta con el respaldo del Inpec, pues según este organismo el reglamento interno que se aplica en la penitenciaria de Acacías es similar al que existe en las de Valledupar y Girardot y en el pabellón de alta seguridad de La Picota.

Antes de que termine el año entrarán a operar otras dos penitenciarias (San Isidro en Popayán y El Barne en Tunja) con reglamentos similares. En Valledupar lleva dos años operando y ha dado muy buenos resultados , aseguró Oscar Galvis, jefe de prensa del Inpec.

El propio director nacional del Inpec, general Víctor Manuel Páez Guerra, sentó su posición en igual sentido. En efecto, a través de su oficina de prensa, dijo que esta reglamentación busca restablecer y mantener el orden y la autoridad en las cárceles del país.

El Inpec no negó que las medidas son drásticas en algunos casos, pero lo que se pretende es evitar que los centros penitenciarios como el de Acacías se conviertan en otra Cárcel Modelo, donde impera el reino del caos, dijeron voceros de la entidad.

Las medidas son rígidas, pero ninguna viola los derechos. Prueba de ello es que en Valledupar han interpuesto cerca de 60 tutelas y la mayoría las han perdido los reclusos. En acacías han interpuesto 19 y todas las han perdido , dijo el jefe de prensa.

El funcionario agregó que la Penitenciaria de Acacías entró en funcionamiento el pasado fin de semana, cuando llegaron los primeros 200 reclusos.

EL REGIMEN DEL INPEC.

La Penitenciaria Nacional de Acacías tiene capacidad para albergar un total de 1.600 reclusos. Las autoridades carcelarias asignan a este sitio condenados cuyas penas oscilen entre 5 y 12 años.

El Inpec reconoce que estas penitenciarias tienen un régimen estricto: solo se permiten visitas familiares cada 15 días y conyugales cada 2 meses. Los abogados solo pueden permanecer por espacio de 30 minutos con sus defendidos.

Los internos deben permanecer uniformados y solamente está permitida la comida proporcionada por el Inpec, aunque se garantiza que esta es de buena calidad.

LOS INTERNOS.

Los internos de la penitenciaria de mediana seguridad de Acacías enviaron a los medios de comunicación un documento donde consignan los atropellos a los que son sometidos, como son:.

-No se les permite visita familiar cada ocho días.

-No se autoriza la entrada de comida en los días de visita, sometiendo a los visitantes a soportar hambre durante las horas que permanecen allí.

-Los internos son obligados a consignar el dinero en efectivo en una cuenta del Banco Popular.

-No se permite el ingreso de tarjetas prepago, obligándolos a comprar las que expende la penitenciaría, que son las más costosas.

-Los internos no pueden usar reloj, quedando desorientados de la noción del tiempo.

-Igualmente, se quejan de la alimentación y de carecer de una cafetería para sus necesidades básicas como compra de elementos de aseo o ingestión de líquidos.

-No está permitido tener televisores ni radios en las celdas.

-Se utilizan métodos obsoletos para las requisas como desnudar los internos o ponerlos de cuclillas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de noviembre de 2001
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad