EL MONO JOJOY : HIJO DE LA GUERRILLA

EL MONO JOJOY : HIJO DE LA GUERRILLA

La historia de Jorge Suárez Briceño, El Mono Jojoy , se asemeja a las leyendas que relatan los corridos mexicanos de la época revolucionaria.

22 de diciembre de 1996, 05:00 am

No es exagerado afirmar que todo lo que Suárez es ahora se lo debe a la guerrilla. En su seno nació, creció y adquirió todos los conocimientos sobre estrategia militar, que le han permitido convertirse, en poco tiempo, en uno de los enemigos más peligrosos para las Fuerzas Militares de Colombia.

El Mono Jojoy es natural de la vereda El Duda, jurisdicción del municipio Uribe, Meta. De escaso nivel académico, casi analfabeta, Suárez se vinculó de lleno a las Farc desde 1975 y recibió instrucción de Jorge Torres Victoria, Pablo Catatumbo .

En diferentes conversaciones interceptadas por las autoridades, Suárez aparece como una persona que utiliza frecuentemente palabras de grueso calibre, imponente, autoritario y que no acepta negativas de sus subalternos.

Nació de una relación entre Romelia Suárez y uno de los subversivos que perteneció al frente que dirigió Juan de la Cruz Varela, uno de los guerrillero más legendarios de la región del Sumapaz.

Tras su ingreso a la agrupación subversiva, Suárez escaló en forma progresiva y rápida los cargos de cabecilla de escuadra, compañía, cuadrilla y bloque de frente. En 1993, durante la octava conferencia nacional, fue designado como miembro del secretariado de las Farc. Es el sexto en el orden jerárquico.

Sus actividades delictivas comenzaron en la región de la Sierra de la Macarena, donde organizó el ataque contra una patrulla del Batallón Cazadores, en el que murieron 24 soldados.

Según informes de inteligencia militar, en 1991 protagonizó el asalto a la base militar de Girasoles. Posteriormente, en 1994, planeó y dirigió el asesinato del general Carlos Julio Gil Colorado, en Villavicencio.

Desde agosto de 1995 dirigió acciones simultáneas contra la base de Antinarcóticos en San José del Guaviare y las instalaciones del Batallón Joaquín París, en ese mismo departamento.

Se le acusa de haber ordenado los asesinatos de los misioneros estadounidenses Stephen Evert Wells y Thimothy Van Dick, y del ex senador José Raimundo Sojo Zambrano. También, de los secuestros del ex alcalde de Bogotá Julio César Sánchez y del industrial Carlos Upegui Zapata.

Ocho días después del ataque a la base de Las Delicias y el secuestro de los 60 soldados, El Mono Jojoy ordenó el asalto a la base militar de La Carpa, localizada entre las inspecciones del Capricho y La Carpa, en el Guaviare, en el que fueron asesinados 23 militares.

En la actualidad pesan en su contra más de diez órdenes de captura bajo los cargos de terrorismo, secuestro, extorsión, lesiones personales, hurto calificado, daño en bien ajeno, homicidio, asalto, rebelión, asonada y sedición.

Por informes que conduzcan a su captura, las autoridades ofrecen 1.000 millones de pesos.

En su contra pesan más de diez órdenes de captura por terrorimo, secuestro, extorsión y otros delitos.