Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PRESUNTO PILOTO DE ESCOBAR ES TESTIGO CLAVE CONTRA NORIEGA

Un colombiano, que según las autoridades de este país fue piloto del narcotraficante Pablo Escobar, se ha convertido en un testigo clave contra el depuesto general Manuel Antonio Noriega en un juicio que se sigue en su contra en esta ciudad. En lo que se considera el primer acuerdo del Gobierno de Estados Unidos con un narcotraficante colombiano de alto nivel, Robert Striedinger se comprometió el mes pasado a declarar en contra de Noriega.

Los detalles del acuerdo son secretos pero se cree que el colombiano busca una reducción de la pena que enfrentaría si llegara a ser procesado por los cargos de narcotráfico que tiene pendientes.

Striedinger, de 43 años, fue arrestado a mediados del año pasado en su mansión de Key Biscayne, construida en terrenos que pertenecían al ex presidente Richard Nixon. Cuando agentes de la Agencia de Lucha contra la Droga allanaron su casa, avaluada en 2.6 millones de dólares, encontraron 18 armas; un fax con varios mensajes relacionados con la captura de un avión por la policía colombiana; un mapa rural de Colombia; un libro con coordenadas y una lancha rápida amarrada en un muelle.

Fuentes cercanas al juicio aseguran que el testimonio de Striedinger dará mayor firmeza a los cargos contra Noriega y llenará vacíos dejados por otros testigos.

Este hombre dijo en la corte el asistente del fiscal de Estados Unidos, Guy Lewis se sentaba, comía, bebía y dormía con el cartel .

Tras estudiar los documentos incautados al colombiano, el ex narcotraficante e informante del Gobierno de Estados Unidos, Max Merlmestein, aseguró que Striedinger encabezaba la operación más grande y sofisticada de suministro de cocaína que hoy funciona en el mundo . Merlmestein agregó que un hombre con esos antecedentes se sentaría en la mesa de reuniones con los Ochoas y Pablo Escobar .

Striedinger fue acusado de transportar 880 libras de cocaína desde una hacienda de Escobar en Colombia a una pista en Panamá a sabiendas de que sería introducida en Estados Unidos.

El periódico The Miami Herald afirmó en su edición del domingo que no es claro por qué Striedinger resolvió cooperar con el Gobierno si su abogado Neil Taylor había alegado en agosto del año pasado que las autoridades habían capturado a la persona equivocada. Aparentemente, dice el diario, el piloto colombiano había convencido a hombres de negocios de la Florida que él era un hacendado en Colombia a quien le gustaba volar aviones.

El controvertido financista Bebe Rebozo estaba dispuesto a declarar en su favor en una audiencia de libertad condicional.

El testimonio del piloto es considerado más valioso que el de José Blandón, ex asistente de Noriega en cuyas declaraciones se ha basado hasta ahora gran parte del sumario. Cuando los pilotos hablan El peor enemigo de un narcotraficante no es un agente de la DEA ni un oficial guardacosta ni mucho menos un perro policía. Con el tiempo ha quedado demostrado que sus verdaderos y más temidos adversarios son los pilotos arrepentidos .

Los prontuarios de los barones de la droga solicitados en extradición en Estados Unidos o condenados, están plagados de testimonios de quienes fueron los más efectivos tranportadores de la mercancía prohibida y en algunos casos sus mejores amigos.

Hombres que se jugaron la vida en pistas pantanosas de las selvas colombianas o centroamericanas, volando a ras de tierra o de mar para eludir los radares o bombardeando cocaína en las costas de Estados Unidos en la mitad de la noche.

Una bien remunerada mezcla de aventura y avaricia mantenía su interés en alto pero al verse perdidos frente a un encausamiento que los podría dejar de por vida en la cárcel, muchos de estos pilotos resolvieron delatar a sus patronos y negociar su libertad con el Gobierno de Estados Unidos.

Y qué mejor testigo para un ansioso fiscal que el hombre que recoge, cuenta y descarga el cuerpo del delito? No eran adorables pilluelos ni pilotos brillantes sostiene Berkely Rice en su libro Trafficking--. Eran buenos pilotos con valores corrompidos. Si usted piensa en las toneladas de cocaína que ellos trajeron, y en cuánta gente se quemó el cerebro con esa materia, usted no puede convertirlos en héroes .

Cada acusado tiene su verdugo aviador. Barry Kane fue el de Carlos Lehder; Barry Seal el de Pablo Escobar y los Ochoa; y ahora Roberto Striedinger el de Manuel Antonio Noriega. Max Merlmestein, otro de los informantes claves contra el Cartel de Medellín, no era piloto pero tuvo a su mando una cuadrilla de estos que introdujo a Estados Unidos entre 1978 y 1985, mas de 56 toneldas de cocaína.

Los honorarios de un narcopiloto se calculaban en 1981 por kilo. En ese año los pilotos de Air America, una empresa aérea estadounidense dedicada al transporte de marihuana y cocaína, cobraban tres mil dólares por kilo transportado. La firma es responsable de haber introducido a Estados Unidos 10 toneladas puras de cocaína en un período de cuatro años. El valor en la calle de la sustancia pudo haber sido de 2.000 millones de dólares.

Por sus servicios dice Rice en la obra que detalla las operaciones de la firma los pilotos de Air America ganaron cerca de 45 millones de dólares .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
8 de enero de 1991
Autor
Por GERARDO REYES

Publicidad

Paute aqu�