Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PRIMERO DE MAYO: AVENIDA DEL MUEBLE

Hace seis años... nacieron los muebles de la Avenida Primero de Mayo. Allí, en un sector que agrupa centenares de habitantes del centro-occidente de la ciudad, los carpinteros decidieron independizarse.

La mayoría trabajaba en las tradicionales empresas vendedoras de enseres y muy pocas personas creyeron en el éxito de su idea. Era la época en que aparecieron los almacenes de la Avenida Ciudad de Quito, que ya tenían alguna tradición entre las familias bogotanas.

Pero ellos se dieron cuenta de que por esos lados de la ciudad faltaban almacenes de muebles. La gente de la zona debía ir al norte en busca de lo que necesitaba. Y es que para los habitantes del sur de la Bogotá, la situación empeoraba. Ellos debían hacer un viaje largo en buseta hasta el otro extremo de la ciudad, en busca de muebles cómodos y al alcance de su presupuesto.

Claro: la mayoría no los compraban. Entonces, ante la necesidad, recurrían al carpintero del barrio que, con un precio más bajo, hacía los muebles deseados.

Sin embargo había un problema: no tenían garantía y la madera era de mala calidad. En varias ocasiones surgían problemas entre los vecinos y los micro-empresarios de la madera.

Así, con un estudio de mercadeo de Silvio Valencia, el pionero, empezó a tomar forma la zona, que hoy es una de las más vistadas por compradores de todos los rincones de la ciudad.

Precios al costo, de acuerdo con la clase de madera, garantía y puntos de fábrica. El asunto no podía ser más llamativo.

En seis años el comercio se multiplicó. Actualmente existen setenta almacenes en el lugar. Desde la glorieta de la carrera 42 hasta unas cuadras abajo de la carrera treinta.

Hoy quienes profetizaron un final triste en la travesía de los expertos carpinteros, reconocen su éxito. Pocos desconocen que allí se venden muebles de calidad y a precios de fábrica.

La principal característica del lugar es tropezar con una sala en medio de la acera. No se trata de una zancadilla para los transeúntes. Es mostrar los diseños de la mercancía del sector.

Como en todos los sectores comerciales de la ciudad, existen días especiales de venta. Las congestiones de personas en el lugar demuestran la acogida de los muebles de la Primero de Mayo.

La afluencia de gente hace que las grandes casas que bordean la calle, cambien. En lugar de ellas, los habitantes empiezan a pensar en construir locales comerciales.

No se trata de hacer un cerrado centro comercial. Los comerciantes saben que lo que atrae a la gente es poder caminar y encontrar los diseños de muebles que tienen en su memoria.

Otro de los factores que motivan a la gente es que a diario observan desde los buses y busetas los muebles de la zona. En algunos fines de semana, los comerciantes atienden hasta cinco mil visitantes.

Los créditos varían según el presupuesto de los compradores. La idea es complacer el gusto de las familias que visitan los almacenes del sector, en busca de los muebles para la casa.

Desde cuando se fundó el comercio en la zona no hay queja de la calidad de las salas, comedores, bibliotecas... La madera es de excelente calidad y el trabajo de ebanistería no tiene errores.

Por todas estas razones, los muebles de la Avenida Primero de Mayo son especiales...

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
29 de septiembre de 1990
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad