Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

REPARACIÓN: PRUEBA DE FUGAS DE AIRE, LA MÁS CONFIABLE

Este diagnóstico se puede considerar como el método más exacto para probar la hermeticidad de los cilindros y de la cámara de combustión.

Consiste en inyectar aire a presión a cada una de las cámaras de combustión para determinar las fugas de compresión en porcentajes de caída de presión.

Además permite determinar si la fuga es por anillos o válvulas e, incluso, precisar si las fugas son por válvula de escape o de admisión.

Como esta prueba es continuación de la toma de compresión, no es necesario calentar el motor.

La prueba debe hacerse con el motor apagado y comienza al retirar el purificador de aire. La mariposa inferior del carburador o del paso de gases del sistema de inyección debe estar completamente abierta.

El motor, por su parte, debe estar con el cilindro que se va a analizar en el punto muerto superior de la carrera de compresión.

El equipo diseñado para este fin (medidor de fugas de compresión) se instala en el lugar de cada una de las bujías y se inyecta aire a presión.

Un motor en perfectas condiciones tendrá fugas entre el 5 y el 10 por ciento; con 20 por ciento de fugas está aún en muy buenas condiciones y se pueden considerar fugas del 30 al 35 por ciento como aceptables.

Los valores que se obtengan pueden ser indicativos de fugas a través de válvulas que, en este caso, se pueden precisar escuchando la salida de aire por el carburador (o el múltiple de entrada en los sistemas de inyección), si se trata de problemas en la válvula de admisión, o bien por el tubo de escape, si hay excesivo desgaste en la de escape.

Si se escucha que el aire escapa por el orificio de la varilla medidora de aceite o por la tapa de llenado, el problema está entre los anillos del pistón y el cilindro.

Si al retirar la tapa del radiador se visualizan burbujas o si dos cilindros contiguos presentan porcentajes de fugas superiores a los demás, entonces se puede afirmar que el empaque de la culata está averiado.

Antes de cada lectura es indispensable ajustar en ceros el equipo medidor.

Otros diagnósticos La gerencia posventa de Didacol S.A., importador de Daihatsu y Peugeot, dice que antes de realizar cualquier tipo de intervención para reparar el motor se deberán observar los reclamos del cliente en cuanto a: - Falta de potencia del motor - Dificultad del encendido en frío - Excesivo humo azul en el escape (el motor fuma) y consumo de lubricante por encima de lo que indica la marca - Hábitos de conducción, temperatura de funcionamiento, distancias y recorridos normales, tipo de rutas, intervalos de mantenimiento, lubricantes y filtros utilizados.

- Estado de las bujías, fugas de aceite, medida de relación de compresión y balance de cilindros (las diferencias no deben ser superiores al 10 por ciento).

Fiat, por su parte, informa que hay ocho síntomas: 1. Pérdida de fuerza de reacción.

2. Humo azul por el escape.

3. manchas de aceite en el extremo final del tubo de escape 4. Rastros de aceite en las bujías.

5. Ruidos anormales especialmente al acelerar.

6. Fugas generalizadas de aceite por el empaque de la tapa de válvulas, culata, cárter, etcétera.

7. Prueba de fugas de compresión: si éstas superan el 10 por ciento, hay que intervenir el motor.

8. Prueba de consumo de aceite. Para los motores del Fiat Uno, el máximo consumo de aceite es un cuarto de galón (946 c.c.) cada 3.000 kilómetros de recorrido.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
4 de octubre de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad