Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS LÍMITES DE COLOMBIA

Los límites de la amistad no los traza nadie. Un hombre sin amigos camina amortajado hacia su propio funeral. He cultivado amigos con champiñones dorados y en todos ellos he encontrado un escudo contra la muerte. Tan solo un enemigo me ha dado el mundo, paradójicamente por cuenta de la poesía. Peor para él, cuando le sea acordado el Nobel de la ignominia.

En los bancos del Santa Librada College, de labios del profesor Miguel Camacho Perea, para la inmortalidad Cabeza de lata , escuchaba con mi condiscípulo Armando Holguín Sarria que Colombia tenía un perímetro de un millón ciento cuarenta y un mil setecientos ochenta y cuatro kilómetros, lo que suponía que esos eran sus límites con los cinco países vecinos: Panamá, Venezuela, Ecuador, Perú y Brasil. Nos decía también el sacramental profesor que los símbolos de la patria eran la bandera, el escudo y el himno nacional. Pero se le estaba olvidando el mapa.

Han pasado tantos años que ya no quiero acordarme. Ahora me he reunido con mi compañero de aulas en un aula más pequeña, donde medita como cualquier monje cartujo, y me hace entrega de su libro titulado Límites de Colombia. Es la reivindicación del mapa como símbolo patrio, y es un reconocimiento a la grandeza del país. Pues al final de cuentas, Colombia no limita con 5 cinco con 11 naciones, y la totalidad de sus límites es de dos millones veintidós mil ciento veinticuatro kilómetros. O sea que desde el colegio a esta parte hemos crecido en 880.376 kilómetros patrios.

Don José Manuel Marroquín, en un alarde de cinismo, al hacer entrega del solio de Bolívar donde solió sentarse un período, excuso la entrega de Panamá diciendo: Recibí un país y entregué dos . El presidente López Michelsen, que no se queda atrás en ingenio, al terminar su gobierno y en vista de las gestiones de Indalecio Liévano referentes a límites, pudo exclamar: Yo recibí un país y entregué el doble .

Pero no solo hacia los lados ha crecido la percepción de Colombia. También ha crecido hacia el cielo y hacia el fuego central. Galán hizo el reclamo del subsuelo. María Mercedes Carranza del espectro electromagnético y el espacio donde actúa. Y Armando Holguín del segmento de la órbita geoestacionaria. Que son las tres únicas partes del territorio donde no existe ni un voto.

Eso es lo que me entrega ahora mi amigo; en la preciosa edición de Límites de Colombia. Tratados, convenios, arbitramentos, laudos y acuerdos; publicada por Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez, con prólogo excelente de Diego Uribe Vargas donde devela como se fue amasando nuestro territorio.

No son los mapas los que definen las fronteras, sino los tratados que el mapa gráfica. En este libro, documento indispensable para saber en dónde estamos parados, figuran todos los tratados. Contando con los límites de nuestras islas de ultramar: San Andrés, Providencia, Santa Catalina, Roncador, Serrana, Serranilla y Quitasueño en el Caribe, y Malpelo en Pacífico, los países que limitan con Colombia son Brasil, Costa Rica, Ecuador, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela. Las fronteras no son donde Colombia termina, sino donde Colombia empieza. Todos los países cuidan sus fronteras. La guerrilla vive en las nuestras.

Amigo Armando, gracias por acrecentarnos la patria. Te hago un aporte. Habría que sumar los límites con las embajadas de los países del mundo acreditadas ante nuestro gobierno, que son territorio extranjero. Son varias manzanas cuadradas. Y en sólo una vive un gusano.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
9 de diciembre de 1996
Autor
JOTAMARIO ARBELAEZ Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�