Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

A CHUPONES EL CHINCHE ACABA CON LOS PASTOS DE LA SABANA

El chinche chupador de los pastos, o Collaria Columbiensis, llegó con fuerza a Cundinamarca, para acabar, a punta de chupones, con los pastos de los pueblos de la Sabana. Albán, Bojacá, Fúquene, Susa, Ubaté, Lenguazaque, Villapinzón, Zipaquirá, Suesca, Sopó, La Vega, Subachoque, Tocancipá, Guasca, Facatativá, Tenjo, Guatavita, Madrid, La Calera, Mosquera, Soacha y Usme, están afectados por la llegada del nuevo visitante.

De las 300 mil hectáreas que tiene la Sabana de Bogotá, dedicadas a la producción de leche, más de 100 mil están invadidas por el chinche.

Esas praderas están constituidas en 80 por ciento de pasto kikuyo, que es nativo, y el resto por pastos obtenidos artificialmente. Pero, es el kikuyo el preferido por este bicho.

Varias entidades e investigadores le han dedicado tiempo al insecto, con el fin de conocer sus fortalezas y debilidades. El Fondo Nacional del Ganado y la Asociación Nacional de Productores de Leche (Analac) editaron recientemente una cartilla con información compilada por los ingenieros agrónomos, Javier Bernal y Hernán Granada, en la que se hacen una serie de recomendaciones para el manejos y control del insecto.

Asimismo, el médico veterinario, Enrique Carrizosa, realizó un trabajo de investigación en el que encontró que el insecto ha tomado fuerza debido al incremento en el uso de químicos, la tala indiscriminada de bosques y la migración de aves nativas, que ha llevado a que haya un desbalance ecológico, es decir, que proliferen unas especies, en cambio de otras, como el caso del chinche chupador, explicó.

Cómo ataca el chupador El Collaria se ubica entre las praderas de kikuyo. Chupa la sabia y hace que el pasto se seque y pierda su capacidad nutricional.

Cuando el ganado consume el pasto, que tiene los huevos y las larvas del chinche, causa demoras en el ciclo del calor de las vacas. Este factor también causa problemas en el parto y en la calidad de la leche.

La hembra del chinche pone los huevos en los primeros cinco entrenudos de la hebra de pasto. El período de incubación oscila entre 12 y 19 días.

Hasta ahora, no se ha encontrado un insecticida que lo acabe, por tal razón, la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), y la Universidad Nacional presentaron al Fondo Nacional del Ganado (Fedegán) un proyecto para investigar las características de la plaga y su manejo.

Recomendaciones Las recomendaciones para el control del chinche son las siguientes: Uno de los métodos es el manejo integrado de la plaga, con hacer intervalos de pastoreo, es decir, reducir la frecuencia de introducción de ganado a períodos no mayores de 35 días. Se aconseja parcelar los potreros.

Si el pasto se mantiene bajito, a alturas inferiores a 15 centímetros, el chinche se puede controlar y así evitar su proliferación.

También se recomienda hacer mezclas de gramíneas y leguminosas, con fertilización y riego. Las prácticas adecuadas de manejo disminuyen las poblaciones de insectos, rebajan las aplicaciones de insecticidas y minimizan los daños.

La fertilización se debe hacer con base en análisis de suelos, e incluir la aplicación de abonos foliares y sustancias naturales.

La plaga puede ser atacada con insecticidas comerciales para uso agrícola.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de septiembre de 1997
Autor
CATALINA URIBE B.

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: