Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Patrocinado por:

PURGAS PELIGROSAS

Si va a purgarse con el medicamento que le recomendaron en la droguería o con las pastilla naturistas que consiguió en la calle, píenselo dos veces. Puede ser peligroso. Uno de los problemas que atenta actualmente contra la salud de los colombianos es el inadecuado mercadeo y uso que se hace de algunos purgantes y laxantes, que generalmente se consumen sin vigilancia médica y que exponen a las personas a complicaciones severas.

Los purgantes son esas sustancias que se emplean para sacar parásitos intestinales y los laxantes, aquellos que se utilizan para aumentar la contracción intestinal y evacuar fácilmente las heces fecales en forma blanda o líquida. También son empleados para el manejo del estreñimiento crónico y para preparar a una persona que va ser sometida a exámenes especiales como la endoscopia digestiva, radiografías, tomografías o ecografías.

Estos medicamentos tan potentes están hechos para matar organismos vivos. Por lo tanto, solo deben ser empleados bajo vigilancia médica porque, así como ocasionan daños a los parásitos y los matan, pueden afectar también al propio organismo , dice Jaime Alvarado, presidente la Sociedad Colombiana de Gastroenterología y decano de la facultad de medicina de la Universidad Javeriana.

Además, cuando se toman sustancias que no son capaces de destruir todos los parásitos, puede producirse una salida masiva de estos del intestino, para defenderse de la agresión a la cual están siendo sometidos. El áscaris, por ejemplo, puede desplazarse a otros órganos o a la vía biliar, llega a depositarse en sitios diferentes del intestino y ocasiona enfermedades que pueden ser mortales , explica Alvarado.

El especialista considera que los purgantes solo deben ser utilizados cuando, mediante examen de materia fecal, se comprueba la existencia de los parásitos intestinales que deben ser eliminados del organismo, ya que para cada uno de ellos existe un purgante específico.

Una persona puede tomar todos los laxantes que quiera, pero eso no indica que haya expulsado los parásitos.

En cambio esto puede causar daños severos en el colon, obstrucción y perforación intestinal y ocasionar deshidratación por la pérdida de agua y electrolitos. Los ancianos y las personas que tengan enfermedades cardíacas pueden poner en peligro sus vidas con la toma sin control de estos medicamentos , señala Alvarado.

Las personas que padecen algunas enfermedades intestinales, como por ejemplo apendicitis, pancreatitis y diverticulitis, arriesgan también su salud al automedicarse purgantes.

Peligro en la calle Debido al auge del naturismo, muchas personas optan ahora por ingerir purgantes vegetarianos, que son baratos y relativamente efectivos.

Algunos de estos productos se consiguen libremente en las tiendas naturistas y otros se venden, indiscriminadamente y sin ningún control, en la calle.

La ingestión de estos purgantes o laxantes que se venden callejeramente pueden poner en peligro el hígado o los riñones, pues son los órganos que purifican todo lo que ingerimos. Las dudosas condiciones sanitarias de estos productos y su grado de adulteración hacen que no los recomendamos a nadie , aclara Alvarado.

Varios de estos purgantes contienen sustancias laxantes que incluso utiliza la medicina tradicional, pero que son formulados en dosis adecuadas por el especialista y de acuerdo con la necesidad de cada paciente.

Alfonso García, subdirector de la oficina de licencias y registro del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), advierte a la ciudadanía para que no consuma estos purgantes callejeros, por los peligros de mala manipulación y de adulteración.

EL TIEMPO hizo la prueba con dos muestras de purgantes vegetarianos obtenidos en la calle. Ninguno de ellos tiene registro sanitario, ni indicación de que el producto requiere fórmula médica para su venta, debido a las propiedades terapéuticas que se le atribuyen en las etiquetas.

Un análisis fisicoquímico hecho por el Invima a uno de los productos dice que no es aceptable , debido a que contiene algunas plantas como leche de higuerón, semillas de ahuyama, raíz de helecho macho, cassia y cucúrbita, que son plantas no aceptadas en las normas farmacológicas de 1996 . Otra de las muestras analizadas no contiene lo especificado en el rótulo y se afirma que contiene acacia de la India, planta no aceptada por las normas farmacológicas de 1996.

De acuerdo con García, los productores de estos medicamentos presentan licencia de funcionamiento, pero esto no los faculta para que puedan comercializarlos.

Estos productos fraudulentos tienen mucho riesgo si se tiene en cuenta que no se sabe cuando se fabricaron, ni tienen fecha de vencimiento, lo que de por sí constituye un grave peligro para la salud. Además, hay que tener en cuenta que los medicamentos solamente tienen una vida útil de dos años , señala el funcionario.

LIMPIEZA INTESTINAL Tenga siempre presente que una de las formas más efectivas para mantener una adecuada limpieza intestinal, es llevar una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales. Además el ejercicio diario y la ingestión de agua suficiente le ayudarán a mantener una buena salud orgánica.

- Si tiene más de 25 años, regule el consumo de carnes rojas, huevo, postres y gaseosas y evite ingerir grasas animales.

- Consuma preferiblemente carnes blancas como la del pollo, pero quítele la piel antes de cocinarlo, pues allí existen grandes depósitos de grasa.

- Evite el consumo de carne de cerdo y regule el consumo de café.

- No olvide que con un buen examen de laboratorio y el dictamen médico, usted podrá saber si realmente tiene parásitos intestinales y qué tan necesario es tomar el purgante.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
27 de julio de 1997
Autor
JORGE E LEON PINEDA Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad