Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

DEJARON VOLAR AL PILOTO DE LEHDER

La avioneta retenida la semana pasada en Medellín, cuando las autoridades creían que sería empleada para sacar a jefes guerrilleros del cerco tendido por el Ejército en el Yarí, resultó relacionada con actividades de narcotráfico.

La Policía dijo que en la aeronave viajaba nada menos que Carlos Daniel Contento Calviso, piloto y hombre de confianza de Carlos Lehder, requerido por tribunales de Bahamas y Estados Unidos por el tráfico de casi tres toneladas de cocaína.

Lo que no se explica la Procuraduría es por qué el fiscal regional que conoció del caso dejó en libertad al señalado narcotraficante y a cuatro de sus cinco acompañantes que ofrecieron a la Policía mil millones de pesos para que los dejara huir.

El procurador regional, Edgar López Garzón, en respuesta a un oficio del comandante de la Policía Antioquia, coronel Luis Eduardo García Osorio, abrió una investigación preliminar para determinar si hubo irregularidades.

Al oficial de la Policía le preocupa que una fiscal que tenía 20 días para resolver la situación de los retenidos hubiera procedido en menos de tres horas. El y el propio director de la institución, general Rosso José Serrano Cadena, se declararon indignados por lo que a su juicio puede ser un episodio que puede dejar mal librada a la administración de justicia.

El general Serrano fue ayer a ver al fiscal general de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, para denunciar lo ocurrido y para pedir que los funcionarios que hayan tenido que ver con la liberación de Contento y sus acompañantes sean sancionados.

Para él resulta inexplicable que la fiscalía regional haya desconocido hechos que penalmente pueden resultar relevantes: que la aeronave tuviera repintada una matrícula falsa, que su piloto llevara tres planes de vuelo y que sus ocupantes hubiesen exhibido documentos de identidad apócrifos. Todo ello sumado al intento de soborno.

Al lado de Contento, que presentó a la Policía una cédula que lo identificaba como Fernando Galeano Escobar, fueron dejados en libertad Carlos Espinoza Medina, Gabriel Antonio Ortega Londoño, José Uriel Vargas y Daniel Mota Betancur. Estos últimos cuatro no registran antecedentes penales ni algún tipo de anotación judicial.

El abogado Gustavo Salazar explicó que estas personas fueron puestas en libertad porque no tienen vínculos con el narcotráfico ni con la guerrilla. Según el litigante, la aeronave fue contratada para transportar un contrabando de pilas y relojes valorado en 80 millones de pesos.

Sólo continuó detenido en la cárcel de Bella Vista de Medellín Carlos Enrique Mejía Vega, sindicado de cohecho, como quiera que fue el encargado de hacer la oferta de dinero a los dos oficiales que coordinaron la retención de la aeronave.

La decisión de poner en libertad a los demás retenidos fue tomada por Olga Grisales Rodríguez, fiscal regional delegada. La funcionaria no respondió ayer llamadas de los periodistas interesados en conocer su versión. Sin embargo, fuentes de su despacho dijeron que ella adujo ante la Procuraduría que la información policial sobre la identificación de Contento no le llegó oportunamente y que por eso no tenía como saber que una persona de esas condiciones se encontraba entre los retenidos.

Tenía orden de captura La información obtenida de organismos internacionales por la Policía Nacional revela que Contento, que el próximo 3 de octubre cumplirá 46 años, es requerido desde el 26 de enero de 1990 por la corte de Jacksonville, Florida, Estados Unidos. Esa corte libró la orden de captura número 9018-0226-0325 por los delitos de conspiración e importación de más de una tonelada de cocaína.

Sus antecedentes se remontan a la época en que trabajaba como piloto personal de Carlos Lehder Rivas, extraditado por Colombia a Estados Unidos en 1986 y condenado luego a prisión perpetua.

Contento también es buscado por las autoridades de Las Bahamas, donde estuvo transitoriamente preso desde el 14 de diciembre de 1990, después de haber sobrevivido al accidente de una avioneta en la que transportaba 1.804 kilos de cocaína. En el accidente murió uno de sus hermanos.

De acuerdo con las fichas de la Policía internacional, Contento escapó de la cárcel mediante el pago de medio millón de dólares en sobornos al personal de la guardia.

Los tenientes Héctor Alvarez Rojas Carlos Alberto González, condecorados ayer con la medalla al mérito policial, explicaron a este diario los pormenores de la operación.

Los oficiales recuerdan que ese 15 de septiembre recibieron una llamada de la Dirección Antinarcóticos sobre los movimientos clandestinos de la aeronave HK 3554, que al parecer iba cargada de cocaína.

Hacia las 8 de la noche el Superking 300 aterrizó en el José María Córdova y una vez les pedimos sus identificaciones nos ofrecieron 200 millones de pesos para dejar las cosas así y al ver que no accedimos se subieron a mil millones , dijo el teniente Rojas.

Le informamos las irregularidades a mi coronel Carlos Julio Hernández y él decidió ponerlos a órdenes de la Fiscalía , sostuvo el teniente González.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
23 de septiembre de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad