Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA BIGAMIA

Yo no tenía ninguna /juro por Dios que no /pero por andar buscando una /se me presentaron dos , dice el vallenato

Yo no tenía ninguna /juro por Dios que no /pero por andar buscando una /se me presentaron dos , dice el vallenato.

Dos mujeres de Alfredo Gutiérrez y no son pocos los colombianos que podrían entonarlo dentro de cinco meses, cuando entre en vigencia el nuevo Código Penal porque entonces la bigamia en Colombia será cosa del pasado.

Quizás el último bígamo que se penalice en el país sea el caleño Andrés Guzmán Cuevas, a quien hace 15 días un juez le dictó una pena de veinte meses de prisión, excarcelables, y a pagar 10 millones de pesos.

Guzmán se caso, en enero de 1996, en Arlington (Estados Unidos), con la uruguaya Yael Duthilleul y cuatro meses después contrajo otro matrimonio en Cali. Cuando Yael se enteró, lo demandó en Colombia a través de su apoderado, el abogado Diego López Jaramillo.

Como Guzmán apeló, lo más seguro es que ya no tendrá efecto la condena cuando la bigamia deje de ser delito , dice López Jaramillo. Sin embargo, tendrá que enfrentar la acusación de falsedad ideológica por haberse declarado soltero y sin impedimento legal para casarse , cuando contrajo matrimonio en Cali.

La apelación de Guzmán se basa en que él se casó en el país en mayo de 1996 y la inscripción de su matrimonio realizado en Washington solo se hizo hasta agosto de 1996 en Colombia.

En el país, la legislación de familia ha tenido cambios en los últimos treinta años, desde las épocas en que los colombianos tenían que renegar de su fe católica para contraer matrimonio civil, lo cual fue derogado con la Ley 20 de 1974, expedida por el presidente conservador Misael Pastrana Borrero, hasta ahora, cuando, curiosamente bajo el gobierno de su hijo, el presidente conservador Andrés Pastrana, la bigamia deja de ser un delito.

Un país sin bígamos?.

La bigamia en el Código Penal vigente se configura cuando una persona que tiene un matrimonio válido (civil o católico) contrae otro; o quien siendo libre contrae matrimonio con una persona casada. Este delito da lugar en la actualidad a una pena de prisión de uno a cuatro años.

Aunque muchos colombianos se han casado por lo católico en el país y después han contraído matrimonio civil en el exterior, no son bígamos porque no registran dichas uniones en Colombia, por lo que para el Estado esos matrimonios no existen.

Los colombianos no incurren usualmente en bigamia , dice el penalista Santiago Romero Sánchez. En mis 40 años de ejercicio profesional sólo tuve tres casos, que precluyeron. Y señala que con la bigamia sucede lo mismo que pasó con los duelos enfrentamiento a muerte entre dos personas que existieron como delito, pero cuando una contravención desaparece de la sociedad, deja de ser penalizada , dice Romero.

Una decisión polémica.

La noticia de la abolición de la bigamia como delito ha despertado inquietudes entre los abogados de familia, quienes afirman que va en contravía con la Constitución, que ordena al Estado amparar a la familia como institución básica de la sociedad.

Quedará la familia desamparada?.

Ahora los cazafortunas tendrán vía libre, la norma servía porque los colombianos tenían miedo de ir a la cárcel , se duele el abogado López Jaramillo. Igual piensa el abogado de familia Carlos Fradique-Méndez, quien dice que no es posible proteger a la familia, si se favorece la bigamia de hecho y la yuxtaposición de parejas. Quien forme una segunda familia, debe demostrar que atiende plenamente las obligaciones de su primera unión .

Por su parte, el abogado Roberto Suárez Franco señala que derogar la bigamia no es conveniente porque la consecuencia de la desorganización familiar es la desorganización social .

El abogado penalista Antonio José Cancino está de acuerdo en que la ley proteja los bienes de la familia mediante el Código Civil, pero la bigamia no debe estar en el Código Penal, porque, por ejemplo, no siendo la religión católica la única, por qué penalizar dicha conducta? .

Pero el hecho de que esta figura desaparezca del Código Penal no significa que un colombiano pueda casarse dos veces y quedar impune.

La abogada de familia Olga María Cuervo advierte que aunque no quede en el nuevo Código Penal, en el campo del derecho de familia Código Civil hay otro mecanismo. La prueba documental exigida para solicitar la declaratoria de la nulidad del segundo matrimonio es demostrar la existencia del primer vínculo con el correspondiente registro civil .

Por su parte, el abogado Helí Abel Torrado, experto en derecho civil y de familia afirma: No es explicable que la norma que consagraba la bigamia como delito haya sido derogada, cuando para disolver el vínculo, de cualquier clase de matrimonio, la Constitución de 1991 autorizó el divorcio. Y, quien se divorcia queda en libertad de contraer un nuevo matrimonio en el país.

Sin embargo, la desaparición de la bigamia no significa que las personas casadas legalmente puedan celebrar un nuevo matrimonio sin disolver el anterior, agrega el abogado Torrado. Esa conducta puede dar lugar a otros tipos de delitos, consagrados en el nuevo Código Penal, como son la supresión, alteración o suposición del estado civil o la falsedad de documento, que están destinados a sancionar a quienes teniendo un vínculo matrimonial vigente, contraigan uno nuevo.

Casos sonados.

En los años 60 fue famoso el caso del abogado y catedrático Luis Carlos Zárate, especialista en Derecho Internacional, quien en un mismo día contrajo matrimonio a las 8 de la mañana en una iglesia y, a las 11 a.m. le dio el sí frente al sacerdote a otra mujer. Zárate estuvo preso varios años por bigamia.

También se recuerda en las instancias judiciales una demanda que adelantó el entonces juez 8penal Alfonso Gómez Méndez, quien profirió fallo en una investigación contra un representante a la cámara que después de contraer matrimonio católico en 1958 en Colombia y obtener luego la separación eclesiástica de cuerpos, contrajo 16 años después, en 1974, matrimonio civil en Venezuela.

El abogado del inculpado, Antonio José Cancino, demostró que el segundo matrimonio era inexistente o ineficaz y por esta razón no había bigamia. Ese matrimonio, realizado en Venezuela, era un simulacro, es decir no había figura delictuosa .

En esa ocasión Gómez Méndez dijo: El matrimonio que se celebre ante el juez con asistencia de testigos no puede ser asimilado a unafarsai osimulacroi . Es, a nuestro juicio, un verdadero contrato matrimonial . Sin embargo, absolvió al acusado por considerar que hubo buena fe.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de febrero de 2001
Autor
Myriam Amparo Ramírez Redactora de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: