Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

GOLPE AL TRANQUILANDIA DE LAS FARC

Dieciséis años después de que el Ejército desmanteló Tranquilandia , el más grande complejo de producción de coca del cartel de Medellín; las Fuerzas Militares están asestando un nuevo golpe al corazón de la producción y tráfico de drogas en el país. Pero esta vez, según las autoridades, pertenece a las Farc. (VER MAPA: TRAFICO DE COCA Y ARMAS)

Dieciséis años después de que el Ejército desmanteló Tranquilandia , el más grande complejo de producción de coca del cartel de Medellín; las Fuerzas Militares están asestando un nuevo golpe al corazón de la producción y tráfico de drogas en el país. Pero esta vez, según las autoridades, pertenece a las Farc.

(VER MAPA: TRAFICO DE COCA Y ARMAS).

En el Tranquilandia de Pablo Escobar, Carlos Ledher y Rodríguez Gacha, se incautaron 12,5 toneladas de coca. Ahora en la zona limítrofe entre Guainía y Vichada, los militares han destruido 40 laboratorios que tenían capacidad para procesar, dependiendo de la cosecha, un promedio de dos toneladas de coca a la semana.

Aunque el epicentro de las operaciones es Barranco Minas (Guainía), un pueblo de no más de 1.000 habitantes en el casco urbano, el radio de acción cubre por lo menos 10 municipios del norte de Guainía y sur de Vichada (ver mapa).

De los aeropuertos de Barranco Minas (Guainía) y Buenos Aires (Vichada) parten un promedio de 80 vuelos mensuales, 47 diurnos y 33 nocturnos. Desde allí se envía la coca recogida en los centros de acopio de los municipios cercanos.

La información de inteligencia ha sido suministrada por los aviones plataforma Awac y Orión, adscritos a la Fuerza de Tarea Conjunta del Sur con base en Tres Esquinas (Putumayo). Los aviones registran día y noche con rayos infrarrojos toda la región.

Desde hace más de dos años, según habitantes de la zona, las Farc prohibieron terminantemente a los llamados chichipatos (intermediarios entre el cultivador y el mayorista que distribuye) venderle la coca a alguien distinto a la guerrilla.

Gato negro.

La operación, denominada Gato negro , comenzó hace tres semanas cuando 3.500 hombres de las Fuerzas Especiales del Ejército, la Fuerza de Despliegue Rápido, 1.000 hombres del Comando Específico, dos batallones de Infantería de Marina y el grupo Aéreo de Oriente desembarcaron en las selvas de Vichada tras la pista del Negro Acacio .

Comandante del frente 16 de las Farc, Acacio es el encargado de manejar la exportación de droga y la importación de armas para la subversión en esta región del país. Según las autoridades allí se genera el 80 por ciento de los ingresos del grupo guerrillero.

El nombre de Acacio saltó a los primeros planos cuando el Ministerio Público del Perú lo señaló, en septiembre del año pasado, como el hombre que negoció con Luis Frank Aybar Cancho la compra de 10 mil fusiles Kalashnikov con destino a la guerrilla de las Farc.

La operación además de desarticular el tráfico, tiene como propósito recuperar una amplia zona comprendida entre los departamentos de Vichada, Guainía y Guaviare que se constituye en un privilegiado corredor de movilidad de las Farc hacia la zona de distensión.

Los brasileros.

Durante la operación se han localizado 13 mil hectáreas de cultivo ilícitos, se han confiscado más de cien mil dólares, varias toneladas de precursores químicos, armas, inmovilizado avionetas, lanchas rápidas y 80 vehículos con matrículas venezolanas y brasileñas.

Además fueron hallados sofisticados equipos de comunicación satelital y de alta frecuencia que aseguraban el enlace permanente con el exterior. Los equipos estaban ubicados en 15 modernas construcciones que servían de refugio a por lo menos 1.000 guerrilleros.

El sitio era utilizado a su vez como centro de instrucción, hecho que se evidenció con el hallazgo de 50 fusiles de madera y otros elementos utilizados para entrenamientos a los insurgentes.

La operación también arroja como resultado la muerte de seis guerrilleros del frente 16 de las Farc que hacían parte de la escolta personal del Negro Acacio y la captura de 31 personas, entre las que se cuentan siete guerrilleros y 25 narcotraficantes, siete de ellos de nacionalidad brasileña al mando de Fernandinho Beira-Mari (ver nota anexa), con quien el bloque central de las Farc negociaba armas a cambio de coca.

A los capturados se les incautó comprobantes que demuestran la llegada a Colombia de uno de los embarques de armas adquiridos por las Farc a cambio de coca, cargamento compuesto por 560 fusiles, 2.252 armas cortas, municiones y explosivos.

Quién es Luis Da Costa, Fernandinho ?.

El narcotraficante más buscado de Brasil tiene apenas 29 años. Se llama Luis Fernando Da Costa, más conocido como Fernandinho Beira-Mar .

La vida de este mafioso fluminense realmente es desconocida. La prensa brasileña maneja datos fragmentarios de su vida privada.

Sin embargo, con el cerco que han montado las autoridades colombianas en el sur del país a sus testaferros, han empezado a salir a la luz pública pasajes inéditos de su vida turbulenta.

En efecto, el 18 de febrero pasado, en una de las mayores ofensivas militares contra el narcotráfico, la operación Gato negro , fueron capturadas 22 personas en Barranco Minas (Guainía) entre las que estaba Jackeline Alcántara de Morais, esposa de Fernandinho ,.

Los detenidos, según fuentes militares, hacen parte del más importante cartel de las drogas de Brasil que negociaba armas por cocaína con las Farc.

A raíz de la operación, las autoridades colombianas dicen estar cerca del capo brasileño del que se presumía muerto luego que aviones de caza colombianos derribaran, el pasado 7 de enero, una avioneta en la que presumiblemente viajaba en compañía del jefe del frente 16 de las Farc, Negro Acacio .

Según las autoridades paraguayas vive rodeado de decenas de hombres fuertemente armados en su hacienda Doña Luzia, ubicada en las afueras de Asunción.

Los organismos de seguridad de Brasil afirman que Fernandinho tiene a su disposición diez celulares satelitales desde los cuales controla sus negocios y la seguridad personal.

Siempre que estamos tras su pista- dice un oficial de la policía brasileña , es alertado y escapa .

Un hombre cercano a Fernandinho dijo en entrevista al diario O Día que la vida de este traficante conocido como el Pablo Escobar de Brasil no es como la del resto de los mafiosos: no fuma ni bebe, aunque su delirio son las mujeres.

Los que lo conocen de cerca aseguran que no comete errores que lo puedan llevar a caer. Ninguna de sus enamoradas, por ejemplo, duerme en Doña Luzia.

Dicen que con su ejército de guardaespaldas se levanta muy temprano a trotar. El resto del día se la pasa pegado a sus celulares haciendo negocios.

Después de almorzar, recibe a sus clientes, y una que otra vez se aparecen por su finca policías brasileños y paraguayos que saben el camino para obtener algún dinero extorsionando o traficando.

Su poder económico le ha permitido infiltrar a los organismos de seguridad. Tiene suficiente dinero - dijo el entrevistado a O Día- como para pagar a policías y políticos. Varias veces ha sido dejado en libertad tras pagar fuertes sumas de dinero .

Ha estado vinculado al cartel de Medellín, y se dice que fue quien mandó a matar a su ex novia Joelma.

Fernandinho Beira-Mar , pues, lleva vida de millonario. Las autoridades colombianas y brasileñas, sin embargo, creen que la vida de O Rey que lleva Beira-Mar se está acercando a su final.

Aumentan cultivos de coca.

El número de hectáreas de cultivos de coca en Colombia aumentó de 112.500 en 1999 a 122.500 en el 2000, según el informe anual de la Policía.

A pesar de los esfuerzos de fumigación que permitieron erradicar entre enero y diciembre del 2000, 56.795 hectáreas de cultivos de coca (materia prima para la cocaína) y 9.253 de amapola (base para la heroína), los sembrados se desplazan a otros sitios.

Con las operaciones antinarcóticos las autoridades evitaron la producción de 426,9 toneladas de cocaína y 9,8 toneladas de heroína que permitirían ingresos de por lo menos 8.430 millones de dólares a los narcotraficantes, dicen las autoridades en su informe anual.

No obstante, y en el marco del Plan Colombia, el Gobierno ha multiplicado la fumigación. Entre el 19 de diciembre pasado y los primeros días de febrero, como informó EL TIEMPO, fueron erradicadas 29.500 hectáreas de cocaína en Putumayo y Caquetá, donde se localiza el 50% de los cultivos ilícitos existentes en el país.

De otra parte, la Policía informó que en lo corrido de 2000 decomisó 45.761 kilos de cocaína, base y bazuco (cocaína de menor calidad), 570 kilos de opio, morfina y heroína, 44.609 kilos de marihuana prensada y 7.381 toneladas de insumos sólidos y líquidos.

Igualmente destruyó 55 laboratorios para la producción de cocaína, 292 de base de coca, 10 de heroína, así como 66 pistas ilegales utilizadas para el transporte de la droga.

La Policía señaló que también fueron inmovilizadas o incautadas 380 armas, 61 aeronaves, 645 vehículos y 446 embarcaciones.

Finamente, fueron detenidos 8.447 narcotraficantes colombianos y 63 extranjeros, superando ampliamente la meta prevista por la Policía, que se preveía llegaría a 2.000 captura.

Fotos.

1.

Uno de los laboratorios destruidos en la operación Gato Negro en Vichada y Guinía.

2.

La Gallera donde apostaba el brasilero Fernandiño en las selvas del vichada.

3.

El laboratorio que visitó Peter Pace, jefe del comandante sur de E.U.

4.

La central de comunicaciones para coordinar el tráfico de armas por coca.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
1 de marzo de 2001
Autor
Claudia Rocío Vásquez R. Enviada Especial EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�