Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO ENSEÑAR DERECHOS HUMANOS

Manolo disfruta mucho su visita al Museo de Los Niños, sobre todo cuando entra a la Sala de los Derechos. Allí observa con mucha atención las tres pantallas y no se pierde un solo movimiento de los actores .

Y es que para él es muy chévere ver cómo el balón que patea uno de los niños de la película pasa a las otras pantallas. Además, se emociona con el juego de luces y de sonidos musicales.

Aunque el video dura seis minutos, en ese tiempo Manolo no solo goza con los efectos, también, sin darse cuenta, conoce en qué consiste eso de los derechos humanos.

Con el video de Libertad e Igualdad cerca de 100 mil pequeños de Costa Rica han aprendido que los niños son diferentes, pero iguales. Han conocido y entendido la tolerancia y la existencia de la multiplicidad de razas y de culturas , afirma el costarricense Gonzalo Elizondo, licenciado en derecho, filosofía y filología y especialista en educación en derechos humanos.

El estuvo en Colombia hace unos días para participar en la Cátedra Unesco en Derechos Humanos: Comunicación, Cultura Política y Democracia, que se realizó en el Instituto para el Desarrollo de la Democracia Luis Carlos Galán.

Allí explicó cómo es posible educar en derechos humanos sin necesidad de echar carreta en las aulas y sin que ese tipo de enseñanza se restrinja al escenario escolar.

Es que la educación en derechos humanos es para todo el mundo, no solo para los que van al colegio o a la universidad. Además, debe involucrar a los medios de comunicación , dice Elizondo.

Precisamente esta unión entre educación y medios de comunicación es la que el Centro de Recursos Educativos de Costa Rica, en convenio con Amnistía Internacional, ha puesto en práctica desde hace cuatro años.

La Sala de los Derechos del Museo de los Niños de ese país es uno de los instrumentos creados bajo esta óptica, y según Elizondo ha dado muy buenos resultados. Además, porque después de ver el video los niños tienen la posibilidad de reforzar lo visto con los juegos e historietas que aparecen en el folleto que les entregan al salir de la sala.

Juguemos a los derechos Además de la sala, que lleva dos años funcionando gracias a la Unesco, Unicef y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Centro de Recursos Educativos de Costa Rica ha elaborado un videojuego para niños entre 8 y 12 años. Este consiste en que los pequeños contesten acertadamente una pregunta relacionada con los derechos humanos y después armen un rompecabezas en un tiempo límite.

Así, por ejemplo, les pueden preguntar: en Senegal las mujeres no votan cuál es la razón? 1. Su lugar es en la casa.

2. No falta que voten porque piensan igual que sus compañeros.

3. Las leyes de este país deben cambiar porque las mujeres tienen derecho a votar.

Si el niño escoge la respuesta correcta, en la pantalla del computador aparecen piezas desordenadas de una figura relacionada con los derechos humanos, puede ser la balanza de la justicia o incluso la paloma de la paz.

La idea es divertir a los niños y no aburrirlos con convenios y declaraciones de derechos humanos... Que no memoricen papeles sino que pongan en práctica los principios de convivencia , dice Elizondo.

Rosa María Alfaro, coordinadora de la División de Democracia y Educación de la Asociación Calandria en Perú, comparte esta opinión, pero sostiene que la misión de los medios de comunicación debe ir más allá. Deben educar a niños y adultos a través de cada nota que escriben o transmiten por radio o televisión.

Así lo dijo durante su intervención en la Cátedra Unesco. En ella mencionó la importancia de que los periodistas registren los casos de violación de derechos humanos acompañados de información referente a la forma como se resuelven, para que de esta manera el público conozca los mecanismos a los cuales puede recurrir en caso de que le suceda lo mismo.

De igual forma, considera necesario que los comunicadores no se limiten a tocar este tipo de temas solo cuando se trata de violaciones a los derechos humanos, sino que los traten en casos cotidianos.

Finalmente les recomienda crear un clima de sensibilidad frente a los desvalidos y de alegría frente a los casos relacionados con derechos humanos que se resuelven positivamente , dice.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
25 de noviembre de 1996
Autor
ANGELA CONSTANZA JEREZ

Publicidad

Paute aqu�