Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ABRAZO DEL PATO INFORMÁTICO

Aun peor que los efectos del famoso virus del abrazo del pato (que todavía tiene postrado en cama a más de un colombiano) fue la desinformación que la gente tenía sobre la enfermedad.

Para muchos, el del abrazo no era un pato sino un oso y se curaba con agua de panela; para otros era un cocodrilo y no había descongestionante que lo hiciera aflojar. Incluso, muchos dijeron que no era un abrazo sino un beso y culparon del contagio a su mujer.

Con los virus de computador la situación es bastante similar: todo el mundo habla de ellos y cada uno tiene su teoría al respecto. Lo que para muchos son verdades contundentes, para otros no pasan de ser simples habladurías; si un experto dice que los virus son blancos, de inmediato otro dirá que son negros.

Para evitar la confusión que genera el hecho de creerles a unos y a otros, muchos han optado por desentenderse de la situación y olvidarse de los virus. Grave error.

Más inteligente sería adquirir la mayor cantidad de información disponible sobre el tema y, basado en ella, tomar todas las precauciones posibles. Todo es cuestión de conocer el enemigo.

Al fin qué son? Al reunir las diferentes opiniones de los expertos, los virus se pueden definir como programas parásitos escritos intencionalmente para entrar al computador sin el permiso o conocimiento de los usuarios y trastornar el funcionamiento normal del equipo. Se consideran parásitos debido a que se pegan a otros archivos o a los sectores de arranque de los discos.

Para que un programa sea considerado como virus debe cumplir con dos criterios: ser autoejecutable y autorreplicable, es decir, que sea capaz de reproducirse por sí mismo.

Existe una concepción errónea según la cual todos los virus destruyen la información y los programas que hay en el sistema.

A pesar de que esto es cierto en algunos casos, no se aplica para la totalidad los virus existentes. Hay casos en que los virus no afectan directamente los archivos presentes en el sistema, sino que causan problemas menores (despliegan mensajes molestos o generan imágenes extrañas en la pantalla).

El principal inconveniente de estos es que pueden ocupar espacio importante en la memoria y ocasionar una sobrecarga que haga caer el sistema.

Existe un término asociado a los virus, el Caballo de Troya, que parece una alusión informática a los guerreros ocultos en la obra de Homero, pues se trata de líneas de código escondidas en los programas de manera premeditada.

Existen diferentes definiciones, pero la más aceptada y la que lo diferencia de los virus es la que los considera como programas malignos que no se replican (no se reproducen).

Variedad peligrosa Una clasificación general de los virus de computador los divide en los que infectan los programas y los que se cuelan en el sector de arranque de los discos.

Los primeros (de programas) afectan los archivos que el sistema debe cargar para ejecutar alguna función. Estos pueden ser de acción directa (se activan cada vez que se ejecuta el programa) o residentes (se alojan en la memoria la primera vez que se ejecuta la aplicación durante una sesión). La pérdida o daño de los archivos afectados por estos virus puede volver virtualmente inoperable un programa.

Por su parte, los virus del sector de arranque afectan la información del sistema durante el proceso de inicio (encendido del equipo), aun antes de que el computador pueda cargar cualquier programa antivirus. En esencia, el virus se esconde en el sector de arranque (o carga) del disco duro o de los disquetes.

A pesar de que este tipo de virus representa el 6 por ciento de los que se conocen en la actualidad, se consideran como la principal causa de infección y daño entre los usuarios.

El mecanismo de reproducción más conocido es la utilización de disquetes infectados durante el inicio del computador. Esto sucede con frecuencia cuando el usuario olvida retirar el dispositivo de la unidad al apagar el computador y lo vuelve a encender sin darse cuenta.

Existen otros tipos de virus que afectan tanto el sector de arranque como los programas, pero estos son menos frecuentes. Los virus sistémicos, por su parte, utilizan un gran cantidad de espacio en los discos debido a que infectan tanto los archivos como los directorios.

Los virus polimórficos utilizan varios métodos para afectar los sistemas operativos, mientras que otros virus, los sigilosos , tienen una habilidad especial para esconderse entre los programas.

En fin, virus de computador hay tantos como interpretaciones del abrazo del pato. En tal caso, los mejor es prevenir y no hacer caso de lo que sí se pueden llamar habladurías (ver cuadro de mitos acerca de los virus).

Sintomatología del PC Los siguientes son algunos de los síntomas que los usuarios de computadores reportan con mayor frecuencia cuando hay infección con virus: De repente, los programas se demoran más para cargar.

El tamaño de los programas cambia con frecuencia.

El disco duro se cuelga por falta de espacio.

Cuando se ejecuta la opción de revisar discos no muestra su capacidad total completa.

La luz de la unidad de disco centellea cuando no está ejecutando ninguna función.

No se puede acceder al disco duro cuando carga el sistema desde la unidad A.

En el sistema aparecen archivos sin saber de dónde vienen.

Los archivos tienen nombres extraños que no se reconocen.

Parece como si las letras se cayeran al fondo de la pantalla.

El computador no reconoce las especificaciones iniciales del sistema (CMOS setup).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de noviembre de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: