Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CORRALEJAS: MUERTE EN LA ARENA

En una angosta calle del barrio Santander, en la periferia de Planeta Rica, hay luto y llanto. Los lugareños, en las puertas de sus viviendas, comentan la última desgracia: A Félix Enrique, el hijo de Rosena Eudosia Bustamante, lo mató un toro el primer día de las fiestas en la corraleja de La Candelaria.

En la puerta de entrada de una casa de paredes de bahareque, techo de paja y desigual piso de tierra, hay un cartel fúnebre, donde aparece el nombre de la víctima escrito con lápiz y se señala la hora de las exequias.

En una alcoba pequeña, alrededor del modesto altar con un cuadro de la Virgen de La Candelaria, patrona de Planeta Rica, dos pequeñas velas encendidas y escasas flores silvestres, se encuentra una robusta mujer, de 70 años, madre de la víctima, acompañada por sus otros ocho hijos y alguno que otro vecino.

Es la hora del almuerzo, pero en la rústica hornilla de leña no hay nada, solo cenizas frías, mientras que en el pequeño patio seis niños desnudos comen unos plátanos, solo plátanos que llevó una vecina.

Mi hijo trabajaba carpintería en la ebanistería de Carlos Pérez , dice doña Rosena Eudosia. El 18 de mayo iba a cumplir 25 años, no era torero. Cuando había corralejas se iba a ayudar a su hermano mayor, Sergio Rafael, que es enlazador de toros. El era un buen hijo, estaba soltero, me ayudaba mucho. Don Carlos Pérez, dueño de la ebanistería, consiguió la caja mortuoria que se la regaló el alcalde Carlos Angulo y su papá, Santiago Padilla, pagó la bóveda, para que no fuera enterrado en la tierra .

No, ninguno de los de la junta, ni el dueño de los toros, ni ninguno de los ricos que hacen la fiesta y se divierten viendo a los muchachos del pueblo exponer su vida frente a toros rejugados han estado por aquí, ni nos han mandado una limosnita. El café y el azúcar para el tinto del velorio se recogió entre los vecinos .

A Félix lo cogió un toro que le dicen el Siete cajas , porque ya mató a siete personas entre manteros profesionales, banderilleros, aficionados y espontáneos. Incluso, hay gente que ya no le dice Siete cajas , sino Nueve cajas . Esto porque se supo que un muchacho del barrio Palma Soriano, que también fue cogido ese mismo día murió, no se sabe dónde. Esta versión no la confirmó el puesto de policía.

El Nueve cajas es un toro grande, fuerte, de color barcino que, según el veterano mantero Ubadel Acosta, se conoce todas las corralejas de Córdoba y Sucre.

Con el retorno de las corralejas vuelven las lágrimas, la tristeza para las gentes del pueblo que en alguna ocasión han llevado luto a causa de las cornadas. Lista negra Que se recuerde, los muertos más recientes en corralejas han sido Jesús El Indio Salguero, mantero oriundo de Montería, fue corneado durante las festividades de Sincé (Sucre); Francisco Reyes, también mantero de Sahagún, muerto en la región de Río Verde Vijao; Andrés Chimá Humanes, de Arache, muerto por un toro en las corralejas de Chinú. Todos ellos padres de familia y cuyos hogares han quedado desamparados.

Planeta Rica no hacía corralejas desde 1988, cuando fueron suspendidas debido al deterioro del orden público en aquella región. La tranquilidad ha regresado permitiendo a los ganaderos y agricultores regresar a sus fincas.

Cuando se habla de corralejas las gentes polemizan si deben o no autorizarse. Muchos afirman que hay que acabar con estas bárbaras costumbres, pero apenas escuchan el sonar de las trompetas y bombardinos en la plaza corren a llenar los palcos.

Las corralejas, que en una época fueron el escenario para que los ganaderos dieran rienda suelta a su vanidad como criadores de toros criollos bravos, se han convertido, con el correr de los años, en un negocio.

Por ejemplo, la corraleja de Planeta Rica fue rematada por 50 millones. Los llenos han sido totales durante los seis días programados. Las entradas son a 3.500 pesos por persona y el aforo de los palcos es de 8 mil personas aproximadamente. Es decir que en los seis días se recaudan aproximadamente 118 millones de pesos.

A los ganaderos se les paga por cada día de toros hasta seis millones de pesos por el alquiler de 35 ó 40 toros, que después de un pequeño descanso van a presentarse en otras plazas.

Ni la junta de las fiestas, ni los dueños de toros tienen que ver con lo que le pueda suceder a manteros, banderilleros y picadores, y menos con el grueso del público que invade la parte interna, y que exponen su vida.

Con los manteros profesionales, garrocheros y enlazadores de toros, la junta hace un contrato especial. Un mantero gana un promedio de treinta mil pesos por cada día.

Después de los toros en Planeta Rica, las corralejas siguen a otras plazas. La temporada taurina en corralejas solo finaliza en abril en la población loriquera de Cotorra, famosa por sus tardes de toros.

En todos los hogares humildes de Planeta Rica y sus contornos, las madres, las esposas y los hijos piden a la Virgen de la Candelaria para que sus hijos, esposos y padres no vayan a meterse a la corraleja ya que por todo el pueblo corre la noticia de que el Nueve Cajas regresa hoy en busca de más vidas. Toros con historia La historia de las corralejas en Córdoba y Sucre registra varios casos de muertes. José Madera Maderita , toda una leyenda del capote, la muleta y las banderillas, recuerda la tristemente célebre historia de los toros Tapa e Tuza, El Chivo Mono, El Barraquete y La Escoba. Los cuatro sumaron 53 muertos, así: 27, 16, 6 y 4, respectivamente.

Al Tapa e Tuza lo mataron en la finca de Rafael Páez cuando destruía una cosecha de maíz. Otros toros con renombre fueron El Llorón, de Santos Cogollo y El Barcino de Marco España.

Ultimamente han hecho historia El Masamorro, El Perro, El Policía, El Aviléz, Sarampión, Perrazo y el Siete Cajas, el más temible de todos. De antaño, Chivo Mono, con más de 30 muertos en sus cuernos; El Barraquete, El Murciélago, El Cocao, El Arrancatete, Jabonero y Fidel Castro.

La nueva camada de manteros, que recorren todas las corralejas, todos ellos con muchas cornadas recibidas son Otoniel Ochoa, Rodrigo Ortega y Ubadel Acosta, de Cereté; Nicanor Pérez y Felipe Martínez, de Planeta Rica; Julio Hernández, de Montería; Alvaro Yaspe, de San Jacinto; Carlos Acosta, de Sincé; Luis Quintero, de Magangué; Ezequiel López, de Sahagún; y Benilda Guerrero, de Montería. Este año en Córdoba se han revivido las corralejas de Ciénaga de Oro, Planeta Rica, Mocarí, Purísima y Cotorra.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
1 de marzo de 1993
Autor
TOÑO SANCHEZ

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: