Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÁRCEL DE POR VIDA A MENOR

Un menor de 14 años responsable de haber asesinado a una niña de 6 años, al imitar a los luchadores profesionales que veía en la televisión, fue condenado ayer a cadena perpetua, sin fianza por un juez del condado de Broward en la Florida.

Un menor de 14 años responsable de haber asesinado a una niña de 6 años, al imitar a los luchadores profesionales que veía en la televisión, fue condenado ayer a cadena perpetua, sin fianza por un juez del condado de Broward en la Florida.

Las pruebas de la culpabilidad de Lionel Tate son claras, evidentes e indiscutibles. Y esas pruebas respaldan el veredicto del jurado que el pasado 25 de enero lo acusó de asesinato en primer grado por el homicidio de Tiffany Eunick , dijo el juez Joel Lazarus al dictar la sentencia. El juez describió la muerte de la niña como fría, despiadada e indescriptiblemente cruel .

La condena contra Tate se produjo después de que su abogado rechazó una oferta de la fiscalía que le proponía declararse culpable a cambio de 3 años de cárcel, 1 año de arresto domiciliario y 10 años bajo fianza.

Además ocurre cuatro días después de que Andrew Williams, un menor de 15 disparó indiscriminadamente contra sus compañeros matando a dos e hiriendo a otras 15 personas en una escuela cerca de San Diego, quien también será juzgado como adulto en el estado de California. Y en medio del debate suscitado por la aplicación real de las políticas de tolerancia nula , promovida por los educadores, que permite la suspensión, expulsión e incluso encarcelamiento de estudiantes por ofensas tan triviales como ofrecer una aspirina a un amigo o tan graves como portar una arma de fuego en la escuela.

Prueba decisiva.

El caso de Tate se remonta a dos años atrás cuando la pequeña Tiffany fue dejada al cuidado de la madre de Lionel, Kathleen Grossett Tate, una agente de la Policía de Caminos de Florida. Después de servirles la cena a los niños Katlheen se retiró a descansar a su habitación y dejó a los dos menores viendo televisión. Entrada la noche, Lionel corrió a la habitación de su madre y le dijo que Tiffany no respiraba. La mujer llamó a la ambulancia pero al llegar al hospital la niña ya había muerto.

La autopsia practicada al cuerpo de la menor determinó que ésta había sufrido una fractura de cráneo, lesiones en el hígado, una costilla rota, hemorragias internas y numerosos cortes y contusiones.

Días después, Lionel que en ese momento tenía 12 años y pesaba 80 kilos, confesó en una entrevista con un sicólogo que había arrojado accidentalmente a la niña de 6 años y 40 libras de peso, contra la baranda de una escalera y una pared cuando trataba de hacerla caer sobre un sofá, tal y como lo hacían los luchadores que había visto en la televisión.

La sentencia de Tate ha suscitado un fuerte debate en la Florida, cuya legislación permite juzgar desde 1981 a los menores como adultos. Según estudios del Journal Crime and Delincuency los jóvenes encarcelados en prisiones de adultos tienen un 33 por ciento más de probabilidades de continuar cometiendo crímenes en el futuro que aquellos que son recluidos en centros juveniles.

Jim Lewis, abogado de Tate, dijo que pedirá al gobernador Jeb Bush que conmute la pena de Tate. El fiscal Ken Padowitz exhortó a Lazarus a sostener la condena por asesinato en primer grado, que un jurado decidió el 25 de enero tras un juicio de dos semanas, pero dijo al mismo tiempo que apoyaría el pedido de conmutación.

Padowitz no dijo qué sentencia debería a su juicio imponerse a Tate. Antes del juicio, Tate rechazó un reconocimiento de culpabilidad que le ofrecía tres años de cárcel, un año de arresto domiciliario y 10 años de libertad bajo fianza. Tanto él como su madre Kathleen Grossett-Tate y el abogado Lewis rechazaron esa oferta.

Aquí se rehabilita.

En Colombia, por más atroz que haya sido el crimen cometido por un menor de edad, jamás podrá ir a una cárcel. Así lo establece el Código del Menor, que el pasado primero de marzo cumplió 11 años de haber entrado en vigencia en el país.

El decreto 2737 del 27 de noviembre de 1989 que le dio vida, fue sancionado por el presidente Virgilio Barco Vargas. Su objetivo: sacar a los menores infractores de los anexos a las cárceles ordinarias.

Este código- señala el juez cuarto de menores, José Fernández Osorio- no habla de penas en Colombia ni de condenas, sino de medidas de rehabilitación .

El niño que haya participado en un crimen va a parar a instituciones reeducativas. Una vez ha sido capturado y puesto a disposición del juez, se decreta la etapa de observación por 60 días, prorrogable a 90. Una vez concluya ésta, se dicta la medida tutelar.

Esta medida consiste en ubicarlo en centros de rehabilitación a cargo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf). Y dependiendo del grado de riesgo que pueda correr, el menor es ubicado en un centro cerrado, medio cerrado o abierto.

En dichos centros sólo podrá permanecer hasta 3 años. Y un equipo interdisciplinario integrado por neurólogos, psiquíatras, médicos generales, odontólogos y profesores en todas las áreas y oficios se encargan de su rehabilitación.

Para entender la dimensión del problema en Colombia, en sólo Bogotá los siete juzgados de menores existentes atienden entre 80 y 100 casos diarios de menores infractores.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de marzo de 2001
Autor
AFP-Efe

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad