Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SANTA FE ENTERRÓ AL QUINDÍO Y SIGUIÓ EN RACHA

Santa Fe trabajó dentro de las posibilidades que le otorgó el Quindío para cristalizar una victoria importante 2-0 en condición de visitante. El primer tiempo fue de aquellos que no dejan huella, porque no hubo espectáculo ni decisión de los contrincantes. El Quindío, naufragando de nuevo en su manifiesta incapacidad, con un esquema de poca penetración en el ataque, e inexplicablemente con solo un hombre en punta, fue fácilmente desarmado por la defensa visitante, que cometió muy pocos errores.

Santa Fe era el equipo jugándolo todo al control de las acciones. Pensaba más en el orden defensivo que en los caminos para pasar al campo adversario. Además, posaba con una parsimonia desesperante, esperando a toda hora la propuesta del Quindío. Alejandro Zea, muy atrás, y James Padilla, demasiado estático sin ir y venir, como lo demandaba la real necesidad del partido.

Por los predios locales, Bernardo Redín, en pésimo momento, y Carlos Rendón, solo a la espera del tiro libre, cumplían una cuota muy pobre para buscar el dominio en un juego que imponía ese tipo de obligaciones.

Quindío fue une conjunto excesivamente plano, totalmente repetido y sin el asomo de la sorpresa. Un poco de alegría y riesgo por parte del joven Elkin Murillo, pero nada más.

El 0-0 del primer episodio sirvió de calificación para el fútbol visto, aunque el bono mayor era para el visitante.

Hubo reprimenda en el vestuario rojo, insistiendo en que había que mejorar la actitud.

Por los lados del Quindío, el intento con Héctor Hurtado desde el primer minuto para buscar acompañamiento en ofensiva no pasó de ser eso, un intento. Mientras, en el rival surgió la dinámica y la correcta lectura del juego para presionar mejor y tirar la pelota a la espalda de los zagueros, lo que, otra vez, fue una virtud. Entonces hubo llegada, y el gol empezó a cocinarse.

El técnico Pablo Centrone cambió a Zea y a Padilla por Roberto Vidales y Gustavo Díaz, y tuvo la suerte de encontrar el gol de inmediato: rompimiento de Jorge Salcedo por derecha y remate cruzado para superar al arquero; apareció Díaz y terminó de meterla con golpe de cabeza en jugada discutida por presunto fuera de juego, que no existió.

El árbitro Wilson Ramírez convalidó la acción y sobrevino la desesperación mayor en las líneas cafeteras . Los cambios que no fueron productivos y los nuevos intentos fallidos.

Santa Fe, más dueño de la acción, se montó en el partido y generó con Francisco Wittingham, Salcedo y Vidales la jugada del minuto 36 en la que resolvió Díaz nuevamente con solvencia frente al golero John Hernández: 2-0.

Mucho más cerca de otro o más goles estuvo el Santa Fe que el Quindío, asediado por el peso de la derrota y perdido debido a la incapacidad para entregar bien la pelota y hallar una respuesta en los hombres de arriba.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
10 de febrero de 1997
Autor
JAMES PADILLA MOTOA Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad