Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EN ZARZAL ASESINAN A LA JUVENTUD

En Zarzal están matando a la juventud; lo más grave, es que los zarzaleños saben quienes son los criminales, les conocen sus alias, pero no denuncian , dijo el obispo de la Diócesis de Cartago, monseñor Luis Madrid Merlano.

La denuncia la hizo el prelado tras dos visitas pastorales que realizó en los dos últimos fines de semana a ese municipio del norte del Valle y durante los cuales fueron asesinados ocho jóvenes.

Esa situación fue calificada como brutal y bárbara por monseñor Madrid, quien agregó que la violencia semeja una cadena. Lo más grave aun es que se oye decir a la comunidad que los primeros cuatro muchachos ya habían matado a otros y que los últimos muertos eran los responsables de la muerte de sus antecesores .

Y como si fuera poco, agregó, los criminales han amenazado con más muertes violentas, pues se trata de las secuelas dejadas por las escuelas de sicarios que operaron en este y otros municipios del norte del Valle.

A los asesinatos se suma la inconsciencia y la inmutabilidad, el silencio de las gentes , dijo el obispo de la Diócesis de Cartago.

Monseñor no responsabilizó a las autoridades de ese fenómeno, pues dijo que en diálogos sostenidos con la Alcaldía, el Concejo y las autoridades militares había apreciado en ellos su constante preocupación por los hechos, pero consideró que eso no ha sido traducido en acciones concretas para frenar el fenómeno.

Citó ejemplos de otras regiones del país en donde la violencia es la constante, pero en donde las gentes se han movilizado en su contra. En regiones como Urabá, los índices de homicidios son más altos, pero allí por lo menos los alcaldes hablan de paz, se crean comisiones y comités con ese propósito, se organizan foros y conciertos, llegan comisiones de Paz Cristi Internacional, la Iglesia hace su aporte e incluso el gobernador de Antioquia participa en los consejos de seguridad.

Pero en Zarzal, contrariamente, nadie habla del tema y están matando a los jóvenes ante la mirada impávida de todos , dijo el prelado.

Agregó que la situación es tan preocupante que los amigos de los jóvenes asesinados llevan serenatas al cementerio y de paso destruyen la puerta con los propios vehículos pese a que el camposanto colinda con una unidad militar adscrita al batallón Vencedores de Cartago.

Hablar con los habitantes de Zarzal sobre los orígenes de la violencia, resulta escalofriante, pues todos conocen a los responsables de esos homicidios incluidos jefes y subalternos, no por sus nombres pero sí por sus alias .

Alguien tiene que comenzar a recuperar esa conciencia perdida del respeto a la vida , dijo. En ese sentido, hizo un llamado a las personas de la tercera edad, organizadas en un grupo que es respetado entre la comunidad.

Ustedes que están más allá del bien y del mal, y que nadie los va agredir por su noble condición de abuelos; ustedes que no son esos jóvenes que no pueden hablar porque los matan; ustedes salgan y vayan a todos los entierros de los jóvenes de ese municipio y lleven pancartas en donde se lea no más , puntualizó monseñor Madrid.

Un llamado similar lo extendió a los estudiantes de la universidad del Valle, con sede en Zarzal.

La violencia que se vive en Zarzal no aguanta más silencio, se necesita un movimiento ciudadano que proteste, pero sin generar más violencia, alguien que diga no más conformidad , reiteró el Obispo de la Diócesis de Cartago.

Según el representante de la Iglesia, la situación se extiende a municipios vecinos como Argelia, El Aguila y Ansermanuevo en donde dijo se sabe de presencia de organizaciones criminales.

La afirmación la hizo el referirse al asesinato reciente del padre de un sacerdote perteneciente a las Diócesis en el corregimiento La María, zona rural de El Aguila en donde tenía una parcela.

Son grupos macabros a los que solo pueden ingresar aquellas personas que ya tienen uno o varios asesinatos a sus espaldas, esa es la carta de admisión, dijo Madrid.

La Policía confirma parte de las denuncias de monseñor Luis Madrid Merlano. El capitán Oscar Caro Forero, comandante de la estación de Policía de Zarzal, dijo que en efecto la mayor parte de los 19 homicidios registrados en lo corrido de este año, corresponde a jóvenes entre los 18 y 25 años.

Agregó que en todos los casos son muertes con armas de fuego. El mes más violento fue abril, con siete muertes; le sigue enero con cuatro; marzo, con tres y en febrero se registraron dos casos. En lo corrido de mayo se cuentan tres homicidios.

Agregó que las muertes están relacionadas con enfrentamientos entre bandas de sicarios quienes laboraban con el narcotráfico y se acostumbraron a una vida ostentosa. Los crímenes se realizan para saldar cuentas hasta por medio millón de pesos.

Ante esa alarmante situación la Policía dijo el capitán Caro se está convocando a un consejo de seguridad local para tomar las medidas del caso.

Por su parte, el comandante del batallón Vencedores, con sede en Cartago, coronel Jairo Gustavo Rodríguez, dijo que la base militar de Tesorito, instalada en Zarzal, es de adiestramiento por lo cual no tiene funciones de patrullaje.

No obstante, a raíz de la situación de violencia, el coronel Rodríguez dijo que se ordenó a los soldados patrullar en el casco urbano y realizar retenes de desarme. El oficial también atribuye el fenómeno de Zarzal a la presencia de bandas de Roldanillo, la Unión, y El Dovio.

En lo corrido del año se han realizado dos consejos de seguridad, las medidas se aplican de inmediato, pero desafortunadamente se baja la guardia y el problema continúa, dijo el comandante del Vencedores.

Los últimos casos que conmovieron a Zarzal tienen ver con la desaparición de una profesora y la muerte de dos hombres, que habían sido desaparecidos 15 días antes, según dijo el personero Carlos Arturo Rendón.

El primer caso está relacionado con la docente Yolanda Gordillo, quien desapareció el pasado 21 de octubre. Hasta la fecha sus familiares desconocen móviles y autores del hecho. La maestra está vinculada a la escuela Rogaciano Perea del sector urbano de Zarzal.

Por otra parte, el 28 de enero de este año aparecieron en el río Cauca en Marsella (Risaralda) los cuerpos sin vida de José Julián y Alexander Casallas, quienes habían desaparecido 15 días antes de sus hogares.

Sus cadáveres fueron sepultados en el cementerio local.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de mayo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: