Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

EL SANTUARIO DEL DIVINO ECCEHOMO EN RICAURTE

Cuenta la historia que en el siglo XVIII Rafael Urriago, comerciante de profesión, se encontraba en Itsmina, Chocó, cuando vio a la orilla del río una tabla que le causó admiración ya que en ella se percibía una sombra, que se parecía a un santo. La llevó a su casa en Yeguerizo, hoy Ricaurte, y se la obsequió a su tía Manuela como recuerdo de sus viajes por el Chocó.

Por: NULLVALUE

Nadie comprendía la imagen. La adorada tabla fue guardada con devoción por quienes la heredaban. La imagen se hacía cada vez más visible y la gente empezó a visitar el santo que había aparecido.

En una oportunidad la tabla se cayó y se rompió en tres pedazos. La dueña los unió con una costura y soldó de forma maravillosa quedando intacta la belleza de la imagen.

En 1928 el entonces obispo de Cali, monseñor Luis Adriano Díaz, confirmó que la imagen pertenecía a Eccehomo, frase en latín que traduce aquí tienes el hombre .

La imagen fue trasladada a la capilla de Las Mercedes en Ricaurte, conocida hoy como el Santuario del Divino Eccehomo. La primera misa se celebró en 1933 y desde ese momento el Santuario ha sido el sitio de reflexión y el camino de acercamiento con Dios escogido por miles que feligreses que la visitan semanalmente.

A Ricaurte llegan peregrinos de todo el mundo, que con fe y devoción le piden a una imagen, imagen que a muchos les ha concedido milagros.

Este municipio del centro del valle del Cauca, lleno de personajes legendarios, se hizo famoso también con la novena del escritor y político Gustavo Alvarez Gardeázabal.

Publicidad

Publicidad