Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LEGADO DE VIRGILIO BARCO

Esquema gobierno-oposición Una de las decisiones más polémicas y criticadas del presidente Barco fue la adopción del esquema de gobierno de partido, con la cual rompió con una tradición de 28 años de repartición equitativa de la responsabilidad del poder entre las dos colectividades tradicionales.

Al posesionarse, Barco le puso fin al Frente Nacional, al designar solamente ministros liberales, lo que originó una aguda polémica con el Directorio Nacional Conservador, que no estaba preparado para ejercer la oposición y lo acusó de pretender imponer una hegemonía de partido.

La generación que impulsó El gobierno de Virgilio Barco se caracterizó por el surgimiento de nuevas figuras en el escenario público colombiano, alejadas en su mayoría de la clase política tradicional y de los círculos de poder y con una sólida formación académica.

Entre las nuevas figuras que surgieron durante la administración Barco sobresalió su sucesor, César Gaviria Trujillo, quien completó su obra en dos temas concretos: la apertura económica y la Asamblea Nacional Constituyente.

Destacado primero como ministro de Hacienda y luego en Gobierno, Gaviria afrontó durante los viajes internacionales del presidente Barco algunos de los momentos más difíciles del terrorismo.

Del grupo de nuevas figuras surgidas en este período se cuentan Rafael Pardo Rueda, quien se desempeñó como consejero en el proceso de paz y director del Plan de Rehabilitación y quien luego sería, en la administración Gaviria, el primer ministro de Defensa Civil; Ricardo Santamaría, quien fue asesor de la Consejería de Paz; María Mercedes Cuéllar de Martínez, el rostro de la apertura en el gobierno Barco y Manuel José Cepeda, asesor constitucional y, posteriormente, con Gaviria, consejero en la Asamblea Constituyente.

Otras figuras que se consolidaron en este período fueron Juan Martín Caicedo, quien fue ministro de Trabajo de Barco y luego, alcalde de Bogotá; Enrique Peñalosa Londoño, secretario económico durante su gobierno y hoy precandidato a la alcaldía de la capital; Gabriel Silva, quien actuó como consejero internacional; José Noé Ríos, entonces viceministro de Gobierno, y Eduardo Diaz, ministro de salud; Horacio Serpa, primer Procurador General de la Nación y Alfonso Gómez Méndez, nombrado jefe del Ministerio Público.

El alcalde que le cambió la cara a Bogotá En noviembre 1966, el ingeniero Virgilio Barco Vargas fue designado como alcalde mayor de Bogotá por el presidente Carlos Lleras Restrepo.

Durante los dos años que estuvo al frente de la administración capitalina, adelantó algunas de las obras que orientarían su futuro desarrollo para los siguientes 20 años.

La llegada del Papa Pablo VI a Colombia durante su período como alcalde obligó a la administración de la capital a construir numerosas obras.

Lleras lo escogió por la necesidad de contar con un rápido ejecutor de obras, como lo era Barco. El más indicado porque como ministro de Obras Públicas en 1954 había construido en 18 meses 300 kilómetros del ferrocarril del Atlántico.

Durante los meses previos a la llegada del Papa, los potreros del occidente de la capital, correspondientes a la hacienda El Salitre, fueron adecuados como grandes parques de recreación y nuevos barrios populares.

Para facilitar el acceso se construyó la Avenida 68 y la Calle 100, vías que enmarcaron la ciudad y permitieron recorrerla de norte a sur sin necesidad de atravesar el centro.

Con el eje de las nuevas vías surgieron nuevos polos de desarrollo de la ciudad.

Acuerdos de paz con el M-19 El gobierno del presidente Barco pasará a la historia como el que logró el hasta ahora proceso de paz más exitoso con un grupo guerrillero: el Movimiento M-19 de Abril, surgido en 1970.

Este proceso se remonta a abril de 1988, cuando esta organización secuestró a Alvaro Gómez. El septiembre de ese año, Barco lanzó su iniciativa para la paz , que fue acogida por el comandante de esta organización, Carlos Pizarro.

Bajo el lema de pulso firme y mano tendida , Barco logró que el M-19 firmara el 10 de enero de 1989 la primera declaración conjunta, que posteriormente se convirtió en un acuerdo de tregua. Rafael Pardo Rueda adelantó la negoción con Carlos Pizarro en las montañas del Cauca.

Concluida esta etapa, el 9 de marzo de 1990, el comandante Pizarro, en traje de campaña, se desplazó en helicóptero a la Casa de Nariño para firmar la paz con el presidente Virgilio Barco, en presencia del gabinete, los voceros de los partidos y la Iglesia.

La lucha contra el narcotráfico En 1979, el entonces embajador de Colombia en Estados Unidos, Virgilio Barco, firmó el tratado de extradición en nombre del gobierno colombiano. Aunque el tratado fue ratificado en 1980, esta figura sólo se comenzó a aplicar en mayo de 1985, a raíz de la muerte de Rodrigo Lara Bonilla.

Al iniciar su administración, en 1986, Barco retomó este instrumento para combatir los carteles de la droga, pero hasta diciembre de ese año, cuando la Corte Suprema tumbó el tratado por vicios de forma. El recrudecimiento del narcoterrorismo llevó al Gobierno a buscar alternativas para la reanudación de la extradición. El 18 de agosto de 1989, horas después de la muerte de Luis Carlos Galán, Barco inició el procedimiento de la extradición por vía administrativa de los hermanos Ochoa, Rodríguez y Pablo Escobar.

Al presidente Barco le correspondió afrontar algunos de los momentos más críticos de la guerra contra el narcotráfico, entre 1988 y 1990. La persecución a Pablo Escobar y a Gonzalo Rodríguez Gacha dejó una larga estela de muerte y dolor. El atentado contra el avión de Avianca, más de 30 explosiones con carrosbomba en las principales calles de Bogotá y Medellín, la muerte de los candidatos presidenciales Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo y Luis Carlos Galán, el asesinato del entonces procurador Carlos Mauro Hoyos y el secuestro del candidato a la Alcaldía de Bogotá Andrés Pastrana y cerca de dos mil policías asesinados fueron algunos de los capítulos más sangrientos de esta guerra.

En esa lucha frontal contra Barco, se le criticó fuertemente las negociaciones de funcionarios de su gobierno con el Cartel de Medellín, para lograr la liberación de Diego, hijo de Germán Montoya, entonces secretario general de la Presidencia y el hombre considerado el poder detrás del trono .

Impulso a la Constituyente Virgilio Barco puede ser considerado como el padre de la Asamblea Nacional Constituyente, que comenzó a gestarse en las postrimerías de su administración.

Sin embargo, nunca quiso figurar como su impulsor y permitió que el protagonismo se lo llevaran otros, como los jóvenes de la primera papeleta.

Soy su coequipero , les dijo Barco en alguna ocasión, según recordaron algunos de ellos, como Pedro Viveros y Oscar Ortiz.

Los inicios de la Constituyente se remontan a diciembre de 1989, cuando se hundió el proyecto de reforma constitucional en el Congreso. En la primera semana de febrero, un grupo de estudiantes de las universidades del Rosario, Javeriana y Andes, entre otras, planteó al presidente Barco la idea de la séptima papeleta. El 10 de marzo, en la noche, durante una alocución televisada, Barco anunció su respaldo a la papeleta. Tres días después, durante las elecciones al Congreso, se contabilizaron 2 millones de votos en favor de la constituyente. El 3 de mayo el presidente expidió el decreto 1926 de estado de sitio para permitir la convocatoria oficial de la Asamblea. El presidente Barco, con ayuda de los estudiantes, logró el compromiso de los candidatos presidenciales en favor de la propuesta. Una sentencia de la Corte del 24 de mayo, avaló el tarjetón por la Constituyente. El 27 de mayo, César Gaviria, fue elegido presidente, con el compromiso de seguir adelante con el proceso.

El camino hacia la apertura económica Los primeros pasos de la apertura económica fueron dados durante el Gobierno de Virgilio Barco.

A finales de 1989, y a pesar de la crisis en que se debatía el país por culpa de la guerra contra el narcoterrorismo y las amenazas de Los Extraditables , Barco inició su política de internacionalización de la economía, que sería desarrollada a plenitud por su sucesor, César Gaviria Trujillo.

Hasta el gobierno de Barco, los productos extranjeros estaban fuertemente gravados y muchos de ellos no podían ingresar al país. Los mecanismos de importación de los pocos productos que podían ingresar eran muy engorrosos.

El apoyo de la comunidad internacional en su política contra los narcotraficantes fue una de las causas por las cuales Barco pudo comenzar la adopción del modelo de la apertura. Barco vio en las preferencias arancelarias y las ventajas comerciales que se le comenzaron a dar a Colombia, tanto en Colombia como en Estados Unidos, una oportunidad para poder llevar los productos colombianos a nuevos mercados internacionales.

Dos años atrás, el Fondo Monetario Internacional, entre otras instituciones, había recomendado un cambio en el modelo económico porque comenzaban a surgir señales se estancamiento en el crecimiento.

Durante dos años, la actual codirectora del Banco de la República, María Mercedes Cuéllar, fue la encargada de diseñar el nuevo modelo, primero como directora de Planeación y luego, como ministra de Desarrollo.

A finales de 1989, Barco firmó el decreto de liberación de los primeros dos mil productos, medida en su momento criticada por los productores nacionales que no estaban preparados para asimilar la competencia.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
21 de mayo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�