Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

TRABAJO SOCIAL. DIAGNÓSTICO DE LA CARRERA

Cuáles son las carreras que más necesita Colombia?

Esa fue una de las seis preguntas que el Icfes se planteó hace un tiempo, cuando decidió realizar un estudio sobre la educación superior del país.

Dicho estudio abarcó los años de 1979 a 1993 y dio como resultado, entre muchas otras cosas, que las carreras que más necesitamos son las que están relacionadas con el desarrollo tecnológico, la ingeniería de punta, la gestión comunitaria y el trabajo social.

En los últimos años, trabajo social ha tenido mayor demanda, pero sigue siendo excluida de las preferencias de los bachilleres colombianos porque estos continúan con el síndrome de doctoritis y abogaditis .

Esta actitud es mucho más frecuente entre los hombres, que definitivamente no la ven como una de sus alternativas de estudio. Un ejemplo: de los 1.480 egresados del Colegio Mayor de Cundinamarca, de Bogotá, no hay un solo hombre, todos son mujeres.

Otro ejemplo: Wilson Mellizo es uno de los dos hombres que se graduaron como trabajadores sociales a finales del año pasado en la Universidad Nacional de Colombia. El es el coordinador de la Unidad de Atención en Salud a Indigentes del Cartucho.

Este trabajador social labora con la comunidad, una de las cinco áreas en las que se puede desempeñar un profesional de este campo. Las otras son: laboral (promueve acciones tendientes a mejorar el nivel de vida de los trabajadores de una empresa), de rehabilitación (apoya el desarrollo de los grupos con una discapacidad), de salud (asesora a los pacientes en el manejo de sus enfermedades y canaliza recursos para ayudarlos) y de menor y familia (analiza el contexto familiar y su entorno para diseñar estrategias que ayuden al bienestar de los individuos).

Mellizo tiene la misión de coordinar los programas de prevención, promoción y atención en salud a la población indigente. Además, se encarga de enseñarles a los habitantes de esta zona de Bogotá cuáles son sus derechos y sus deberes en materia de salud.

Todos los días, muy a las 7:45 de la mañana, comienza a atender las consultas individuales y familiares que le llegan a su oficina, después realiza los talleres educativos, hace recorridos por los parches o grupos del sector, y finalmente remite a los hospitales a aquellos indigentes que se encuentran mal de salud.

Por la labor que realiza, Mellizo considera que trabajo social es la profesión que busca facilitar y propiciar alternativas de cambio y mejoramiento de las condiciones de vida de los hombres .

Igual opina Norma Osorio, jefe del Departamento de Trabajo Social del Hospital Santa Clara. Ella también tiene a su cargo una labor administrativaomo es el manejo de personal, pero además tiene la tarea de asesorar a los pacientes para que entiendan las implicaciones sociales y económicas que les pueden traer las enfermedades que padecen. Esa misma asesoría la presta a los familiares de los pacientes.

Como el Santa Clara es un hospital de escasos recursos, todos los días se ve enfrentada a los problemas económicos de los usuarios. Hace poco, por ejemplo, tuvo el caso de un niño que requería oxígeno las 24 horas del día, pero sus padres vivían en una pequeña habitación y escasamente tenían para comer.

Con cartas y llamadas consiguió una parte del equipo que el niño necesitaba, pero los padres no pudieron obtener el resto y ella se vio obligada a poner al niño bajo protección del ICBF.

Tengo la misión de canalizar los recursos de la mejor manera posible, de saber a dónde se debe acudir. Pero hay momentos en que me siento impotente porque infortunadamente hay muchos obstáculos y la gente piensa que uno debe tener solución para todo tipo de problemas , dice.

Laboral, área de más demanda De los 14 mil trabajadores sociales que hay aproximadamente en el país, un alto porcentaje se dedica al área laboral. Claudia Valbuena Melo, egresada de la Universidad Externado de Colombia hace ocho años, es uno de ellos.

Como asistente del Departamento de Bienestar de Comcel tiene la tarea de desarrollar programas que mejoren la calidad de vida de los empleados y de sus familias.

Para conseguirlo, realiza programas educativos y recreativos, competencias deportivas y planes para el manejo del tiempo libre de los hijos de los empleados, incluso consigue apoyo de especialistas para las crisis emocionales y familiares que estos puedan tener.

Para ella, trabajo social no es otra cosa que la carrera en la cual se integran todos los aspectos que se necesitan para desarrollar al ser humano dentro de una empresa.

Según Gloria Cortés, coordinadora académica de la Universidad Externado de Colombia, el área laboral tiene tanta demanda porque las empresas cada vez más se dan cuenta que necesitan la intervención de este profesional en el apoyo y gestión de sus programas de bienestar social.

Además, de acuerdo con Jesús Glay Mejía Naranjo, presidente del Consejo Nacional de Educación en Trabajo Social (Conets), en esto también ayuda la ley 53 de 1997, y su decreto reglamentario No. 2833 de 1981, pues señalan que debe haber un trabajador social en las empresas que tienen 500 empleados permanentes, y uno más por fracción superior a 200 trabajadores permanentes.

Mejía asegura que se está trabajando en la reforma de esta ley para que se amplíe el número de trabajadores sociales contratados por las empresas, pues se requieren para los programas de bienestar social, seguridad social y desarrollo de recursos humanos.

Esta normatividad no es la única que favorece el campo laboral de los trabajadores sociales. El Código del Menor establece que en todo municipio debe haber una comisaría de familia y, como se sabe, en las comisarías de familia debe haber un trabajador social. Si se cumpliera esto, antes nos faltaría gente , dice Mejía.

Zulma Santos, directora del programas curriculares del Departamento de Trabajo Social de la Universidad Nacional, agrega que el proceso de participación ciudadana en los municipios también amplía el campo laboral, ya que la comunidad requiere de mecanismos y espacios de participación que pueden ser planeados e impulsados por un profesional de esta área.

Así, la lista de posibilidades laborales de un trabajador social puede alargarse indefinidamente, tanto que incluso en algunos momentos parece que se pelea la chanfa con otros profesionales. Eso es lo que sucede con los sicólogos.

A veces dice Luz Edilma Rojas, coordinadora de prácticas de la Fundación Universitaria Monserrate puede confundirse nuestra labor con la de los sicólogos, pero la verdad es que abordamos los problemas familiares desde dos perspectivas.

Los sicólogos van hacia el sujeto, hacia su comportamiento o su conducta, los trabajadores sociales estudiamos la red de relaciones de la familia. La vemos como conjunto y desde este núcleo podemos favorecer la movilización de recursos hacia un barrio, una comunidad o una región .

Se están haciendo reformas curriculares Aunque varias de las 15 universidades que ofrecen trabajo social en el país tienen programas de ocho y nueve semestres de duración, la recomendación del Consejo Nacional para la Educación en Trabajo Social (Conets) es aumentar el período a diez semestres.

Con esto se busca: -Descongestionar la alta intensidad horaria de los últimos semestres, que se complica aún más por el componente de prácticas.

-Regularizar y reconocer el período de tiempo que se invierte en la elaboración del trabajo de grado. La idea es que los estudiantes se gradúen tan pronto culminen décimo semestre.

-Fortalecer la formación en investigación, administración e informática.

Las Universidades Pontificia Bolivariana, la Industrial de Santander, la Tecnológica del Chocó, la del Valle y la de Caldas ya reestructuraron su programa a diez semestres.

De acuerdo con Rosa Margarita Vargas de Roa, decana de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad De La Salle y vicepresidenta de la Asociación Latinoamericana de Trabajo Social (Alaets), estos cambios en los planes de estudio se están haciendo porque las universidades son conscientes de las necesidades que tiene el país.

Ahora estamos preparados para la enorme y creciente fragmentación de nuestra sociedad, para los complejos mecanismos que desde la nueva Constitución existen para la participación del ciudadano y para la formación acelerada de nuevas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales , dice.

Es por esto que los currículos incluyen un buen porcentaje de materias que tienen que ver con economía, política, análisis del contexto social y ecología.

Por otro lado, según Jesús Glay Mejía Naranjo, presidente de Conets, el número de facultades se aumentará muy pronto, pues la agremiación tiene conocimiento de que se están creando nuevos programas.

Tenemos datos que nos permiten decir que en enero del otro año habrá 23 programas...No nos preocupa que se oferten tantos sino que sean de calidad , dice Naranjo.

A Conets también le preocupa la posibilidad de que estos nuevos programas saturen de profesionales ciertas zonas del país, como es el caso de Barranquilla donde hay una alta concentración de trabajadores sociales.

Y cuánto ganan? El Consejo Nacional para la Educación en Trabajo Social (Conets) no tiene estudios sobre cuánto ganan los trabajadores sociales. Las universidades tampoco tienen información al respecto. Sin embargo, algunos directores de carrera se atreven a dar cifras aproximadas.

Zulma Santos, directora de Programas Curriculares del Departamento de Trabajo Social de la Universidad Nacional, asegura que el servicio civil tiene unas categorías basadas en carreras de mayor y menor complejidad, la cual determinan por el número de semestres, algo con lo cual ella no está de acuerdo.

Hay recién egresados que están ganando entre 800 y 900 mil pesos, incluso llegan al millón de pesos. Otros ganan entre 500 y 400 mil pesos, todo es muy relativo , dice.

Por su parte, Jesús Glay Mejía Naranjo, presidente de Conets, afirma que los sueldos de estos profesionales son muy similares a los de sicología. Considera que un recién egresado está ganando cerca de cuatro salarios mínimos mensuales (688 mil pesos).

Pero el sueldo depende de la formación, de la experiencia que tenga el profesional y del sector en el que trabaje. Por ejemplo, en los puestos de los municipios puede ganar alrededor de 800 mil pesos , dice Mejía.

Lola Saavedra Guzmán, decana de la Facultad de Ciencias Sociales del Colegio Mayor de Cundinamarca, asegura que en el área laboral es donde mayor salario devengan los egresados. En promedio los recién graduados alcanzan 800 mil pesos; en el área de salud, 500 ó 600 mil pesos, y en el sector oficial, el promedio más alto es de 1 200.000 pesos.

Para tener en cuenta *En el ámbito internacional existen los siguientes organismos de trabajo social: -Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social.

-Federación Internacional de Trabajadores Sociales.

-Asociación Latinoamericana de Escuelas de Trabajo Social.

-Centro Latinoamericano de Trabajo Social.

*En el país existen: -El Consejo Nacional para la Educación en Trabajo Social (Conets).

-Federación Colombiana de Trabajadores Sociales.

-Consejo Nacional de Trabajo Social. Ley 53 de 1977.

*La mayoría de países han expedido leyes que protegen y reglamentan el ejercicio profesional. Para el caso colombiano, el Gobierno expidió la Ley 53 de 1977 y el Decreto 2833 de 1981, que reglamenta el ejercicio profesional.

*En un estudio que el Icfes realizó durante los años 1979 a 1993, y que dio a conocer el año pasado, se demostró que las carreras que más necesitamos son las que están relacionadas con el desarrollo tecnológico, la ingeniería de punta, la gestión comunitaria y el trabajo social.

*Las universidades donde hay facultades de trabajo social en Colombia son: del Valle (Cali), Pontificia Bolivariana (Medellín), Antioquia (Medellín), De Cartagena (Cartagena), Industrial de Santander (Bucaramanga), Nacional (Bogotá), Mayor de Cundinamarca (Bogotá), Monserrate (Bogotá), Externado de Colombia (Bogotá), De La Salle (Bogotá), Tecnológica del Chocó (Quibdó), Metropolitana (Barranquilla), Simón Bolívar (Barranquilla), Corporación Universitaria del Sinú (Montería) y Caldas (Manizales).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Educación
Fecha de publicación
25 de mayo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad