Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SOFONÍAS YACUP

Diez lustros son buena perspectiva para apreciar el perfil del hombre que, por su amor entrañable al terruño, llegó a ser la imagen de la comarca litoral.

El diez de mayo, hace cincuenta años que se apagó la existencia del doctor Sofonías Yacup. El símil de la llama tuvo en él validez de holocausto, porque se dio, desde sus años juveniles a la Costa del Pacífico, con vocación de entrega. El se enfrentaba con la misma devoción al estudio y solución de los problemas del Chocó, de Buenaventura, del Micay, Tumaco, Timbiquí o Guapí su tierra natal. Había algo de su mesianismo en su ejercicio político. Orador feliz, su palabra tuvo el énfasis de la voz del vigía en la proa de un barco. Maestro de juventudes, su ejemplo cívico lo predestinó para servir de guía a cuántos nacieron en el Litoral Recóndito, así se denomina el libro que escribió y en cuyas páginas se contiene el testamento, la suma sociológica de Sofonías Yacupo, su itinerario por el Congreso de la República, a cuyas deliberaciones asistió, durante varios períodos por voluntad de los pueblos del Cauca, de Nariño y del Valle.

Jurista de vasta trayectoria forense, hizo del ejercicio de la profesión de abogado un apostolado de la justicia. Como legislador fue autor de leyes sabias y prudentes, casi no hay empresa de progreso, en la Costa del Pacífico, que no lo cuente como gestor inicial o precursor ilustre.

Difícilmente se encuentran hoy hombres entregados a la política como Sofonías. Amaba sus ideas y las servia sin apoyarse en ellas para medrar. Desconocía el oportunismo y la adulación. El dinero que caía a sus manos iba derecho a servir a los necesitados.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de mayo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�