Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CUANDO LOS HUESOS SE DESENCAJAN

Algunos accidentes inesperados, como por ejemplo una caída, un resbalón, un aterrizaje con las manos, un choque automovilístico o simplemente un mal lanzamiento a la piscina, pueden causar luxación en el codo, la cadera, la clavícula, los dedos y hasta en la columna vertebral.

Estos traumatismos dolorosos producen generalmente hinchazón y pérdida de la capacidad de movimiento. Sumado a esto, también pueden producirse fracturas y lesiones en los ligamentos.

La luxación, conocida popularmente como dislocación, es la pérdida completa y permanente de las relaciones entre dos articulaciones que normalmente se encuentran en contacto. El término se usa para aludir a articulaciones como las de codo, hombro, cadera o rodilla desviadas parcial o totalmente de su posición normal.

Un caso concreto lo constituye el codo, que se haya expuesto permanentemente a luxación y rotura por caída y a golpes recibidos en actividades violentas como los deportes. Ciertos trabajos que requieren movimientos repentinos de alzar o lanzar, también exponen al codo a otros traumatismos.

En la mayoría de los casos, la lesión de codo supone distensión de músculos o ligamentos con desgarre de fibras. A veces se producen fracturas de los huesos con el dolor e hinchazón consiguientes.

Los dedos también se pueden luxar a nivel de las articulaciones interfalángicas. El problema es que cuando no se efectúa el tratamiento oportuno, la articulación puede deteriorarse y perder así su movimiento en forma definitiva , dice Lelio Augusto Pardo, ortopedista y traumatólogo del hospital Simón Bolívar.

En los accidentes de tránsito o cuando se cae de cabeza o simplemente por botarse mal a la piscina, suele ocurrir luxación o fractura de la columna vertebral. Esto puede traer como consecuencia la parálisis de las extremidades superiores e inferiores .

Es muy frecuente encontrar en la práctica de ciertas disciplinas deportivas, luxaciones en los dedos como ocurre por ejemplo en el baloncesto y el balón mano, mientras que en el judo se presentan en los pies.

En el caso de la equitación, el tenis, la natación e incluso en el ballet, suelen presentarse torsiones de pie y originarse los esguinces.

A diferencia de las luxaciones, en los esguinces no se presenta inmovilidad de la articulación, sino ruptura total o parcial de sus ligamentos. Esto se da frecuentemente en los tobillos y solo en casos severos puede ocurrir luxación.

El mecanismo que produce la luxación casi nunca es un traumatismo directo, sino una distorsión que sobrepasa los límites fisiológicos lesionando los ligamentos. Juan Náves Janer y Salvador Vergés, traumatólogos de los institutos policlínico y médico-deportivo de Barcelona, España, publicaron un estudio que demuestra la anterior apreciación y que explica algunos eventos biomecánicos implicados en la luxación.

A veces, los propios músculos son los que en movimientos bruscos producen la luxación , aseguran los especialistas.

Cuidado con el sobandero Muchas personas acostumbran acudir al sobandero que puede ser el vecino o el boticario, cuando tienen una tronchadura o una luxación, aunque no se trate propiamente de especialistas, sino de empíricos que han aprendido este oficio a través de otros.

No es conveniente acudir a estas personas, porque aparte del trauma inicial, se le puede agregar otro que es el de la sobada que va causar mayor inflamación y dolor. En la mayoría de los casos se aumenta el maltrato y la lesión no se reduce, pues el sobandero no está preparado para manejar estas situaciones , advierte Pardo.

Causas congénitas Las luxaciones no solo se producen debido a los accidentes. La luxación de cadera por ejemplo, viene desde el nacimiento y se presenta principalmente en las niñas debido a causas de tipo congénito y hormonal.

Lelio Augusto Pardo considera que existen varios factores para que una persona presente luxación congénita de cadera, entre ellos la existencia de antecedentes hereditarios de esta malformación en la familia.

En Colombia aunque no existen datos precisos al respecto, se considera que su incidencia es alta.

Uno de los síntomas de la luxación congénita es que el recién nacido puede presentar acortamiento en uno de sus miembros y además, limitaciones en los movimientos de la cadera.

No obstante, si al menor se le efectúa tempranamente un tratamiento adecuado, existen posibilidades de corregirle el defecto en forma definitiva.

Mientras más tarde se haga el tratamiento de luxación de cadera, va a ser más complicada la recuperación debido a que también se afectan otras estructuras incluyendo las óseas. Esto implica incluso tratamiento quirúrgico .

MOVIMIENTOS EXTREMOS Pese a que muchas veces una luxación es inesperada y no se puede evitar, no haga movimientos extremos y torsiones donde tenga que forzar sus articulaciones. Esto requiere un entrenamiento paulatino y adecuado.

- Hay que tener cuidado con los niños cuando juegan en el parque, principalmente en sus ejercicios sobre las barras o en los pasamanos. Ciertas descolgadas pueden luxar el hombro, el codo o la clavícula.

- Si usted practica algún deporte no olvide que hay que hacer un calentamiento previo al esfuerzo inicial. Con esto evitará no solo luxaciones sino traumatismos articulares y musculares.

- Evite usar zapatos de tacón alto porque obliga al pie a permanecer en posición inadecuada y predispone a los esguinces de cuello de pie, muy comunes en las mujeres.

- En caso de presentarse una luxación, hay que mover lo menos posible al accidentado y trasladarlo al sitio de urgencias donde se le pueda atender y diagnosticar.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Salud
Fecha de publicación
11 de mayo de 1997
Autor
JORGE LEON PINEDA Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�