Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONCÉNTRESE CON SÁNCHEZ VANEGAS

Con 300 mil pesos que había ahorrado, gracias a su carrera de actor, locutor, publicista y periodista radial, Julio E. Sánchez Vanegas montó hace más de 25 años lo que hoy se conoce como Producciones JES.

Cuenta orgulloso que ha sido el mejor negocio de su vida, a pesar de que el primer mes solamente le produjo pérdidas. Y orgulloso está de haber creado la programadora acompañado de tres empleados, una secretaria, un asistente y Pecas , su mensajero de cabecera. Tan orgulloso se encuentra don Julio -como se le conoce en el medio- que no le da pena contar que luego de su labor diaria en Concéntrese , regresaba feliz a sus oficinas por el éxito logrado y lo único que encontraba era a sus trabajadores durmiendo.

Concéntrese fue su bandera y está convencido de que lo seguirá siendo por ser el pionero de los concursos en nuestra TV. De ahí que hoy, a las 6:00 p.m. por el Canal A, regrese con premios de más de dos millones de pesos.

Un témpano de hielo Quienes lo conocen afirman que es un hombre sereno a la hora de tomar las grandes decisiones. Aseguran, con cierta sorna, que no tiene tiempo para el mal genio y tal vez su pasmosa serenidad hace que jamás pierda el rumbo que le trazó a su productora desde el comienzo: hacer programas que entretengan, guardando siempre el debido respeto por el televidente.

En Guaduas, el pueblo donde nació el 19 de julio de 1930 -lo dice pavoneándose por su oficina en medio de más de treinta trofeos que ha logrado por culpa de su labor intensiva en la pantalla chica-, no hacía sino estudiar compulsivamente y sacar las mejores notas en la escuela del pueblo. Y soñaba, claro, porque el pequeño Julio tenía una obsesión que se proyectaba en forma de película cada vez que dejaba sus cuadernos sobre el comedor de su casa.

Soñaba con las películas francesas, que en esa época dominaban el mundo del celuloide. Ese, posiblemente, fue el primer contacto que tuvo con los medios. Posteriormente, Julio el adolescente viajaría a Bogotá, donde se convertiría en un locutor de kilates por cuenta de sus transmisiones radiales en directo y más tarde en uno de los fundadores de la TV del país.

El clan familiar Le alcanzó el tiempo para ser actor de radio, para estar en Ciudad de México como reportero y para hacer parte de los elencos principales de filmes como Vamos a Texas. El tiempo, que él sabe cómo aprovecharlo, también le alcanzó para formar una familia con Lily Cristo, a quien conoció mientras transmitía un programa de TV en 1954.

Con ella, con quien lleva más de 40 años de casado, tuvo y educó a sus cuatro hijos varones: Julio, Jaime, Alberto y Gerardo. Los mismos que hoy están al frente de la compañía por puro gusto.

Sánchez explica que fueron ellos quienes decidieron prepararse para hacer parte de la empresa. Por eso, Julio estudió producción de TV en Miami; Jaime, administración de empresas en Bogotá; Alberto, arquitectura; y Gerardo, televisión y cine. Hoy, ellos son el vicepresidente de producción de la programadora, el vicepresidente financiero, el vicepresidente operativo y el gerente de producción, respectivamente.

Afirma que educó a sus hijos con su plata y los acostumbró a ganarse el puesto en la vida a punta de esfuerzos. Eso sí, reconoce que se siente orgulloso de ellos y sostiene que si bien tienen ideas muy modernas, son compatibles con su equilibrado punto de vista a la hora de las grandes decisiones en su empresa. Ellos no están en la compañía porque un día los llevé a jugar con un micrófono o para evitar pagar impuestos , dice. Ellos están aquí porque se prepararon a conciencia .

Julio, el mismo que inauguró las transmisiones vía satélite por TV con el concurso de Miss Universo en 1973, se ha dado el lujo de hacer especiales desde diversas partes del mundo. No se le olvida aquella noche célebre, cuando transmitiendo desde Grecia, y como un homenaje a ese país, dijo al aire: Esta noche desde Atenas. Después, desde cualquier lugar del mundo .

Y lo ha cumplido, porque desde Los Angeles con los premios Oscar, desde Moscú con Espectaculares JES o desde Perth (Australia) con Julio Iglesias su frase se ha hecho realidad. Como también el empuje que ha inculcado en sus hijos, quienes lo consideran el mejor padre con el que jamás hay razones para pelear.

Julio Sánchez Cristo, por ejemplo, piensa que su papá lleva la sangre del luchador constante. Y al calificarlo, no duda en ponerle un once sobre diez, porque según aprecia es un ser demasiado humano, cariñoso, leal y en extremo generoso . Como quien dice, su escala de valores humanos no tiene límites.

Ni límites sus palabras cuando afirma que lo que más critica de la TV actual es la falta de buen gusto. Opina que los espacios no educan y remata diciendo que hacen falta conciertos de cámara y buenos musicales.

Desde hoy, entonces, Julio E. Sánchez Vanegas estará de nuevo en la TV con su caballo de batalla: Concéntrese , que lo revivió para demostrar que los televidentes están cansados de tanto dramatizado y tanto novelón .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de octubre de 1996
Autor
VICTOR MANUEL GARCIA M.

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad