Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONTAMINACIÓN POR DERRAMES DE PETRÓLEO

Por primera vez en Colombia una entidad como la Defensoría del Pueblo puso el dedo en la yaga en una de las más perjudiciales formas de contaminación de que ha sido víctima el país: la generada por derrames de petróleo.

Según un reciente informe de la Defensoría, el petróleo derramado en Colombia es 11 veces más que el que se derramó en 1989 en la tragedia del buque petrolero Exxon Valdez, en Alaska, considerada el mayor incidente de contaminación por petróleo en el mundo y cuyo impacto ambiental aún no ha sido superado.

Aunque también ha habido derrames accidentales de petróleo en el país, la mayoría corresponden a las voladuras de oleoductos por parte de la guerrilla. En el informe se analiza el impacto de las voladuras entre 1986 y 1996 (636 en total). Según la Defensoría, en los principales oleoductos del país el mayor número de voladuras son hechas por el Eln, seguido por las Farc, grupos desconocidos y la coordinadora guerrillera Simón Bolívar.

De acuerdo con Marco tulio Restrepo, coordinador de seguridad de Ecopetrol citado en el informe, de cada 100 barriles de crudo derramado como consecuencia de los atentados solamente se recuperan entre 25 y 30 .

Solo en el caso del oleoducto Caño Limón - Coveñas hoy hay regados aproximadamente 1.000.000 de barriles que están contaminando terrenos, ríos, ciénagas y humedales.

Algunos casos Aunque en Colombia se conoce poco sobre las consecuencias que esto tiene para la vida del hombre, la fauna y la flora, estas son incalculables.

Un buen ejemplo es el de la quebrada La Gritona, en el municipio de Cubará, Boyacá, donde en octubre del año pasado la Defensoría comprobó la contaminación de sus aguas. El crudo derramado allí en septiembre, por una voladura del oleoducto Caño Limón - Coveñas, puso en peligro a los habitantes del pueblo (el agua de la quebrada surte al acueducto de la vereda Bojabá). Además el terreno arenoso hizo que el crudo se infiltrara y llegara hasta las aguas subterráneas.

Para huir del petróleo que baja por la quebrada, los peces de esta se concentraron en la bocatoma que lleva el agua al acueducto. En el momento de la visita, la Defensoría comentó que se asume que se presentará una mortalidad alta de peces debido a que el crudo seguía bajando.

En la Quebrada El Carmen, en Norte de Santander, pasados cuatro meses después de la voladura del oleoducto Caño Limón - Coveñas que produjo un derrame de petróleo en junio de 1996, todavía se encontraban manchas de petróleo en la superficie.

Desolación negra Gran parte de las actividades de exploración, producción y transporte de hidrocarburos se hace en zonas frágiles y de abundante biodiversidad (variedad de especies animales y vegetales), como el piedemonte de la cordillera Oriental y la cuenca del río Magdalena.

Muchas de las personas que habitan estas regiones viven directamente de sus recursos naturales. Cuando ocurre un derrame de petróleo los animales mueren. Para descontaminar el sitio es necesario remover la vegetación y la parte del suelo que entró en contacto con el petróleo, que es generalmente la parte orgánica (donde se encuentran los microorganismos que fertilizan el suelo).

Las personas que vivían de la caza, la pesca o la agricultura se quedan sin su principal sustento y tienen que abandonar la tierra para sobrevivir.

Esto ocurrió cerca a la quebrada La Escuela, en Antioquia, donde en 1992 se presentó un derrame de petróleo. Hoy la zona de la quebrada está totalmente contaminada y abandonada .

En términos generales, dice la Defensoría, no se hace seguimiento de los problemas de contaminación. Incluso meses después de algunas voladuras, en las épocas de lluvia el petróleo supuestamente controlado vuelve a salir a la superficie.

Responsables En su informe, la Defensoría recalca que las actividades bélicas que en el Derecho Internacional Humanitario se prohibe combatir empleando métodos que atenten contra el medio ambiente y la población civil, como la voladura de oleoductos y hace un llamado para que la guerrilla cese las voladuras de oleoductos: Una importante contribución para la paz del país sería el cese inmediato de la voladura de oleoductos como un acto unilateral .

Sin embargo, advierte que la responsabilidad de la guerrilla en estos hechos no exime al Gobierno y al sector petrolero de la obligación de remediar los daños ambientales originados por las voladuras de oleoductos y de auxiliar a la población afectada, que prácticamente es abandonada a su suerte.

Según la Defensoría el Ministerio del Medio Ambiente y las corporaciones no han asumido posición alguna frente a estos graves impactos generados por la voladura de oleoductos... no realizan ningún tipo de investigación, monitoreo, seguimiento, ni actúan para buscar la recuperación de los suelos, fauna y vegetación... no realizan inventarios de recursos ambientales afectados ni planes para su recuperación .

Además afirmó que la industria petrolera no ha hecho seguimiento de los daños ocasionados por los derrames de petróleo ocasionados por las voladuras de oleoductos ni ha adelantado actividades de recuperación, salvo casos excepcionales.

Según la entidad, por ejemplo, la avanzada tecnología de descontaminación desarrollada por el Instituto Colombiano de Petróleo (ICP) no se aplica en los sitios donde ha habido derrames, con excepción de la Ciénaga de Zapatosa.

Posición de la industria Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, gremio que agrupa a la industria petrolera en Colombia, rechazó la propuesta de la Defensoría de desplazar los costos en seguridad a costos en inversión social.

Eso parte de la premisa falsa de que la seguridad y la atención a los derrames son excluyentes, pero en realidad traería más atentados dijo.

Sobre la creación del fondo afirmó: Eso sería más impuestos para el tema del medio ambiente. El sector ya está pagando una plata para eso con su contribución al Fondo Nacional de Regalías. Parte de los recursos de ese fondo deben destinarse a proyectos ambientales. Allí está la plata, el problema no es de dinero sino de gestión .

Con respecto a la afirmación de la Defensoría según la cual la industria petrolera no hace seguimiento a los derrames dijo: Bajo la coordinación de la Dirección General Marítima de la Armada Nacional (Dimar) y la Oficina de Atención de Desastres se trabajó por más de un año con Ecopetrol en un plan nacional de contingencias por derrames de petróleo. Este año se entró en la fase de implementación. El plan unifica las competencias de todas las entidades .

Afirmó que el ICP ha venido desarrollando actividades de descontaminación, en la medida de sus posibilidades físicas, pero los resultados no se obtienen de un día para otro y no puede hacerlo en todo el país .

El primer paso del convenio de producción limpia que firmamos con el Ministerio del Medio Ambiente es hacer un análisis de todas las evaluaciones ambientales para detectar los problemas críticos y diseñar un plan para atender las prioridades agregó.

Recomendaciones de la Defensoría Para frenar la contaminación por derrames de petróleo y contrarrestar sus efectos la Defensoría hizo las siguientes recomendaciones: Investigar posibles efectos de hidrocarburos en el hombre, ya que muchos pescadores pueden estar ingiriendo pescado contaminado.

Aplicar las tecnologías desarrolladas por el Instituto Colombiano de Petróleo para descontaminar las zonas afectadas. Según la Defensoría esta tecnología de punta no se usa sino en casos excepcionales.

Desarrollar acciones preventivas, de seguimiento continuo y correctivas en las áreas críticas (básicamente cuencas de los ríos Magdalena, Arauca y Catatumbo). Hacer estudios detallados de suelos, agua, flora y fauna en esos ecosistemas.

Revisar y adecuar los planes de mitigación establecidos y por establecer para atender a las comunidades que se vean afectadas, no solo por la construcción de nuevos oleoductos sino por su operación.

Invertir el dinero que la industria petrolera invierte en seguridad en programas que mejoren la calidad de vida de las comunidades y que subsanen el impacto social, ambiental y económico sobre estas.

Crear un fondo estatal que se nutra con impuestos a la industria petrolera (por ejemplo, por barril producido) para fortalecer la capacidad de prevención, reacción y recuperación frente a las voladuras de oleoductos.

Hacer un gran debate nacional sobre la seguridad de las instalaciones petroleras.

Dar un manejo diferente a la contratación para la descontaminación (según la entidad el sistema mediante el cual la compañía petrolera contrata a un particular que a su vez contrata a personas de la comunidad no ha sido eficaz).

Incluir en el manejo de cifras de la industria petrolera indicadores ambientales y socioeconómicos relacionados con las voladuras.

Establecer la obligatoriedad de reportar cada vertimiento o derrame de hidrocarburo en forma inmediata.

El Ministerio responde El Ministro del Medio Ambiente, Eduardo Verano De la Rosa, dijo que la afirmación de que las autoridades ambientales no le hacen seguimiento a los efectos de las voladuras no corresponde totalmente a la realidad .

Sí hay un permanente monitoreo; las voladuras sobrepasan a veces las capacidades pero hay plena conciencia de la necesidad de mejorar con el seguimiento a cada una de ellas. En muy corto tiempo ha habido un sinnúmero de voladuras. Hemos venido trabajando con Ecopetrol para pulir las medidas preventivas y analizar la reacción del Sistema Nacional Ambiental (SINA) y de Ecopetrol para prevenir impactos agregó.

Sobre la afirmación según la cual la tecnología del ICP no se aplica en muchos casos dijo: Mucha gente cree que es fácil. Ecopetrol nos ha apoyado en la mitigación de impactos de voladuras de petróleo y otras actividades, como la emergencia del río San Jorge .

Sobre la necesidad de hacer estudios sobre los efectos del petróleo en los ecosistemas y el hombre dijo: Dimos instrucciones a las entidades de investigación para que hagan un análisis más cuidadoso . Señaló que conjuntamente con Ecopetrol se están revisando los planes de mitigación.

Con respecto al fondo propuesto por la Defensoría afirmó: hay mil ideas y todas se pueden trabajar. Ahora hay una dificultad por escasez de recursos y eso sería como un nuevo impuesto a las petroleras. Se deben dar mayores herramientas a corporaciones y oficinas de atención de desastres. Con mayor presencia de las petroleras en inversión social en sus áreas de influencia se maximizaría la presencia de la sociedad en proteger los oleoductos .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de mayo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: