Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

GUSTAVO Y RODOLFO, ALCALDES DIFERENTES

Sectores populares, cívicos y políticos independientes promueven un movimiento que lleve a las alcaldías hombres con las mismas virtudes del padre Gustavo Suárez y Rodolfo de Jesús Díaz. Sin embargo, a quienes no ven nada fuera de lo común a estos dos mandatarios.

Que el sacerdote Gustavo Suárez Niño y el sociólogo Rodolfo de Jesús Díaz Díaz son dos alcaldes diferentes a los restantes mandatarios municipales de Boyacá, especialmente por la forma como realizan su tarea administrativa y por el estilo que la han impuesto a sus relaciones con los sectores políticos de Sogamoso y Paipa, respectivamente.

Así los ven líderes populares vinculados a organizaciones campesinas, sindicales, educativas, cívicas y políticas no afectos a los partidos tradicionales, quienes por estos días pretenden organizar un movimiento de gran espectro que pueda duplicar la presencia de ciudadanos de igual talante en muchas más alcaldías del Departamento, e incluso buscar la posibilidad de seleccionar un candidato a la Gobernación de Boyacá que pueda funcionar dentro de ese mismo marco de trabajo administrativo y de independencia política.

El Club de Tiro y Caza de Paipa ha sido escenario de estas reuniones -el 12 de abril hay una nueva cita-. En la más reciente estuvo participando el ex alcalde de Barranquilla, Bernardo Hoyos, quien refirió su experiencia y la tarea que se ha impuesto para aspirar, por segunda vez, a dirigir los destinos de la capital del Atlántico.

Los dos alcaldes diferentes, como se identifica al padre Gustavo Suárez Niño y al sociólogo Rodolfo de Jesús Díaz Díaz, tuvieron oportunidad de relatar a los interesados en organizar esa nueva fuerza política lo que ha sido su paso por las dos administraciones municipales, dando cuenta de los logros y dificultades.

Gustavo Suárez, una tarea llena de tropiezos El sacerdote Gustavo Suárez Niño, que dejó la parroquia del barrio Libertadores y su papel de capellán del Instituto Integrado Joaquín González Camargo, ganó en octubre de 1994, en nombre del Movimiento Unidos por Sogamoso, la alcaldía de Sogamoso apoyado por 17.500 votos de ciudadanos frustrados, en su mayoría, por el papel de los políticos tradicionales.

Recuerda que su recién posesionado encontró que todo Sogamoso había votado por él, pues todos los ciudadanos que llegaban a su despacho lo felicitaban y afirmaban haberlo respaldado en las urnas. También encontró que con varios de los integrantes del Movimiento Unidos por Sogamoso no pudo concatenar una relación muy directa y éstos resultaron ser sus mayores críticos y detractores.

Dice que pasó bastante tiempo para cohesionar el equipo de colaboradores con miras a procurar el triunfo administrativo, momento que llegó cuando rompió relaciones con el Concejo. En un comienzo encontré dos grupos de concejales, uno aparentemente amigo y otro de opositores dirigido por Jorge Olarte. De una reunión con los opositores salí más satisfecho porque ellos me pidieron que gobernara bien o me criticaban; en cambio, quienes se decían mis amigos lo único que hicieron fue pedir puestos. Esa posición de los concejales hizo que se demorara el comienzo de nuestra tarea administrativa , refirió.

Hoy, cuando ve con nostalgia que se avecina el final de su mandato, Suárez Niño expresa su satisfacción de haber iniciado un proceso de cambio en Sogamoso, de haber demostrado que sin acondicionamientos de un jefe político se ha hecho gestión a todos los niveles. Señala que no ha logrado muchos triunfos, de tantos que quisiera, pero falta hacer más para lograr trasmitir el proyecto político que está en marcha para que la comunidad lo sienta y lo defienda como suyo.

No hemos tenido que hacer consultas populares para crear colegios. Hemos abierto ocho colegios en la parte urbana y en la parte rural. Nuestro compromiso era garantizarle a los niños de Sogamoso su educación, abriendo los grados sexto a noveno, pues no podíamos permitir que los padres de familia siguieran haciendo cola ante los políticos tradicionales para que les dieran una recomendación para que los admitieran en algún colegio , apuntó.

Honestidad ante todo En las reuniones de alcaldes todos hablan del diez por ciento a los contratistas y meterse uno en ese lenguaje, el cual la gran mayoría utiliza, yo me he sentido como fuera del tiesto, pero me he sentido fuera del tiesto con orgullo porque en Sogamoso hemos asumido el compromiso de exigirle a los contratistas calidad, que inviertan bien y hagan bien las obras en la ejecución de las obras, que no los estamos vacunando. Nuestro compromiso es trabajar con honestidad, con transparencia , manifestó Suárez Niño.

Para este alcalde resulta necesario que el Movimiento Unidos por Sogamoso se presente con candidato propio a la alcaldía de Sogamoso en las próximas elecciones, pues sería doloroso que lo que se ha logrado en honestidad y transparencia no se pueda mantener. Admite que en esta tarea de administrador municipal se ha tenido un desprestigio que no le preocupa porque su gran meta es lograr el bienestar del pueblo.

Señaló que en su mandato ha hecho gestión grande en proyectos ambientales, viales, educativos, recreacionales y educativos.

Rodolfo de Jesús Díaz y la participación comunitaria El ex concejal de Paipa en representación de la Unión Patriótica, Rodolfo de Jesús Díaz Díaz, llegó a la alcaldía como resultado de un movimiento de fuerzas cívicas e independientes, algunas de izquierda, y el respaldo total del partido conservador. En su opinión la presencia de esas fuerzas que estaban alejadas de los partidos tradicionales le dieron a su candidatura un perfil de independencia.

En la campaña electoral encontró que el bipartidismo había parcelado las comunidades, pero a pesar de ello logró llegar a todas las veredas y entregar su mensaje. En unas elecciones que tradicionalmente el ganador aventajaba a su opositor por 100 votos, Díaz logró una victoria con 1.400 votos por encima del candidato liberal. Logró, con la ayuda de un frente de trabajo en el que se tuvo el concurso de Diego Montaña Cuéllar, maestros, mujeres y líderes campesinos, pudo romper el control que mantenían el Partido Liberal, a través del clientelismo y la politiquería.

Construir la participación comunitaria, fue el eslogan de la campaña y lo está practicando. No nos quedamos en el discurso sino que estamos llevándolo a la práctica. Hemos vencido la posición de los partidos políticos, los que no se diferencian en nada, y que se han opuesto a la participación ciudadana. Nuestro trabajo está centrado en la comunidad. En Paipa hay una nueva cultura. Los interlocutores de la comunidad dejaron de ser los concejales y los políticos y ahora son los mismos ciudadanos , afirma.

En cuanto a los proyectos que necesita Paipa, dice tener total claridad. Después de 30 años de hablar de la contaminación del lago Sochagota hoy se está adelantado la obra del alcantarillado petimetra. Con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi se busca realizar el ordenamiento territorial del municipio para poder acometer tareas en materia ecológica y de desarrollo urbano sostenible. Se ha logrado controlar la contaminación generada por las unidades de Termopaipa y está asegurado el mismo control para la IV Unidad con la adopción de tecnologías limpias.

En materia de obras, entregó el Centro de Terapia Termal, realizado con asesoría de expertos franceses. En vivienda construyó 110 viviendas y comenzó un número igual. Inició la construcción del coliseo cubierto y del estado municipal. Pretende dotar a todas las veredas serán dotadas de acueductos.

Su lucha contra la corrupción Para Rodolfo de Jesús Díaz no ha sido fácil desmontar toda esa tradición que existía para imponer una nueva forma de administrar. Hoy -sostiene- ni siquiera los opositores de su gobierno, pueden señalarle de faltas a la ética o a la honradez. También, ha tenido que luchar contra el sectarismo y el grupismo, que durante muchos años marginaron a las comunidades de la participación en el presupuesto. Frente a la cultura de la corrupción también se ha ejercido una lucha seria, aplicando mecanismos en los que la comunidad tome parte. Se pidió que todos los contratos del municipio s los envíe la Contraloría Municipal a las juntas comunales.

En sus relaciones con el Concejo, donde hay 13 curules, cinco ocupadas por los conservadores y ocho por liberales, dijo que desde un comienzo asiste a todas las sesiones de la corporación. Hoy es el concejal número 14. Allí hay una oposición dura, implacable, pero sus reparos, bien sean de buena o mala fe, le ayudan a tomar los correctivos que su administración necesita. Aquí se ha hecho una escuela. Tenemos un equipo de gobierno que puede mostrar resultados. Estamos metidos de cuerpo y alma, dispuestos a responder efectivamente a todos estos retos , dijo Díaz.

Sí y no son diferentes El sacerdote paipano Carlos Puerto, que estuvo -según él mismo- de pato en una de las reuniones donde se ha estudiado el papel de los alcaldes diferentes, dijo que admira la parte humana del trabajo del alcalde Rodolfo de Jesús Díaz y agregó: ha sabido manejar con acierto la integración de algunos grupos, evitando la discusión, tratando de unir y dar soluciones. Creo que el alcalde de Paipa no es de los que dice aquí quien manda soy yo sino quien le da oportunidad a la gente de opinar, de integrarse, de dar soluciones mancomunadamente .

El padre Puerto dice que Rodolfo de Jesús Díaz le parece que es un alcalde diferente en su parte humana, aunque de pronto obras físicas no se vean muchas. Creo que la parte humana la va encaminando por buena senda. Construyendo al hombre podemos pensar en lo demás , señaló.

Rafael Acevedo Porras, concejal de Sogamoso, señala que el padre Gustavo Suárez como alcalde sí es diferente porque es la primera vez que el municipio tiene un alcalde con sotana. Es diferente, también, porque tiene principios religiosos. Encuentra que ha obrado de buena fe.

Si ha tenido tropiezos administrativos es porque le faltaba la experiencia. Algunos de sus asesores no lo han dejado obrar de acuerdo a sus propias convicciones. Su interés ha sido el de hacer una buena administración, pero los asesores en la sombra y algunos de sus secretarios inciden mucho en las decisiones administrativas del padre Suárez. Es diferente, también, en su manera de actuar frente a las posiciones políticas que existen en Sogamoso , dijo el concejal.

En materia de obras lamentablemente el balance no le resulta favorable, salvo los puentes que se construyeron en la vía Sogamoso-Nobsa, por el sector de Siatame, gracias al apoyo del Concejo que dejó una contrapartida de la fiducia, dijo Acevedo Porras. Otras obras en marcha son la terminación del centro docente, el matadero, la doble calzada a Belencito, proyectos que fueron iniciados por la pasada administración municipal., La falta de recursos no le ha permitido mostrar obras. Escasamente tiene para pagar la nómina , anotó Acevedo.

Para el ex concejal conservador de Paipa, Felipe Alberto Brijaldo Vargas, Rodolfo de Jesús Díaz es igual a los demás alcaldes de Boyacá. No encuentra ninguna diferencia, pues ha cometido los mismos aciertos y desaciertos de los demás alcaldes. No hay una característica que lo haga sobresalir o que demuestre que es malo. Sin embargo, admitió que es mejor que los anteriores alcaldes que ha tenido Paipa.

Agregó que Díaz ha cumplido con su programa de gobierno, pero -expresó- desafortunadamente el nepotismo y el no cambiar algunos funcionarios de su administración han dado al traste con una mejor gestión . La urbanización El bosque, en cabeza del Instituto de Vivienda de Paipa, que dirige Víctor Ramírez, es la más afortunada ejecutoria, dijo Brijaldo.

El mismo ex concejal señaló que el partido conservador llevó a Díaz al poder a sabiendas de que no era conservador y, por lo tanto, su gobierno no ha sido partidista. Ha sido un gobierno s sui géneris, de acuerdo a sus posibilidades, que le ha dado una salida a la crisis a que fue sometido el municipio por parte de los alcaldes liberales , comentó Brijaldo Vargas. Añadió que el Concejo, que coadministra, se ha mimetizado dándole su respaldo, olvidando la sana crítica, lo cual hubiera impedido de tajo el nepotismo y los lunares de algunos elementos de la administración.

Rafael Enrique Kerguelén Durango, reinsertado del EPL, concejal de Montería y miembro de la Fundación Progresar, una ONG que ayudó a financiar un reciente foro donde se examinó la gestión de los alcaldes Suárez y Díaz, dijo que éstos son diferentes a pesar de que sus candidaturas no hayan tenido el mismo origen., pero han puesto al centro los intereses generales de la comunidad por encima de los intereses personales del administrador y del grupo de amigos más cercanos.

Esto no quiere decir que, seguramente, no tengan errores, lo más probable es que tengan vacíos y que están muy distantes de lo que debe ser una administración ideal, dijo Kerguelén.

Con base al informe de sus ejecutorias, el mismo concejal cordobés, encuentra en los dos alcaldes que han satanizado la labor del Concejo, producto del macartismo, de la prevención contra algunos concejales por pertenecer a los partidos tradicionales y con quienes no se puede trabajar. Lo importante no es si pelea o no con el concejo sino si logran ejecutar su programa de gobierno y si lo hacen sin el Concejo, muy bien; pero no pueden olvidar que el Concejo tiene funciones y autorizaciones que dar y los alcaldes las requieren , dijo.

Como virtudes de los dos alcaldes, Kerguelén destacó la coincidencia que hay entre el programa de gobierno y las ejecutorias y, especialmente, el énfasis que le han dado a la participación comunitaria.

Díaz: el padre Suárez es distinto Según Rodolfo de Jesús Díaz el padre Suárez es un alcalde diferente por el estilo de trabajo, porque ha tenido que enfrentar una serie de realidades políticas y sociales diferentes a las que se viven en el resto de municipios. Ha tenido dificultades y puede tener críticas negativas, pero también tiene muchas cualidades y, lo importante, tiene el valor civil de hacer las cosas con un nuevo modelo, con una nueva concepción de hacer la administración , apunto el alcalde de Paipa.

Suárez: Rodolfo Díaz es distinto El padre Gustavo Suárez Niño dice que conoce al alcalde de Paipa hace muchos años y sabe de su trayectoria y de su gestión en la administración municipal. Aunque los casos de Sogamoso y Paipa no son parecidos, lo puedo considerar a Rodolfo de Jesús Díaz como un alcalde diferente a los demás , dijo Suárez Niño.

La experiencia de Barranquilla El ex alcalde de Barranquilla, Bernardo Hoyos, también relató su experiencia administrativa y dijo que esta fue más pragmática que teórica, a partir de las vivencias de la problemática de las comunidades, fue muy positiva. Admitió que tuvo debilidades y grandes. La principal fue la ingenuidad de parte mía y de algunos que estaban cerca, de dejarnos deslumbrar por las teorías de aquellos que manejan muy bien el verbo cuando hablan de compromiso social, de compromiso con las masas, del compromiso con el pueblo oprimido, pero que lo único que pretenden es imponer su propio criterio y sacar ventajas del quehacer político. Tenemos que estar alertas. Nos dejamos llevar por estos pregoneros de democracia y entregamos el trabajo, el sacrificio, el sudor de las gentes empobrecidas de Barranquilla, entregamos todo lo que estas comunidades habían hecho y se la entregamos a los dueños del cambio y de la revolución y cuando llegaron a la administración y se dieron cuenta que el alcalde firmando una licitación se ganaba millones y millones de pesos se les olvidó el compromiso fuerte, el compromiso con la revolución colombiana, se les olvidó la democracia y Barranquilla empezó un nuevo proceso de deterioro, de corrupción y de destrucción del proyecto por el cual nos habíamos sacrificado . dijo.

A raíz de que el espectáculo de las viejas prácticas revivía, el padre Hoyos encontró que de nada valía fortalecer su ego a nivel nacional mientras se destruía el proceso local que había iniciado en su primera alcaldía popular. Hoy el padre Bernardo Hoyos está reorganizando su movimiento para volver a la alcaldía de Barranquilla. La realidad me ha dicho que tenemos gastar todas nuestras energías fortalecer los procesos locales.. Explicó que esta vez asumirá una actitud diferente en su campaña proselitista, pues he decidido no ir más a tarimas a gritar contra la clase politiquera, como lo hice antes, ya me cansé de regalar curules. Y el esquema para las elecciones lo consultaré con la gente en su totalidad y ellos examinarán los nombres de candidatos al Concejo y dirán quiénes van en las listas y quiénes no , anotó.

Los dos alcaldes diferentes de Boyacá, Rodolfo de Jesús Díaz, de Paipa, y el padre Gustavo Suárez Niño, de Sogamoso.

Padre Gustavo Suárez, alcalde de Sogamoso.

Rodolfo de Jesús Díaz, alcalde de Paipa.

Padre Carlos Puerto, sacerdote paipano.

Rafael Kerguelén Durango, reinsertado del EPL.

Padre Bernardo Hoyos, ex alcalde de Barranquilla.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de marzo de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad