Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL PITO ATACA SIN HACER RUIDO

La enfermedad de Chagas, una infección tan antigua como el paludismo, se ha convertido en un serio problema de salud pública que afecta a un millón y medio de colombianos anualmente, y pone en grave riesgo de infección a más de cinco millones. A raíz de la proliferación de esta enfermedad, que se constituye en la cuarta causa de morbilidad en América Latina, el Ministerio de Salud, la universidad de los Andes y la Secretaría de Salud de Cundinamarca se unieron para buscar una solución efectiva.

La enfermedad de Chagas es originada por un insecto conocido comúnmente como Pito, que ataca silenciosamente y sin causar dolor, en cualquier parte del cuerpo.

El animalito se alimenta exclusivamente de sangre y se esconde entre las grietas de las paredes y en las hojas de palma de los techos de viviendas ubicadas en el monte o en la selva.

Desde allí aprovecha las horas de la noche para alimentarse con la sangre del hombre, y de perros, gallinas, gatos, cerdos y demás animales domésticos.

Una vez está lleno de sangre, abandona a la víctima y se refugia detrás de los cuadros o debajo de las camas. Para esconderse, también aprovecha la basura y los desperdicios orgánicos.

El programa La principal estrategia para controlar el insecto es la creación del Programa de Prevención y Control de la Enfermedad de Chagas.

El programa está conformado por profesionales que trabajan en equipo con los servicios y promotores de salud, y con los profesores y directivos de escuelas en las zonas rurales, encargados de llevar toda la información necesaria a la comunidad, para la prevención.

Es importante anotar que los únicos departamentos en los que se está implementando este plan de control son Santander, Meta, Casanare y Cundinamarca.

En este último departamento, según las proyecciones de la Secretaría de Salud, la enfermedad pone en grave riesgo de infección a 40 municipios, ubicados en zonas del oriente (ver mapa), que están a menos de 1.500 metros sobre el nivel del mar.

Girardot encabezará el programa en Cundinamarca con la creación del laboratorio de entomología, entidad que se encargará de liderar planes y estrategias de control para el resto del departamento.

Para Mauricio Benavides, secretario de salud de Cundinamarca, y María del Carmen Pimentel, encargada de la promoción y prevención del programa, lo más importante es llegar a la comunidad para que pueda recibir toda la información necesaria para el control de la enfermedad.

Otra cosa muy importante es que la comunidad y, principalmente los médicos, tomen conciencia de la gravedad del riesgo que se corre, y den al problema la importancia que requiere , dijo María del Carmen Pimentel.

El portador La enfermedad de Chagas no se produce por la picadura del Pito. Se origina cuando el animal defeca sobre ella. En ese momento, deja un parásito llamado Trypanosoma Cruzi que entra a la sangre cuando el hombre abre la herida de la picadura, al rascarse.

Ahí comienza la reproducción del parásito, que viaja por el torrente sanguíneo hasta anidarse en el corazón. Empieza a dañar las células hasta producir un infarto o un daño irreversible que puede ocasionar la muerte de la persona.

Esta fase crónica de la enfermedad se puede manifestar hasta veinte años después de producirse la infección.

Otra forma de adquirir la enfermedad es el contagio madre-hijo, durante el embarazo.

El niño recién nacido afectado por la madre infectada puede presentar inflamación en el hígado y el bazo. Además, puede nacer antes de tiempo o morir en el vientre de la madre.

El parásito también puede adquirirse a través de las transfusiones sanguíneas de una persona sana a una infectada.

Cómo prevenirse Una de las estrategias que se ha diseñado busca que la gente ubique y reporte el insecto a personas autorizadas en el municipio.

Para eso, se pide a la comunidad que, una vez capturado el insecto, lo metan vivo en un frasco, que debe ir marcado con el nombre del propietario de la vivienda. Luego, debe llevarse inmediatamente a la escuela o al puesto de salud del municipio.

Cabe anotar que la manipulación de los insectos debe realizarse con mucho cuidado para evitar que sus excrementos tengan contacto con la piel.

Este programa se inició en enero pasado y busca principalmente controlar y prevenir la enfermedad en zonas de alto riesgo.

El proyecto comienza con una etapa de diagnóstico que continúa con educación básica de salud en las escuelas y en la comunidad en general.

Sigue con la motivación a los habitantes para que capturen los insectos y puedan ser ubicadas las zonas con mayor influencia del pito.

Continúa con un proceso de fumigación con insecticidas en las viviendas y en los terrenos aledaños, para lo cual se recomienda a la población alejar a niños y ancianos y cubrir los alimentos y los recipientes de agua, en el momento de rociar el insecticida Finalmente, termina con un mejoramiento de las viviendas con la participación de juntas de acción comunal, unidades familiares y entidades promotoras en el área rural.

El programa, que ha empezado en cuatro departamentos, se piensa extender a todas las regiones del país que estén en riesgo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
5 de abril de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad