Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

COPORO, UN PEZ DEMASIADO CRUDO

La vida cotidiana de Medina ahora está salpicada de petróleo. Los días de este municipio cundinamarqués se han visto perturbados por el posible hallazgo del primer gran pozo petrolero del piedemonte llanero.

Se trata de Coporo, que está localizado a 90 kilómetros al suroccidente del campo de Cusiana, y a 20 del casco urbano de Medina. Este yacimiento de crudo, que tomó su nombre de un pez que hay en la región, está localizado a 624 metros sobre el nivel del mar en la Serranía de Las Palomas, en la cordillera Oriental.

Con las canciones de Darío Gómez de fondo, algunos habitantes del pueblo, cerveza en mano, opinan sobre lo que será la vida después del anuncio del presidente Samper: unos todavía no pueden creer que bajo sus pies hayan 700 millones de barriles del crudo.

Pero hay más razones para que broten los comentarios. Por primera vez en la historia de los proyectos petroleros en Colombia, lo único extranjero que tiene Coporo 1 es el taladro contratado por la firma norteamericana Nabors Drilling International Limited. El resto de la mano de obra es colombiana.

Puntos de vista El párroco del municipio, Juan Manuel Rivera, es uno de los pesimistas por lo que pueda suceder: Solo serán problemas. Lo único que puede traer esto es prostitución, vicios y carestía , dijo.

Víctor Díaz, dueño de un restaurante en la calle principal del municipio, dice que pueden aumentar los índices de inseguridad porque va a llegar gente de diferentes regiones.

La Personera del municipio, Alba Nelly Vergara, comenta: Me preocupa el problema social que se nos viene encima, la cantidad de gente que puede incrementar el problema de la vivienda que tenemos. Hace más de un año, cuando comenzó la exploración del petróleo, los arriendos se dispararon. Aquí uno podía conseguir el arriendo de una vivienda o un local de 50 ó 80 mil pesos. Ahora están a 200 ó 300 mil pesos.

Una fuente de Ecopetrol que pidió la reserva de su identidad explicó que el anuncio del Presidente de la República fue un error porque el petróleo no le va a dar regalías a Medina en aproximadamente 8 años. La gente de otras regiones del país va a pensar que en esta zona hay dinero y empleo y se va a venir a producir grandes desórdenes sociales como los que se ven en Tauramena y Yopal, donde la carestía y el atraso se notan en cada esquina .

Coporo 1 es el primer pozo de tres, que se van a perforar en los próximos años. Cada pozo se demora un año para su ubicación y un año más para su exploración.

La ubicación implica construcción de carreteras, traslado de equipos hasta la zona, y el inicio de las excavaciones. Por lo tanto, los pozos Coporo 2 y Coporo 3 se demorarán 5 años más en explorar la zona. A esto hay que agregar la etapa previa a la comercialización del campo en la que se ubican los oleoductos y se determina la cantidad de petróleo que se producirá diariamente, etapa que se demora 2 años más.

Ante este pronóstico, las autoridades del municipio se están preparando para que el auge del petróleo no los tome por sorpresa.

Para afrontar las regalías ya tenemos más de 80 macroproyectos hacia 10 ó 20 años, porque si hay petróleo, Medina puede ser una gran ciudad , dijo el alcalde del municipio, Luis Alvarado.

En cuanto a la seguridad del municipio, el comandante Luis Trujillo Cárdenas, que tiene a su cargo la seguridad de las zonas Maya, Paratebueno y Medina, afirma que se presume que haya más intentos de tomarse el pueblo pero para eso estamos preparados. Con el alcalde y con el consejo vamos a acordar un mecanismo para impedir que aparezca la piratería terrestre, que se origina por la llegada de personas de otras regiones del país que no consiguen trabajo .

Fernando Alarcón, director de Planeación del Municipio, es el encargado de impedir el crecimiento desmesurado de la ciudad. Sobre este tema dijo: Cuando yo llegué aquí no había formato de licencia de construcción. Fue creado hace poco para que existan unos parámetros en la construcción de las viviendas y para evitar el crecimiento desmesurado y desordenado de establecimientos comerciales .

A esta opinión se une la del concejal Patrocinio Hidalgo, que afirma que con el auge del petróleo a Medina comenzaron a llegar comerciantes y personas a colocar negocios. Lo que estamos haciendo es que si no son negocios que ofrezcan desarrollo al municipio, simplemente no se les da el permiso .

En cuanto al alza de los precios, una de las preocupaciones de todos los habitantes, la Personera del municipio explicó que no hay que cambiar de actitud por el petróleo. En las reuniones que yo tengo con la comunidad les indico a los dueños de los locales o de las viviendas que no suban los precios de los arriendos, porque de lo contrario vamos a quebrar todos .

Lo cierto es que quienes lleguen por la fiebre del petróleo a Medina, lo único crudo que van a encontrar por ahora es la realidad: el desempleo se acerca al 15 por ciento, las vías veredales son trochas, el servicio de agua se ofrece sin planta de tratamiento lo que origina entre la población, según fuentes del hospital Nuestra Señora del Pilar, parasitismo intestinal, diarreas e infecciones urinarias, la electrificación solo abarca el 20 por ciento de la región y la educación no tiene suficientes cupos para cubrir la oferta para el bachillerato.

Hoy Medina no nada en un mar de petróleo, como muchos afirman, sino en un mar de dificultades que se solucionan a medias con los 1.700 millones de pesos de presupuesto anual.

Medina en números Medina reposa en las estribaciones de la cordillera Oriental, sobre los Llanos Orientales. Es el más extenso de los 115 municipios de Cundinamarca con una superficie de 122.062 hectáreas, que representan el 5,4 por ciento de la extensión del departamento.

Tiene dos vías de acceso: desde Villavicencio, tomando la Troncal del Llano y pasando por los municipios de Restrepo y Cumaral, se puede ascender al municipio por el cruce del Alto de La Macarena. La otra carretera es la denominada vía alterna al Llano, que comunica a Medina con Guateque (Boyacá) bordeando el embalse de Chivor y pasando por las poblaciones de Mámbita y Santa María.

El territorio está dividido en 8 inspecciones y en 68 veredas. Sus pobladores están dedicados en un 90 por ciento a la ganadería y al cultivo de yuca y maíz para el sustento de sus familias. Según el censo de 1993, son 11.033 habitantes. De ellos 8.343 viven en el área rural, y 2.690, en el área urbana.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de octubre de 1996
Autor
JAVIER SILVA HERRERA

Publicidad

Paute aqu�