Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SIN RESCATAR UN NIÑO QUE CAYÓ A ALCANTARILLA

Rafael Velásquez, un niño de 7 años de Ciudad Bolívar, cayó ayer por una tubería de aguas negras de las que no había podido ser rescatado anoche a pesar de los esfuerzos de su padre, José Velásquez, sus vecinos y el Cuerpo de Bomberos de Bogotá.

El accidente ocurrió a las 2:30 de la tarde en el barrio Protecho II, en un potrero cercano al barrio Casalinda en el que no hay nomenclatura, mientras Rafael jugaba con dos de sus hermanos y un amiguito.

Gilma Espejo, una tía de Rafael, explicó que el niño había salido por la terraza de la casa con sus hermanos de 11 y 9 años y en la calle se habían puesto a jugar con otro niño de 10 años. Mi hermana estaba haciendo el almuerzo en la cocina y los había encerrado y por eso no se dio cuenta de que se fueron, cuando menos pensó oyó el escándalo y le avisaron que el niño se había caído a la alcantarilla , dijo Espejo.

La tía del menor contó que los niños después de salir de la casa caminaron más allá del paradero de los buses de Santa Lucía, atravesaron un caño por dentro de un tubo que lleva a una alcantarilla por la que se ven correr con mucha fuerza las aguas negras y que no tiene ninguna tapa.

Es un tubo horizontal, largo y oscuro y hay que saltar para no caer en la alcantarilla. Eso nunca ha estado tapado. Por donde uno entra no solo cabe un niño de pie sino un adulto. Eso es un peligro para todo el mundo , agregó Espejo.

De otra parte, el sargento de Bomberos que comandó la operación de rescate, Heriberto López, dijo que, según los amiguitos de Rafael, el niño cayó por una alcantarilla sin tapa ubicada en un potrero. Confirmó la existencia de la tubería por donde dijo la tía que caminaron los niños y que efectivamente conecta por debajo de tierra con la alcantarilla señalada como el sitio de la desaparición de Rafael. Sin embargo, hay una diferencia entre las dos versiones pues según el sargento los niños no alcanzaron a caminar por dentro del tubo al que se accede a través de unas escalerillas por la boca de la alcantarilla.

Explicó que desde la boca de la alcantarilla hasta el lugar donde esta se conecta con las aguas negras que bajan del sector de San Francisco hay unos 20 metros en caída vertical.

Agregó que las aguas que corren subterráneas por esa tubería caen al río Tunjuelito 8 ó 10 kilómetros más adelante, hacia abajo de la autopista del Sur, en cercanías del hipermercado Makro.

López dijo que a los bomberos de Candelaria la nueva llegó la noticia hacia las 2:45 de la tarde. Seis buzos de la estación de Kennedy buscaron por el sitio donde caen las aguas negras al río Tunjuelito sin ningún éxito.

Las labores de rescate, que comenzaron apenas se recibió el aviso se cancelaron hacia las siete de la noche en parte por baja visibilidad y porque el mal tiempo causó un torrente más fuerte que el normal, dijo el sargento López. Agregó que hoy antes de las ocho de la mañana continuará el operativo de búsqueda.

Para López, las posibilidades de que el niño haya sobrevivido son mínimas. Anoche fue imposible obtener una respuesta de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) sobre este accidente y en la oficina de atención dijeron que no se conocía el caso.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de abril de 1997
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�