Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO EDUCAR A UN NIÑO CON RETARDO LEVE

Cómo educar a un niño que sufre un retardo mental no muy severo y que es muy indisciplinado?

Los retardos mentales leves abarcan una gran variedad. Para cada uno hay tratamiento específico, tanto médico como pedagógico. De esta manera es difícil dar una respuesta acertada sin conocer el caso específico del niño que sufre un retardo mental no muy severo .

En términos generales podemos decir que la educación de estos niños siempre requiere más paciencia, más cuidado, dedicación y amor que la de los niños comunes.

Pero quizás el elemento más importante para ayudarles es la aceptación por parte de los padres del hijo, tal cual es, con sus limitaciones y no crear falsas expectativas con relación a su futuro.

Si hay más hijos hay que trabajar mucho con ellos el tema del hermano enfermo, ya que muchas veces estos llegan a sentirse desatendidos, piensan que sus padres los quieren menos, porque le dedican menos tiempo y muchas veces tienen que tolerar burlas y comentarios de los compañeros acerca de su hermano. Otras veces, no alcanzan a comprender bien que pasa y son ellos mismos quienes lo agreden verbalmente o evitan su compañía.

La literatura científica habla del retardo mental leve, refiriéndose a niños que pueden llevar una vida escolar y familiar bastante normal, en colegios comunes y corrientes, pero que, en algún aspecto de su vida intelectual o emocional, tienen alguna desventaja con relación a los niños de su misma edad.

Si la desventaja es importante a nivel escolar, debemos: - No ocultar la situación en el colegio escogido, tratando que dicha institución tenga pocos alumnos por salón.

- Comunicar la situación al director de grupo de cada año escolar y tratar de tener un contacto permanente, con el fin de trabajar de la forma más adecuada posible.

- Evitar tener un manejo donde la ausencia de normas sea la constante, porque esto en vez de beneficiarlo, lo perjudica.

En la casa: - Tratarlo como un niño normal, pero al mismo tiempo estar pendiente de sus actividades, buscando siempre que éstas sean lo más provechosas que se pueda.

- Evitar preferencias que terminen volviéndose conflicto con hermanos y con padres, ya que si se le permite hacer todo lo que quiere, terminaremos volviéndolo un pequeño tirano.

- Buscar profesionales especializados que los apoyen en la mejor manera de estimular las capacidades intelectuales al niño, con el fin de que le coloquemos retos acordes a sus potencialidades.

- Pero lo más importante es nunca perder la esperanza frente a sus capacidades, porque esta sería la mejor manera de no creer que a pesar de sus limitaciones puede encontrar un lugar adecuado en el mundo. Sin embargo, como dijimos antes, sin crear falsas expectativas.

En pocas palabras hay que educarlo como un niño normal, con el mismo amor y grado de exigencia, pero estando mucho más atento a todo cuanto sucede en relación con él.

Con ellos se va más despacio, porque les toma más tiempo lograr los aprendizajes. Esto es importante tenerlo en cuenta en todas las ocasiones.

Siempre un hijo, sin importar la limitación que tenga, requiere un profundo amor de nuestra parte, pero sobre todo el pleno convencimiento de que creemos en él, independientemente de lo que haga o deje hacer.

Pero cuando nos vemos abocados a tener un hijo con un retardo mental leve, debemos tener presente que nosotros mismos tenemos nuestras limitaciones y de alguna manera nos hemos ingeniado para solventarlas y sobrevivir en el mundo de la mejor manera posible.

La crianza de un hijo con limitaciones se basa en el mismo principio mencionado anteriormente, hay que darle todas las herramientas necesarias, que estén a nuestro alcance, para que logre adaptarse al medio de la mejor forma posible y pueda sacarle el máximo de provecho.

También es importante proteger su autoestima y tratar de fortalecérsela lo más que se pueda, ya que muy seguramente se verá abocado a situaciones de fracaso con relativa frecuencia. Este elemento emocional es fundamental para tratar de no darse por vencido antes de tiempo y encontrar la salida a cualquier problema.

*Sicopedagogas de Ascender.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Educación
Fecha de publicación
15 de octubre de 1996
Autor
STELLA PEREZ Y MARTHA AYALA*

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: