Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El fin del reclutador de menores del Congo

La primera sentencia que dictó la Corte Penal Internacional desde su creación en el 2002 fue para declarar culpable al congolés Thomas Lubanga, expresidente de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC) y del brazo armado de dicha organización, las Fuerzas patrióticas para la liberación del (República Democrática, RDC) Congo:

"El tribunal concluyó por unanimidad que la acusación demostró más allá de toda duda razonable que Thomas Lubanga es culpable de crímenes de conscripción y enrolamiento de niños menores de 15 años y de haberlos hecho participar en un conflicto armado", dijo el juez británico Adrian Fulford, que leyó un resumen del fallo el pasado miércoles en La Haya.

El psicólogo de 51 años aún no conoce su condena. Sin embargo, el fiscal jefe para los crímenes de guerra, Luis Moreno-Ocampo, dijo que buscaría acercarse a la pena máxima para este tipo de crímenes. "Si pidiéramos un año por niño, superaríamos el máximo de 30 años establecido por el estatuto", aseguró.

Lubanga surgió como un líder instruido y con gran proyección política. Sin embargo, se hizo tristemente famoso por reclutar niños soldados, algunas veces hasta de 7 años, un crimen al que su propio abogado, Jean Flamme, se refirió como "una práctica de siempre y de tantos grupos político-militares" en África subsahariana.

Hasta poco antes de su arresto, en marzo del 2005, el congolés vivió en Bunia, capital de la región de Ituri, en el nororiente de la RDC. Allí recibía a sus invitados "en una casona del centro, protegida por decenas de jóvenes, muchos de ellos niños, embutidos en uniformes poco militares", relató un periodista que lo entrevistó para el diario español El País en el 2003.

Fue en Ituri, su tierra natal, donde Lubanga se ganó el nombre del 'Señor de la guerra'. Lo que comenzó como una pugna por poder territorial, en especial por las minas de oro, derivó en una lucha étnica entre los hema (ganaderos, con Lubanga como líder) y los lendu (agricultores). Al conflicto local se sumaron la ocupación militar de Uganda desde 1999 hasta el 2003 y la guerra civil del Congo durante el mismo periodo, con un saldo de unos 60.000 muertos en la región.

Luego de su arresto, la defensa del 'Señor de la guerra' se esforzó por borrar ese apelativo. "Es un político y un pacificador, no un miliciano, y no estaba directamente relacionado con lo que hacían las tropas", afirmó Flamme el día en que se leyeron los cargos.

No obstante, la participación de 193 víctimas en el proceso -tres de las cuales dieron su testimonio ante el tribunal- demostró lo contrario. Desde la descripción del 'entrenamiento' mediante golpizas que a veces terminaban en la muerte, hasta las órdenes de matar y luego cortar cabezas y sacar los ojos, sin contar con la violación sistemática de las niñas reclutadas. Por eso, mientras el mundo celebra un juicio histórico, las víctimas esperan que la sentencia no se quede corta.

Lo que no fue juzgado EL OSCURO HISTORIAL DEL 'SEÑOR DE LA GUERRA' DE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO Los crímenes de Lubanga van mucho más allá del reclutamiento de niños. Según denuncias de la ONU, Human Rights Watch y otras ONG, Lubanga comandó acciones como la de Kilo, un pueblo lendu (etnia rival) en donde su milicia obligó a todos los pobladores a cavar sus tumbas y luego los mataron a martillazos en la cabeza. Se calcula que al menos 100 personas murieron tan solo en esta población. El no haber abarcado esos crímenes es una de las mayores críticas contra el proceso en la CPI

Publicación
eltiempo.com
Sección
Internacional
Fecha de publicación
18 de marzo de 2012
Autor
REDACCIÓN INTERNACIONAL

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: