Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

VALORES Y ANTIVALORES

Si usted trata de hacer deporte, un sábado o un domingo en cualquier barrio, olvídese de hacerlo. Bandas de matones jugadores de microfútbol han invadido estas canchas, por lo que los practicantes de otros deportes, no tienen en donde jugar. Si va usted a cine unos patanes de la fila de atrás (hombres y mujeres por igual) le colocan sus adorables piecesitos en la nuca, con la mayor tranquilidad. Y seguramente le habrá caído un vaso de kumis en la testa, tirado por cualquier muchacho de esos que van a los colegios y universidades a educarse.

Desde cualquier vehículo motorizado, niños y adultos tiran bolsas, vasos, botellas y papeles; y la policía que debe garantizar la paz y el orden, se dedica a mirar.

Colombia es un caos. El alto índice de violencia puede también ser consecuencia de la contaminación ambiental, el ruido de máquinas y de primorosos carros con full equipo de sonido a todo volumen por la ciudad , y de bafles de 3.000 ó 4.000 vatios de potencia en plena calle o a la entrada de cualquier almacén, o a una cuadra del cuartel de policía. El irrespeto en cada barrio con fiestas ruidosas que no dejan descansar ni dormir (a pesar de la existencia de normas que lo prohiben).

En mi opinión estas son algunas de las nefastas consecuencias de haber suprimido en la escuela primaria la enseñanza de la educación cívica y la urbanidad. Más o menos desde 1960 se dejaron de enseñar estas asignaturas consideradas como costura , y convertimos a nuestro país en un campo de batalla, en donde la razón es aplastada por los gritos y actos de bandalismo.

A pesar de que la Constitución nacional ordena al sector educativo en su artículo 41 que deberá enseñarse el civismo y la urbanidad, este mandato no se ha ejecutado. Y como siempre, los paganos somos todos los ciudadanos, ahogados en basura y rodeados de institutos oficiales, leyes, normas casi todos ineficientes.

Es loable, la edición de un libro sobre ética y valores, de Editorial Norma (ver El Tiempo, 30 de marzo/97). Dura labor la que le espera a los docentes para volver a enseñar la urbanidad, el civismo, las buenas maneras, la justicia, la tolerancia, el respeto, la lealtad y otra serie de valores que hace mucho reemplazamos por la patanería, la grosería y el mal gusto.

*Colaborador de Llano 7 días

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de abril de 1997
Autor
POR VICTOR JULIO SANCHEZ M.*

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: