Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

MEXICANO DEJA EN LA PICOTA A JUSTICIA DE ESTADOS UNIDOS

Durante 15 años Ricardo Aldape Guerra, un mexicano que entró ilegalmente a Estados Unidos, vivió a la espera de que se cumpliera su condena de muerte en una prisión de alta seguridad en Texas.

Acusado y condenado por la muerte de un policía en Houston en 1982, en más de cinco oportunidades Aldape estuvo a escasos segundos de que se le aplicara una inyección letal. Pero la astucia su abogado y las fuertes presiones de las comunidades latinas en Estados Unidos, que convirtieron su causa en una bandera contra la pena de muerte y el racismo judicial, lograron impedir su ejecución.

El miércoles, tras década y media de agonía, Aldape fue declarado inocente y deportado a México, donde fue recibido como un héroe.

Un crimen en 1982 Según la reconstrucción de los hechos, el patrullero Ed Harris murió en 1982 al tratar de detener un carro donde viajaban Aldape Guerra y Roberto Carrasco, ambos indocumentados.

Durante el tiroteo también perdió la vida José Francisco Armijo: otro mexicano que se encontraba en el lugar de los hechos.

Horas más tarde, la policía logró localizar el carro en el que huían Carrasco y Aldape Guerra.

Carrasco murió al enfrentarse a tiros con la policía. Debajo de su cuerpo se encontró el arma y el mismo tipo de municiones que habían sido utilizadas para matar al agente Harris y a Armijo.

Aldape Guerra siempre afirmó que fue su compañero el que disparó el arma. Sin embargo, la justicia no le creyó inicialmente, y aún hoy existen dudas sobre esta versión.

María Armijo, esposa de José Francisco Armijo, el testigo que presenció la muerte del agente Harris y que también fue asesinado por los disparos que supuestamente hizo Carrasco, asegura que el único asesino de las dos personas fue Aldape Guerra.

Mi hijo José Francisco Jr., que tenía diez años cuando acompañaba a su padre en el automóvil la noche que lo mataron, siempre me ha dicho que el que hizo los disparos, primero al policía y luego a mi esposo, fue Aldape Guerra , declaró ayer Armijo.

Es muy fácil echarle la culpa a Carrasco que está muerto y no puede defenderse , agregó.

Aldape por su parte, se declaró satisfecho por que al fin se le hiciera justicia, aunque se declaró enojado , pues según dijo: me robaron quince años de mi vida .

Pero más allá de la inocencia o culpabilidad de Aldape Guerra, que nunca será confirmada por errores técnicos cometidos por las autoridades el día de los crímenes, lo que ha quedado en tela de juicio es la gran ambigedad de la justicia estadounidense: que primero condena a muerte a un hombre y luego lo declara inocente tras mantenerlo quince años en prisión.

Además, es casi seguro que los militantes en contra de la pena de muerte utilizarán este caso para iniciar una nueva ofensiva en favor de la abolición, con el argumento que la muerte de un posible inocente no justifica su aplicación en ningún caso.

FOTO RICARDO ALDAPE fue recibido en Monterrey -su ciudad natal-, con música mexicana, vivas y pancartas de bienvenida por más de un millar de personas. Conteniendo las lágrimas exhortó a sus conciudadanos a no viajar ilegalmente al otro lado de la frontera porque Estados Unidos no es tierra para nosotros .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
18 de abril de 1997
Autor
Efe-AP

Publicidad

Paute aqu�