AHORA, HAY MENOS ABORTOS

AHORA, HAY MENOS ABORTOS

Las muertes maternas bajaron el 51 por ciento en Bogotá, en los últimos 10 años. Y según la Secretaría Distrital de Salud (SDS), esa disminución puede estar relacionada con el descenso del número de abortos inducidos en la ciudad.

30 de mayo de 2001, 05:00 am

Las muertes maternas bajaron el 51 por ciento en Bogotá, en los últimos 10 años. Y según la Secretaría Distrital de Salud (SDS), esa disminución puede estar relacionada con el descenso del número de abortos inducidos en la ciudad.

De acuerdo con un informe presentado ayer por la Secretaría, mientras en 1990 la tasa de mortalidad materna fue de 152,5 por cada 100 mil nacidos vivos, el año pasado esa cifra descendió a 75.

En concepto de Ricardo Rojas, coordinador del programa de Prevención de Mortalidad Materna de la SDS, dicha tasa de muertes bajó en parte debido a que las mujeres recurrieron menos al aborto y, al mismo tiempo, están ahora utilizando más métodos anticonceptivos.

Rojas dice que muestreos realizados por la Secretaría arrojaban un cálculo de 45 mil abortos provocados en 1990, y de 35 mil abortos en 1995. Ahora se estima que la cifra puede ser de 30.000.

Estas estadísticas fueron presentadas con motivo de la celebración ayer de la primera jornada de salud materna y de la infancia en la ciudad, en la que participó el alcalde de Bogotá, Antanas Mockus; el secretario de Salud, José Fernando Cardona, y la Directora del Departamento de Bienestar social del Distrito, Angela María Robledo.

Durante la jornada, que incluyó visitas a los programas de atención a maternas en la Unidad de Prevención y Atención (UPA) de La Candelaria, en el sur, y en el hospital El Tunal, se informó igualmente que la más alta mortalidad materna viene registrándose en mujeres entre 30 y 34 años (25 por ciento) y que viven en unión libre (36 por ciento).

Las muertes se produjeron por trastornos hipertensivos (40 por ciento), complicaciones del parto (13 por ciento) y otras causas como las hemorragias, el aborto y sus complicaciones.

Para bajar la mortalidad materna, la Administración diseñó varias estrategias como la de buscar la disminución de la tramitología que impide la atención oportuna de las gestantes en los hospitales.

En la visita realizada a la UPA de Candelaria, el alcalde Mockus tuvo que enfrentar la silbatina de la gente que se concentró frente a la Unidad, para rechazar el ajuste fiscal que significó la salida de por lo menos 5.000 empleados del Distrito.

Foto Miguel Menéndez /EL TIEMPO.

La jornada de salud materna, propició que ayer el alcalde de la ciudad Antanas Mockus, visitara algunas madres en el hospital El Tunal.