Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL CUERPO SIN DEFENSAS

Hay épocas de la vida en que tenemos una salud a prueba de todo. Pero hay también ,omentos en que la más benigna brisa nos enferma y un resfriado s nos complica hasta dejarnos tendidos en la cama durante varios días.

Hay también días en que podemos comer un buey como si fuera una simple tajada de pan tostado. Y hay días en que una tostada nos cae tan pesada como si hubiera sido un buey...

A qué se deben estas variaciones? Indudablemente, a una multiplicidad de factores. Sin embargo, uno de los principales artífices de las alteraciones en la salud se origina en el estado de ánimos, la emotividad, el estrés, el exceso de preocupaciones, en la depresión.

Se ha comprobado que las angustias y los estados depresivos debilitan el sistema inmunológico y abren las puertas a transtornos de toda índole: desde resfriados reiterados hasta infecciones graves. Un notable jurista observa -a manera de ejemplo- que las mujeres viudas, separadas o con serias desaveniencias matrimoniales, se hacen más propensas a enfermar de cácer. En estas mujeres, como es obvio, existe una predisposición genética al cáncer, una susceptibilidad exacerbada por la depresión, que actúa como gatillo para disparar la enfermedad.

Y estos transtornos que tienen un origen emocional, subjetivom son los catalogados como enfermedades sicosomáticas. Conflictos síquicos que llevan a una afección física o fisiológoca que muchas veces confunde porque se presenta sin causa orgánica aparente, tiene desarrollo larvado, es espo radica y puede desaparecer sin dejar rastros o complicarse y comprometer el bienestar.

la alergia, el asma, la urticaria y los desórdenes menstruales tienen un alto componenete emocional. pero quizá, donde más se ensañan los coflictos síquicos es en el sistema digestivo. Así es como aparecen gastritis, colon inflamado, reflujos, indigestiones, úlceras, diarreas o estreñimientos, hemorroides. Una serie de transtornos bien conocidos en elmundo del trabajo que, hasta hace poco atacaban con mayor frecuencia a los hombres pero que, hoy también alteran la salud de las mujeres comprometidas en los retos profesionales y laborales.

El punto sensible Como lo explica el médico cirujano, especializado en homeopatía, Andrés Rivera Hernández, el estrés repercute en el plejo solar. Este, que coincide con el tercer chacra de la filosofía hindú, es como un manojo de nervios ubicado en la boca del estómago, y de donde se inervan el estómago y el intestino.

Precisamente ese tercer chacra tiene que ver con el fuego, las ganas de poder, la competencia. Es un centro egoísta que maneja mucho estrés.

Se puede creer o no en la filosofía hindú. Pero el hecho es que investigaciones científicas y estudios epidemiológicos confirman la influencia que tienen los conflictos emocionales, las preocupaciones, las ansiedades, en el funcionamiento del sistema digestivo. Una simple observación de lo que le sucede a cualquiera de sus compañeros de trabajo, o a usted mismo, lo ayuda a confirmarlo: Cuántas veces, ante un reto ( profesional y hasta sentimental) no ha sentido como una legión de cucarachas surcarle el estómago? Los que más Lo estados emotivos no afectan a todos por igual. Se menciona a a quellas personas clasificadas con una personalidad triple A como a más propensas a sufrir de trastornos digestivos. El ejemplo más claro es el ejecutivo, el que maneja mucho estrés y grandes responsabilidades en su trabajo, el que asume de frente los retos, que vive con cigarrillos, tinto, alcohol y otros estimulantes, el que pelea con el reloj y quisiera que el día tuviera muchas horas más para alcanzar a hacerlo todo.

Todas estas condiciones -según el médico Rivera- son factores de riesgo. La persona está constantemente liberando adrenalina y esto la hace más propensa a tener úlcera y otros problemas digestivos (distensión, intolerancia a grasas y lácteos, flatulencia, etcétera).

Pero una observación adicional se registra: la inestabilidad del país, los reveses o dificultades económicos, la lentitud -para no hablar de parálisis.- en varios sectores industriales y comerciales son algunos de los elementos que atacan a los colombianos inmersos en el mundo laboral. Y si a esto se agregan los conflictos sociales, la inseguridad y la calidad pobre de vida, se deduce el porqué las enfermedades sicosomáticas se han extendido con rapidez a la población, cualesquiera que sean su edad y condición social. hay una predisposición energética. La gente siente la rabia en la boca del estómago .

Qué se siente? La enfermedad sicosomática que primero se menciona como propia del ejecutivo es la úlcera. a ella, se le suman la gastritis y el colon inflamado.

Al inicio de casi todos los malestares gastrointestinales, se observa una alteración en la motilidad intestinal. Los trastornos peristáticos incluyen episodios de diarrea que alternan con estreñimiento. Un fuerte disgusto, por ejemplo, fácilmente ocasiona en estas personas la necesidad de correr al baño.

A esta diarrea asociada con situaciones de estrés, emocionales y preocupaciones, se le encuentra a menudo explicación en la colitis espádistica, mejor conocida como intestino o colon irritable. Otros síntomas incluyen molestias abdominales, distensión (el estómago se siente como un balón), indigestión, dolor de cabeza, fatiga, laxitud y hasta dificultades para concentrarse. En estos casos, el dolor es de tipo cólico que aparece en forma esporádica o puede permanecer como una sensación sorda y continua.

La gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica. hay sensación de ardor en la boca del estómago a cualquier momento del día o de la noche, flatulencia, acidez, eructos y a veces reflujo. La comida y la leche tienen a calmar el ardor. Cuando la inflamación se agrava, puede derivar en úlcera y ésta ya se define como una lesión con destrucción. Se localiza en el estómago y el duodeno, y se presenta con ardor antes o después de comer. En casos avanzados, hay sangre en la deposición (ésta es de color oscuro, casi negro), y vómito con sangre.

Entre los desórdenes sicosomáticos se incluyen el estreñimiento y las hemorroides, muy ligados entre sí y altamente derivados de los inadecuados hábitos alimenticios. Los problemas comienzan bien sea cuando se come demasiado rápido y sin tomarse el tiempo de masticar (la digestión comienza al mezclarse el alimento con la saliva), bien sea cuando se omiten frutas, verduras y otros productos con alto contenido en fibra, y se consumen grandes cantidades de harinas y productos muy elaborados.

Qué hacer? -Ante todo, tomar conciencia de que existe un problema y aceptarlo - Observar las condiciones y situaciones en que se desencadena el malestar. Detectar horarios, alimentos, circunstancias, hechos, etcétera.

- A la labor detectivesca para descubrir las causas subjetivas que desatan o exacerban el malestar, se le agrega la necesidad de buscar correctivos.

- Acudir a un médico que le inspire total confianza. Es muy importante el apoyo sicológico que le ofrece el especialista.

- Corregir hábitos alimenticios, fijar horarios para las comidas y respetarlos, suprimir o por lo menos evitar largos períodos de ayuno ( bombardeando el estómago con tinto y cigarrillos).

- Evitar embutidos,, enlatados y otros alimentos ricos en preservativos y colorantes.

- Eliminar el azúcar blanco o el azúcar de mentira (edulcolorantes).

-Reducir la leche entera y buscar de preferencia productos lácteos descremados.

- Eliminar la carne de cerdo (las fritangas, por supuesto), reducir los alimentos fritos y buscar más bien alimentos asados o cocinados.

-Tratar de no mezclar frutas ácidas con dulces.

- Reducir tinto, gaseosas, tabaco, alcohol.

- Y, para que no piense que se le condena a una vida zanahoria , recuerde que de usted depende la recuperación de su salud. la persona se cura a sí misma. El médico es un instrumento mediante el cual se detectan las causas, se llega a un cambio de hábitos y se encuentra el camino hacia el bienestar .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Salud
Fecha de publicación
16 de septiembre de 1996
Autor
GLORIA MOANACK

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad