HALLARON 3.600 CARTUCHOS EN UNA CASETA DE SAN VICTORINO

HALLARON 3.600 CARTUCHOS EN UNA CASETA DE SAN VICTORINO

Una caseta que en apariencia expendía ropa usada en pleno corazón de Bogotá era la fachada de un centro de abastecimiento de munición de los grupos de delincuentes comunes que actúan en la capital. Así lo establecieron el pasado jueves investigadores de la Subdirección de Policía Judicial e Investigación (Dijin), tras una operación que culminó con el decomiso de 3.500 cartuchos de origen italiano, venezolano y estadounidense.

19 de febrero de 1994, 05:00 am

La ocupación de la caseta, situada en la calle 13 con carrera 13, en el sector de San Victorino, ocurrió luego de quince días de tareas de inteligencia sobre una banda de haladores de vehículos.

Las indagaciones condujeron a las autoridades a un hombre que dijo saber el lugar en donde los grupos de delincuentes se abastecían de munición para realizar sus actividades en la ciudad.

El testimonio del delincuente sirvió para iniciar una operación encubierta en la que un agente de ese organismo logró infiltrarse en la red de distribución el pasado jueves.

A las 6 de la tarde el agente encubierto localizó el lugar y, bajo el supuesto de comprar munición, descubrió la caleta en donde era almacenada la munición.

A esa hora investigadores del organismo ocuparon la caseta y hallaron seis cajas con 25 proyectiles calibre 12 cada una, treinta cajas de 50 proyectiles calibre 38; una caja de 50 cartuchos calibre 22 de fabricación checa.

En el mismo lugar las autoridades encontraron cajas con munición para los calibres 7.65, 6.35 y 9 milímetros.

Las investigaciones iniciales de la Dijin indican que la munición era transportada desde Venezuela mimetizada en cargamentos de electrodomésticos que ingresaban por La Guajira. De allí, era llevada en camiones hacia la capital del país.

En los primeros interrogatorios el sindicado dijo desconocer la existencia de la munición en la caseta y argumentó que no sabía que esas cajas contenían balas, a mi me las dejaron a guardar .

Fuentes de la Dijin informaron que en la operación fue detenida una persona, pero omitieron suministrar su identidad en razón a que la investigación continúa en procura de desvertebrar la red.

La operación de la Policía motivó 30 allanamientos del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y la XIII Brigada del Ejército en el sector que culminó ayer con la retención de otras seis personas.

Las indagaciones realizadas por las autoridades indican que los delincuentes pagaban por una caja de munición 35.000 pesos, cantidad que supera el valor comercial de los proyectiles.