HAGA HISTORIA , VEA TOY STORY

HAGA HISTORIA , VEA TOY STORY

Aprovechando que a finales del año conviene tratar temas ligeros y sabrosos, en esta nota quiero contarles a los colombianos que durante las próximos meses pueden hacer historia. Cómo así?, se preguntarán ustedes. La respuesta es: asistiendo a la exhibición de la película Toy Story, de Walt Disney.

26 de diciembre de 1995, 05:00 am

Esta novedosa cinta es la primera que se hace totalmente por computador. Pixar Animation Studios, una compañía de Steven Jobs, uno de los visionarios de la informática desde sus tiempos en Apple Computer, fue la que realizó esta maravilla del cine moderno. Le fue tan bien que su dueño, Jobs, aprovechando la coyuntura de la publicidad y el éxito de Toy Story, la sacó a la bolsa y se metió aproximadamente mil millones de dólares al bolsillo.

Talvez muy pocos se van a dar cuenta de la cantidad de trabajo que significó la elaboración de esta película. La textura de los elementos, la iluminación y el manejo de las sombras que generan los diferentes personajes y objetos, según de donde provenga el haz de luz, son elementos que requieren un software sofisticado, un computador poderoso y miles de horas de trabajo.

Y qué tal el manejo de los distintos componentes de los personajes. La forma como se mueven sus diferentes elementos requiere una gran cantidad de detalle y de prueba y error hasta encontrar la justa medida y aquella que esté de acuerdo con lo que el director quiere. La boca de los héroes de la película, Woody y Buzz, es algo impresionante. Cada una contó con 58 puntos de control, con los cuales se podía subir levemente la comisura de los labios o bajarla, y en general, darles a esos objetos animados una apariencia casi humana.

Ciento diecisiete (117) computadores Sun SparcStation fueron utilizados para la realización de la parte gráfica. Este sistema de cómputo, llamado RenderFarm, tiene un rendimiento agregado de 16 billones de instrucciones por segundo. Esta joya del séptimo arte consta 114,000 cuadros, donde cada uno de ellos requiere para su almacenamiento la bobadita de 300 megabytes. No pienso hacer la operación para ver los requerimientos totales de disco duro para poder guardar el producto terminado. Eso se lo dejo a ustedes. De todas formas, les va a dar una cantidad con muchos ceros a la derecha.

El espectador termina apreciando una película que lo abstrae de la realidad y que le ofrece una trama y un interés tales que solo al final termina dándose cuenta de que era una cinta elaborada ciento por ciento por computador.

A qué viene lo de hacer historia? Dentro de unos pocos años, cuando este tipo de películas sea cosa de todos los días, los que fueron a ver Toy Story tendrán el privilegio de decirles a sus hijos, sobrinos y nietos, que ellos asistieron a la primera de estas que se hizo en toda la historia del cine. Claro que al contar esta experiencia nos expondremos a que nos respondan, con un gesto de aburrimiento y de desinterés, diciendo~: Cómo estás de viejo, caramba!