Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

HAY QUIENES REZAN PARA QUE HAYA HELADAS EN BRASIL

El mercado del café espera con ansias los primeros partes meteorológicos de Brasil, donde va a empezar el invierno, con la esperanza inconfesable de que las heladas destruyan una parte de la cosecha y reanime los precios.

El mercado del café espera con ansias los primeros partes meteorológicos de Brasil, donde va a empezar el invierno, con la esperanza inconfesable de que las heladas destruyan una parte de la cosecha y reanime los precios.

En este periodo del año, son muchos los que desean una helada en Brasil , el primer productor mundial, declara Caroline Eagles, analista de Commodityexpert.com.

Ante los precios, que siguen cayendo, y la ineficacia de las medidas de apoyo que han aplicado hasta ahora, a los productores sólo les cabe esperar que la naturaleza les eche una mano, ya sea en forma de helada o de sequía.

Según Jerome Jourquin, operador de la casa de corretaje Refco, hasta los productores brasileños esperan una helada, porque prefieren ver una parte de su cosecha destruida si al mismo tiempo se produce un realce de los precios .

"Seguimos con atención la meteorología, las temperaturas, si ha llovido o no", añade Jourquin.

Las heladas en este periodo "dañan las ramas y reducen las posibilidades de floración. No tienen ningún efecto en las bayas maduras para la cosecha, pero limitan el potencial del árbol" para la temporada siguiente, según Eagles.

Si bien el impacto sobre la producción es posterior, el efecto sobre los precios es inmediato.

A los corredores en el mercado un alza también les supondría una alegría, porque con los niveles actuales de precios, los márgenes son más pequeños , subraya Jourquin.

Solamente los industriales del sector de la transformación podrían salir perdiendo, después de meses de márgenes muy confortables.

La última vez.

La última gran helada se produjo en 1994, y luego se vio seguida de un periodo de sequía. El resultado es que la cosecha 1995/96 se vio dividida por dos, pasando de 26-28 millones de sacos previstos a 13 millones , recuerda la analista de Commodityexpert.

El año pasado, una serie de heladas en el estado de Paraná (sur de Brasil) provocó la pérdida de 4 millones de sacos.

Pero cuatro millones de sacos, en la situación actual, es una gota del agua en el océano , explica Caroline Eagles.

Una simple helada no sería suficiente, haría falta una helada grave en uno de los principales estados productores, como Sao Paulo , añadió.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de junio de 2001
Autor
AFP

Publicidad

Paute aqu�