Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS PEREGRINOS DE MARILANDIA

Ninguna finca de Cundinamarca tiene tantos peregrinos como Marilandia. Muchos atraviesan el país o llegan del extranjero. Pero no vienen de turismo, sino de pura fe.

El predio está en el municipio de Chipaque, a una hora del casco urbano local y a dos de Bogotá. Es la finca de Lino Sevillano, un campesino que se graduó de abogado, quien el 14 de diciembre de 1989 vivió la historia de la aparición de la virgen.

Eso fue un día después de la visita al lugar del desaparecido padre Rafael García Herrera, recuerda Sevillano, un hombre que usa sombrero y vestido humilde. La finca la recibió como pago a una serie de trabajos profesionales. La virgen era una mujer de ojos azules muy vivos, de estatura impresionante , dice.

La finca le dio el nombre a la vereda, gracias a un acuerdo del concejo municipal de Chipaque. Marilandia, que significa Tierra de María , está encerrada por una montaña y en su parte alta hay una réplica de la Escala Santa.

En ese punto se encuentra una cúpula adornada, en su parte superior, por un vitral legítimo que representa el firmamento con su galaxia. Del centro cuelga una custodia hecha a mano en plata de 900.

En la parte baja hay dos círculos concéntricos enlazados por una cruz, en mármol, símbolo de la eucaristía y la unidad, con un trípode que representa la espiritualidad trinitaria de los hijos de la hija de Dios. Y sobre él, un monumento de tres pares de manos: las de San José, María y supuestamente las manos de un Angel. Es una obra de Alicia Tafur.

A los lados hay cuatro vitrales que simbolizan los cuatro elementos de la naturaleza: la tierra, el aire, el agua y el fuego.

Según los testimonios, en sus apariciones, la Santísima Virgen pide a los colombianos volver a la verdad. El día que cambie la civilización del odio por la cultura del amor, le daremos la bienvenida a un mundo nuevo .

Sólo una ilusión? Muchos son los testimonios que allí se escuchan, muchos son los niños que los cuentan.

Para Fabián Garavito, un niño de 15 años, aquí, a la sombra de la Virgen, se adora a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. María es un puente que nos comunica con Jesús y las experiencias que se viven aquí, nos cambian la concepción de la vida.

Yo soy de Restrepo (Meta). Un día estaba con mi hermana, pasamos frente a un grupo de oración nos dio risa. Dijimos: vamos a corromper a estos pelagatos, pero la vida nos dio una lección.

Otro día, así como oscuro y triste, de esos en que la llanura nos confunde y el ganado y los caballos están inquietos, yo estaba en la calle. Ese día sentí pena. No sé por qué quise preguntarle al Señor lo que pasaba.

Así como sin pensar atormentaba a mi madre, también, así, sin pensar dije: Señor, yo no sé si usted existe y no sé qué busco . Lloré, pero era un llanto que estremecía mis entrañas. Sentí terror, creí que me estaba enloqueciendo. Ese día escuché la voz de Jesús cuando me dijo: Hace mucho estoy en tu corazón . Eso fue todo, había música en el aire y el sol volvió a salir.

Vi a mi hermana, Ella dijo: Este man se enloqueció , y vea, hoy ella está aquí, mi papá también, pero la más feliz es mi vieja, mírela, allá está, entregada a la Santísima . Así cuenta su historia el niño Siete buses y muchos carros particulares llegan este primero de diciembre. Rectores de universidades, políticos, actores de televisión, gente común y corriente, muchos a pie, todos se reúnen en Marilandia.

De repente, todo queda en silencio. Los asistentes tienen en sus manos un rosario blanco, negro, azul o marfil. La idea es entrar en contacto con la Madre de Dios.

En la Tierra de María se respira la necesidad de cambio, de limpieza, de libertad de todo lo que no es de Dios (La mentira, el desamor, la indiferencia) , dicen orando.

En esta ocasión asiste el sacerdote Jorge Alberto Hernández quien en su homilía dice nos lanzamos a un tercer milenio, los tiempos nuevos no resisten los viejos, la clave para acercarnos a Dios está en despojarnos del traje viejo, abrirle las puertas al hombre nuevo .

Aunque no pocos dicen que esta es una ilusión, a la que sólo algunos han visto, en Marilandia los peregrinos no han dejado de venir desde hace seis años cuando por las calles de Chipaque empezó a correr la historia de la aparición de la virgen.

Foto 2. Nos lanzamos a otro milenio, para acercarnos a Dios debemos despojarnos del traje viejo y abrir las puertas al hombre nuevo , dice el sacerdote Jorge Alberto Hernández.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
16 de diciembre de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: