Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL CÓDIGO TRIBUTARIO

El proyecto de ley de la reforma tributaria contempla otorgar facultades al gobierno por el término de seis meses para incorporar dentro del Estatuto Tributario las disposiciones sobre los impuestos que se encuentran en normas que regulan materias diferentes.

Propósito sensato que sin embargo la Corte Constitucional en reiteradas sentencias ha invalidado en los casos de las compilaciones expedidas por el gobierno sobre normas municipales y sistemas de seguridad social, basados en que la expedición de códigos es función exclusiva del Congreso y que se prohibe expresamente delegarlas para ese propósito.

Aún en la distinción entre código y compilación, ha dicho la Corte que esta última figura implica agrupar en un solo texto normas jurídicas referentes a un determinado tema y que no puede conllevar la expedición de un nuevo texto jurídico con una numeración y una titulación propia e independiente, pues ello equivale a expedir un código.

Buena parte de la legislación tributaria de la segunda mitad de los años ochenta y principios del noventa se expidió por facultades extraordinarias, entre ellas el sistema de ajustes integrales por inflación, el procedimiento tributario, la fusión de Aduanas e Impuestos y el Estatuto Tributario. Por ello, quizá, la nueva Constitución prohibió otorgar facultades legislativas al gobierno en materia de impuestos.

Sin embargo, el Estatuto actual, que es una simple compilación de normas vigentes en 1989, tiene ya una farragosa y confusa numeración, pues ya tenemos tres reformas tributarias posteriores a su expedición y como lo afirma el gobierno para justificar la solicitud de facultades resulta incompleto puesto que existen numerosas disposiciones tributarias contenidas en leyes sobre distintas materias, no incluidas.

Para regular con claridad las obligaciones de los contribuyentes, para el ejercicio de sus derechos y para la correcta aplicación de las normas por parte de los propios funcionarios es muy importante contar con un texto unificado de las normas tributarias, que permita conocerlas y ponerlas en práctica.

Por otra parte, el gobierno en este mismo proyecto propone que el procedimiento tributario nacional se utilice en los impuestos departamentales y aun en los impuestos municipales a través de una facultad para que los municipios adopten este Estatuto.

Pero considerando la interpretación restrictiva de la Corte en cuanto a las compilaciones, quizás sea el momento de que el Congreso asuma sus funciones constitucionales y expida un verdadero Código Tributario, que contenga los principios básicos aplicables a todo tipo de tributos y un procedimiento tributario general de manera que se garantice estabilidad y certeza en cuanto al ejercicio de las funciones públicas y sus competencias y a los derechos y obligaciones de los contribuyentes definiendo con claridad las reglas de juego en la relación contribuyente- Estado.

Las estadísticas de otros países han revelado que los códigos contribuyen a una mejor comprensión de las normas y por ende a una mejor educación tributaria y a una reducción de los litigios con la administración, vale decir, a una mayor justicia tributaria.

Así el Congreso ha expedido los códigos tradicionales en Colombia, a través de una comisión de expertos que bajo unos lineamientos generales y durante un tiempo determinado prepara un texto para que estudia, revisa, modifica y adopta como ya lo han hecho la mayor parte de los países latinoamericanos tomando como referente el modelo del Código Tributario para América Latina publicado por la OEA en los años 60, adaptado a la evolución de nuestro sistema tributario y a las características de los impuestos aplicables en el país.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
11 de diciembre de 1995
Autor
JULIO ROBERTO PIZA

Publicidad

Paute aqu�