Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

TUTUCÁN, EL OTRO PUEBLITO PAISA

En Tutucán, un pueblo que no es real pero que lo parece, está la vida y la historia de los antioqueños. Allí las casas son de tapia pisada, bahareque, madera y cañabrava.

No hay farmacia, sino botica. No hay salón de belleza, pero sí barbería. Y es que allí se trata, justamente, de llamar las cosas por el nombre que tenían antes de que se sofisticara el lenguaje de los paisas.

Antioquia se acomodó en ese lugar de 33 mil metros cuadrados, a una hora de Medellín, en el oriente antioqueño, para que los paisas, los colombianos y los extranjeros conozcan las tradiciones de los habitantes de esta tierra de montañas.

El acceso a esa réplica del departamento es por la vía a Llanogrande, pero también se entra allí por el Club Recreativo de Oriente, de la Caja de Compensación Familiar (Comfama), empresa que construyó este nuevo pueblito paisa.

Tutucán es la vida urbana y rural de los habitantes de Antioquia. La fonda del arriero es el comienzo de ese túnel del tiempo . Pues, allí a nadie le cuesta sentirse en la Antioquia de 1930.

No hay detalle que se haya olvidado en ese intento por recordar la historia de los antioqueños. Están allí las fincas ganaderas y cafeteras, la molienda, el aserradero, la zona minera, y también, los focos de luz roja que inequívocamente señalan la zona de arrabal.

Desde la fonda partirán los burros por una trocha diseñada para ellos, y llevarán a los niños hasta la herrería del centro del pueblo, cuando termine la cuarentena declarada por el brote de fiebre equina en el departamento.

Además de las fincas, hacen parte de la zona rural de Tutucán, el cementerio rodeado de un pastizal donde se alimenta el ganado, la gallera, la cárcel y las casas con corredores llenos de flores y huertas sembradas de plantas aromáticas, cebolla y lechuga. Tal como eran antes las viviendas paisas.

Hace dos años que Comfama comenzó este proyecto, lo inauguró hace casi dos semanas y piensa tenerlo completamente listo para el próximo mes de febrero, cuando la quebrada atravesará el pueblo desde el principio hasta el final, bordeada por plantas nativas.

Alberto Valencia, analista de proyectos de Comfama, explicó que habrá una portería única para ingresar a Tutucán, al Club Recreativo y al centro de convenciones Las Margaritas que esa empresa tiene en el oriente antioqueño.

Nada es frío en Tutucán. En cuerpo y alma se pasean los personajes autóctonos de los pueblos de Antioquia. La loca, el alcalde y su esposa, el gamonal, el arriero, el cura, las camanduleras y el bobo que se encarga de regar las buenas y malas noticias de la localidad.

Allí se vive como en cualquier otro pueblo. Los gallos se oyen cantar, el olor de la caña es real y la finca cafetera tiene semilleros, cultivos y secadores como los tiene una finca de verdad.

Cuenta, además, con los enormes pasillos con balcón, desde donde el gamonal puede mirar los cultivos, y con la habitación de los peones, al mejor estilo de la telenovela Café.

Los tangos de la casa del arrabal no suenan por el gramófono que está en una esquina del bar, pero se escuchan en las voces de un grupo que durante los fines de semana tiene espectáculo en el lugar.

Por el sendero del área rural se llega al centro del pueblo y antes de entrar a la plaza se pasa frente a la escuela y a la casa de la loca que según la historia, junto a cada escuela vivía una mujer que no quería a los niños y los perseguía.

Antes de pisar la plaza está la casa de los novios, con el balcón típico para recibir las serenatas. Luego, la alcaldía, el granero, la herrería, la fotográfica, la casa cural, la iglesia, la casa del rico del pueblo, la barbería, notaría, la telefónica y la panadería.

En la salida de Tutucán están la zona artesanal, el merendero para tomar chocolate o café y la estación del tren. Cerca a estos lugares está el vivero donde los visitantes pueden conseguir las begonias, hortensias, bromelias y orquídeas que se exhiben en los corredores de las casas.

Alberto Saldarriaga, coordinador de programas y servicios de Comfama, contó que a mediano y largo plazo se construirán socavones en la zona de minería para que la gente mire cómo se hacía la excavación y el trabajo del oro.

Paisajistas, ingenieros y folcloristas fueron parte del equipo que diseñó este colorido pueblo paisa, para el cual escogieron como símbolo el pájaro tucán.

Un escenario, muchas ideas Tutucán pretende ser además de centro turístico, centro educativo y cultural. La idea es que allí se haga la vida de un pueblo paisa corriente y por eso en la iglesia hay misa diaria a las doce del medio día.

Ya la iglesia, con piso de tierra y réplica de una capilla del suroeste antioqueño, ha sido escenario de 17 matrimonios. También quienes quieran pueden celebrar allí su primera comunión.

En el lugar las empresas pueden realizar sus convenciones y sus fiestas. Por el momento, y mientras la gente demande un nuevo horario, el centro turístico estará abierto diariamente entre las 10 de la mañana y las seis de la tarde y los viernes y sábados hasta las nueve de la noche.

Allí los visitantes pueden disfrutar desde el antiguo bombón de panela con coco, hasta la famosa morcilla antioqueña.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
7 de diciembre de 1995
Autor
MARISOL GOMEZ GIRALDO

Publicidad

Paute aqu�